5 may 11


Diocleciano, el Deus et dominus de Roma

LA ESTRUCTURA POLITICA DEL BAJO IMPERIO

Se denomina Bajo Impero romano o Dominado a la época de Diocleciano y sus descendiente, hasta la caída de Roma en poder de Odoacro, rey de los hérulos en 476.

En teoría, la estructura política del Bajo Imperio Romano se presenta como uno de los regímenes más consistentes de todo el mundo antiguo y, desde luego, muchos más evolucionado y complejo que los sistemas políticos precedentes. A pesar de que fuera el cumplimiento de la ley la base  de la fuerza del Imperio, en la práctica el mantenimiento del régimen imperial se garantizaba mediante el uso de la fuerza y  las armas. Son frecuentes, por otra parte, en la legislación de la época,  las quejas de unos y otros sobre los abusos de sus inmediatos superiores. Tradicionalmente una de las formas más genuinas del declive del Imperio Romano deriva de la represión y coerción como a formas de corrupción política.

Desde fines del siglo IV  se asiste a lo que se ha llamado la tardorromanidad o tardoantigüedad, caracterizada sobre todo por:

1- La emergencia de poderes locales,  capaces de evadir el control de los funcionarios imperiales, por lo tanto base de la Edad Media y los poderes feudales , el patronato y  los patrocinia vicorum.

2-La barbarización del Ejército,  que no era el instrumento más adecuado para preservar la integridad territorial del Imperio.

3-La adcripción de los campesinos a la tierra o colonato, situación de semilibertad.

4-El ser ciudadano romano ya no es una privilegio, sino una carga. Se rehuye el servicio militar. Decreto de fijación de los oficios

5-Se huye de las ciudades para no pagar impuestos–latifundios-poderes locales.

El Imperio romano en 476 d.C.

6.En las ciudades romanas en general y, particularmente, las de tamaño medio a partir del siglo III fueron testigo de cambios externos (urbanísticos) e internos (sociopolíticos). Las elites dejaron paso a nuevos grupos sociales; se restringieron tanto el evergetismo local como la liberalitas imperial, y las ciudades dejaron de ser un polo de atracción para las poblaciones menores del entorno lo que se aprecia por la despoblación y la reducción de los perímetros de las murallas y la ruptura de los circuitos económicos—>Autarquía.

7.Inseguridad. Bandolerismo.Bagaudas

Debemos hablar también de las relaciones Iglesia-Estado en ambas partes del Imperio. A pesar de que en un principio sus relaciones fueran fructíferas, en no pocas ocasiones la Iglesia se negó a acatar la autoridad del emperador, como el conflicto entre Teodosio y el obispo de Milán Ambrosio a fines del siglo IV saliendo reforzado el obispo. La lectura que podemos hacer de ello es que ante momentos de inseguridad en las ciudades y municipios, a principios del siglo V, tanto en unas como otros los obispos ocuparán su lugar como representantes de los intereses de los ciudadanos.

EL ESTADO DURANTE EL BAJO IMPERIO

–EL EJÉRCITO Y SU EVOLUCIÓN

El ejército bajoimperial experimentó una profunda transformación desde la época de la Tetrarquía. Pero los cambios esenciales en la organización y estructura tardorromana se vinculan con tres momentos fundamentales de la evolución del Ejército tardorromano.

A.DIOCLECIANO Y LOS LIMITANEI

-El primer momento se remonta a la época de Diocleciano. Su reforma implicaba la existencia de dos legiones, como máximo, en las provincias, ya fueran fronterizas o del interior. Con este esquema, muchas provincias quedaron sin tropas legionarias, desplazadas desde entonces a  soldados  de frontera o limitánei.

b. CONSTANTINO  Y LA SEPARACIÓN DE FUNCIONES

-El segundo momento se desarrolla bajo Constantino. Éste hizo separar las funcionas civiles y militares en la Administración. Con ello, para los funcionarios civiles dejó de tener interés la carrera militar o ecuestre, mientras que para los oficiales del Ejército dejaron de ser atractivos los cargos civiles al servicio de la Administración imperial.

Este hecho produjo la militarización de los cargos civiles y  la influencia  civil de los efectivos militares y, por otra parte, los soldados se convirtieron en propietarios y los propietarios de tierras en soldados.

c. BARBARIZACIÓN DEL EJÉRCITO

Finalmente tenemos el tercer momento de reforma del Ejército tardoantiguo. Ahora el Ejército estará integrado por fuerzas auxiliares (auxilia) así como por cuerpos mixtos de romanos y bárbaros e incluso por Ejércitos bárbaros actuando como federados (foederati) de los romanos.

Con todo ello, el nuevo Ejército tenía poco o nada que ver con el antiguo. Otro problema del Ejército tardoantiguo era la defensa de las fronteras, muchas veces defendidas por campesinos no muy alejados de su residencia. Hasta fines del siglo IV el Ejército tenía como base el campesinado; sin embargo la llegada de los bárbaros infiltrados y que eran ante todo guerreros, se incorporaron al Ejército romano como soldados e incluso como oficiales.


—USURPACIONES

El sistema imperial tenía dos soportes básicos: uno, político (la centralización administrativa), y otro, económico (las pequeñas comunidades).

El Gobierno central protegía a los numerosos Gobiernos locales. Así, el Estado actuaba como protector de todos y garante del bienestar común. El Estado dependía muy mucho de los recursos económicos,  que debían destinarse al sueldo de los soldados. Si no se pagaba a los soldados no sería posible el ejército y sin éste no se podría mantener la paz,  una obligación del Estado.

A mediados del siglo IV las comunidades locales se sintieron desprotegidas y trataron de evadir el control del Gobierno central. Es ahora cuando vuelve el fenómeno de las usurpaciones de poder sin que el Gobierno central pudiera evitarlo. Todo ello hizo que hubiera un poder escindido en dos, una Administración duplicada, un Ejército fragmentado así como una economía estrangulada. Ante ello, al usurpador no le quedaba más remedio que enfrentarse al emperador, como fue el caso de Magnencio contra Constante en el 350 o el de Magno Máximo contra el emperador Graciano.

—LOS MOMENTOS FINALES


ÁDRIÁNOPOLIS,   378.

La derrota del emperador Valente frente a los godos en agosto de 378 en Adrianápolis demostró, entre otras cosas, que el Ejército romano no era invencible y que la división militar -si no política- entre Oriente y Occidente era ya una realidad. Esta derrota tuvo una clara incidencia en la mentalidad de la época, ya que muchos romanos comenzaron a pensar que la aeternitas de Roma no era más que una entelequia del pasado.

Tras la derrota de Adrianópolis, los godos se instalaron definitivamente en territorio romano, primero de hecho, después mediante un foedus (382), mientras que algunos romanos provinciales no dudarían ya en prestarles su colaboración.


BARBARIZACIÓN DEL IMPERIO

Durante casi dos siglos romanos y bárbaros convivieron en el Imperio, y cuyo proceso de integración de estos últimos fue lenta pero progresiva. Además, la población romana local adoptó vestidos, usos y costumbres propias de los bárbaros. En el siglo IV, los bárbaros asentados eran considerados simplemente extranjeros que aún no habían adquirido la ciudadanía romana. Hoy día se tiende a pensar que los bárbaros penetraron en el Imperio en grupos reducidos y en territorios diversos, para poder integrarse fácilmente en las formas de vidas romanas.

La entrada pactada de los godos en 376 y su posterior asentamiento en tierras limitáneas del Danubio oriental, supuso a la larga un síntoma más de la debilidad del Gobierno imperial. Además, esta debilidad había quedado patente con la usurpación de Magno Máximo en 383. A comienzos del siglo V Roma tuvo que hacer frente al test bárbaro en Galia, Iliria, Italia e Hispania.

En el año 401 el rey visigodo Alarico decidió mover hacia Italia al grupo asentado en tierras de Tracia, lo cual anunciaba tiempos y comportamientos futuros. Italia sería un objetivo de las penetraciones bárbaras, y como prueba de ello es la invasión en 401-402 de Alarico así como en el 406 cuando Estilicen reprimió una expedición militar de ostrogodos dirigida por Radagaes, quien alcanzó el norte de Italia.

En agosto del 410 las tropas visigodas de Alarigo saquearon Roma ante las reiteradas negativas de Honorio a buscar una solución al conflicto romano-visigodo. Ante la pasividad de Honorio sus tropas saquearon e incendiaron la ciudad de Roma cometiendo todo tipo de abusos. En los sucesos fue tomada como rehén Gala Placidia, hermana de Honorio. Alarico abandonó Roma y se dirigió con todo su séquito hacia el sur de Italia, probablemente en busca de avituallamiento en África, ero fracasió y se dirigió de nuevo hacia el Norte, controlado por el patricio Constancio. La muerte de Alarico en el regreso convirtió a Ataulfo en nuevo rey de los visigodos, quien se alió con los usurpadores galso Jovino y Sebastiano, a quienes eliminó posteriormente para congraciarse con Honorio. Al no conseguir ello, se casó con Gala Placidia y, tras una breve estancia en Burdigala (Burdeos) se dirigió con su séquito a Hispania, estableciendo su sede en Barcino (Barcelona). Pero un complot al año siguiente acabó con su vida. Sigerico, primero, y Walia, después, se hicieron cargo del trono visigodo en 415. Éste concertó un acuerdo con los romanos (foedus Walia-Constanci), en virtud del cual quedaron establecidas las relaciones en el futuro con los romanos, que incluían la devolución de la viuda Gala Placidia a Honorio a cambio de una importante cantidad de grano y el compromiso de considerar como foederati romanos a los visigodos para luchar contra sus correligionarios germánicos establecido en la Península en los años siguientes.


USURPACIONES

Desde el 407 hasta el 413 los gobiernos paralelos de los usurpadores fueron casi permanentes: Constantino III, Constante, su hijo, y probablemente Geroncio, su general. El fenómeno de la usurpación implica casi siempre fraccionamiento del potencial, autonomía financiera, pérdida de recursos fiscales, etc., y ante todo, una guerra civil.

En el año 406 las provincias de la prefectura de las Galias estaban en una delicada situación y el Gobierno central, dedicado a la defensa de Italia, no pudo prestar la ayuda demandada por lo que los soldados aclamaron comoemperadores a sus propios jefes, considerados como usurpadores por el Gobierno de Ravena.

El primero fue Constancio III, quien se asentó en Arlés, al sur de la Galia, dirigiendo su atención hacia Hispania, adherida al Gobierno de Rávena y obstáculo en los deseos independentistas de Constancio III. En el año 408 murió decapitado Estilicón ante la negativa de enfrentar sus tropas contra las romano-germánicas del usurpador y fue sustituido por Constancio quien acabó con la resistencia de Constantino III en Arlés en 411.

En este año es nuevo usurpador Jovino. El rey visigodo Ataulfo, tras la muerte de Alarico (su cuñado) llevaría una política con el emperador Honorio así como con los usurpadores. En el año 415 hubo la usurpación de Juan, elprimicerius notariorum de Honorio, siendo proclamado emperador en el 423 con la muerte de Honorio, frente a los sucesores oficiales como Constancio. Teodosio, emperador de Oriente y en contra de la usurpación de Juan, reconoció la legitimidad de Constancio -a título póstumo- de Gala Placidia y de Valentiniano III para gobernar Occidente. Finalmente sus tropas capturaron a Juan en Rávena, y fue depuesto y mutilado.


CAÍDA- EVOLUCIÓN O TRANSFORMACIÓN. EL TRIPLE PROCESO DE LA  DISOLUCIÓN DEL PODER

Que ningún imperio cayó el 476 es hoy ya un lugar común de la historiografía a pesar de que la idea de caída está presente en la mayoría de las visiones modernas.

-LA CAIDA

El análisis histórico de la caída no consiste en una reconstrucción de la situación política del año 476, ni tampoco económica o social, sino en el proceso de disolución del Imperio Romano de Occidente, que se inició en algunos aspectos casi dos siglos antes y que, desde luego, continuó varias décadas después de esta simbólica fecha.

-LA DISOLUCIÓN

En cuanto a la disolución, constituye también un proceso histórico en el que la evolución política fue determinante.

- LA TRANSFORMACIÓN

Finalmente está claro que  hubo una transformación en el Imperio a nivel religioso, de Occidente a Oriente, de la unidad a la división del Imperio Todas estas transformaciones deberían ser consideradas e integrarlas de forma coherente en el proceso histórico de desintegración del Imperio.

CAMBIO GEOPOLÍTICO

La caída del Imperio Romano de Occidente  y la génesis de Europa coinciden de forma significativa con el cambio geopolítico más importante del Mediterráneo occidental durante el primer milenio de nuestra era. El Imperio Romano atravesaba una situación difícil, por lo que era necesario negociar con los jefes bárbaros, acceder a sus peticiones económicas e incluso pactar mediante un foedus las condiciones de su asentamiento temporal en territorio urbano.


LA DESINTEGRACIÓN

El Imperio occidental había dejado de existir desde hacía varias décadas, por lo que la deposición del último emperador romano fue tan sólo la última consecuencia de un lento proceso de disolución, en el cual se integra la dejadez de la sociedad romana por la política exterior; la incapacidad del Estado a la hora de contener las penetraciones bárbaras, así como la transformación de las estructuras políticas y sociales del Imperio Romano que fueron conformando lo que se ha llamado Antigüedad tardía.


CAUSA POLÍTICA

La deposición del último emperador romano Rómulo Augusto por Odoacro en septiembre de 476 apenas tuvo eco en la sociedad de la época. Se ha relacionado esta circunstancia con la ausencia de una verdadera literatura germánica en esta época, que hubiera convertido en gesta nacional esta situación. Se ha llegado a decir que en esta fecha el imperio cayó sin que la trascendencia histórica de este hecho encontrara el eco debido en la sociedad tardoantigua. El final político del Imperio no causó impresión entre los contemporáneos romanos ni germanos, porque la noticia era ya esperada desde hacía varias décadas.

LAS INVASIONES

Los bárbaros y el fin de Roma:Dos visiones contrapuestas.

A.PIGANIOL :Culpables

Se ha considerado la penetración bárbara como el motivo principal de la desaparición del Imperio Romano de Occidente y de la destrucción de la civilización antigua. Por ejemplo, en 1947 A. Piganiol consideraba que el cambio de etnia política suponía el paso hacia un período histórico radicalmente diferente.

B .MOMIGLIANO:Inocentes

Sin embargo, frente a las teorías que culpan a los bárbaros  de la desaparición del Imperio, hay otras ideas como las de A. Momigliano que definía la caída como un “rumor” historiográfico, que oculta importantes transformaciones en el mundo tardío.


Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,Europa,General,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA,Hombres de la Historia,Mujeres de la Historia,OPINIONES,PERSONAJES

Trackback Uri


4 Comentarios.

  • Estimada Señora:
    Me gustaria informarle de los ultimos descubrimientos que el sr Miguel Guiribets ha hecho en la provincia de Teruel.
    Tras su entrevista con Miguel Blanco he descubierto su pasion por las serpientes en las culturas antiguas y creo que esto le inreresará.
    http://preiberos.blogspot.com/2011/03/solsticio-de-primavera-la-puerta-del.html

    Hemos descubierto tambien lo que suponemos poblados neoliticos con lo que parecen simbolos de escritura.
    Espero su comentario al respecto.

  • Ana Vázquez Hoys dice:

    Muchisimas gracias. Es mi tema de investigación desde hace 40 años….
    Un saludo y le comentaré lo que me parece.

  • Ana Vázquez Hoys dice:

    He visto la información y me parece precioso el sitio y la explicación. Enhorabuena. Y muchisimas gracias por informarme.

  • Realmente es un sitio especial
    Creo que es la primera vez en la historia que unas pinturas rupestres nos explican un monumento megalitico. Me gustaria conocer si existe algo parecido en alguna parte.
    Es muy de agradecer la rapidez en la respuesta. Muchos autores tendrian que aprender
    Muchas gracias



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.