18 may 12

Plano de la villa romana de La Olmeda, Pedrosa de la Vega, Palencia.

El año pasado, 2011,  el grupo Bona Dea llevó a cabo en la villa una serie de actividades:

http://www.elnortedecastilla.es/v/20110703/palencia/olmeda-recrea-oficios-bajo-20110703.html

Una recreación histórica del Bajo Imperio bajo el título ‘Escenas de la Vida Romana’, junto a una exhibición de las costumbres y la vida cotidiana del Bajo Imperio. A lo largo de la jornada, se acercó también a los visitantes el termalismo, la gastronomía y hábitos culinarios, joyería y vestidos, juegos y música. Todo ello se realizó de forma gratuita en una campa exterior anexa al yacimiento.
Las muestras de la cultura romana fueron puestas en escena por el grupo histórico Bona Dea (Buena Diosa), y responden a los aspectos más importantes de la historia de la sociedad romana durante en el Imperio y sobre todo en Hispania. La actividad ha sido posible gracias a la numerosa investigación escrita y arqueológica que existe sobre esta época, junto con los elementos y objetos encontrados en las excavaciones arqueológicas, y concretamente todo lo hallado en La Olmeda, informa la agencia Ical.
El proyecto tiene un carácter educativo y divulgativo, y así pudo constatarlo todo el público que asistió la recreación histórica, al que se le hizo más fácil comprender la sociedad romana, con las cosas cotidianas que se hacen y usan hoy día.
Para ello, se organizaron las actividades ‘Una mañana en una Villa Romana’, ‘Roles Sociales en Roma’, ‘Ceremonia de Matrimonio’, ‘La esclavitud en Roma: venta de esclavos y manumisión’, ‘Paso de la edad adulta de un niño romano’, ‘Ceremonia religiosa’, ‘La Mujer en Roma’, ‘La ingeniería Romana’, ‘Los |dioses romanos’, ‘La magia de los ‘Mosaicos en Hispania’, ‘El nacimiento y la adopción en una familia romana’, ‘El más allá: enterramiento’, y ‘Los niños en Roma: actividades educativas y juegos’.
Decoración de un mosaico de la villa romana de La Olmeda.

Esta villa romana se encuentra a unos 5 Km de Saldaña, en la pequeña localidad palentina de Pedrosa de la Vega; su acceso está perfectamente indicado en la carretera que une Saldaña con Carrión de los Condes. Fue descubierta en 1.968 por Javier Cortés (un agricultor de la zona) realizando labores agrícolas en terrenos de su propiedad, quien se la donó a la Diputación de Palencia. La Diputación ha sido la encargada desde entonces, de su mantenimiento y conservación, para lo que encargó a los arquitectos Pedrosa y Paredes la construcción del actual edificio, que fue abierto al público en la primavera de 2.009.
Los orígenes de esta villa se remontan a finales del siglo I, aunque a mediados del siglo IV el primitivo edificio fue abandonado y se levantó uno nuevo, cuyas ruinas son las que ahora se visitan. Se trata de un espléndido edificio con dos partes independientes pero unidas por un ancho pasillo: La que servía de vivienda a los dueños, y la zona de baños-termas, a lo que hay que unir otras dependencias (alojamiento de los siervos, almacén, cuadras, etc). La vivienda constituye 3.000 m2 de superficie, aunque la extensión total de la villa supera los 4.000 m2.
La visita se realiza a través de unas pasarelas metálicas colocadas sobre los restos arqueológicos. En cada dependencia de la vivienda hay un cartel explicativo, y se muestran 4 breves audiovisuales interactivos (uno por cada ala de la villa) en los que se recrea cómo eran las estancias y cómo se intercomunicaban; también se explica cómo era la vida en estas villas en la época romana. A la entrada se muestra una maqueta del conjunto, y también se pueden ver cómo se realizaron las excavaciones arqueológicas y el proceso de recuperación de los mosaicos, así como los materiales de construcción que se empleaban en su construcción en aquella época.
La vivienda principal tiene planta cuadrada, y se dispone en torno a un gran patio central (o peristilo). Estaba flanqueada por cuatro torreones, uno en cada esquina. Pero sin duda, lo más increíble y maravilloso de este conjunto son los mosaicos del pavimento, había nada menos que ¡1.400 m2!, de los que se conserva perfectamente la mayoría, especialmente en el “oecus” (sala principal de la villa), donde se halla el magnífico Mosaico de Aquiles en la isla de Skyros. La importancia de estos mosaicos no es tanto su cantidad sino la calidad con que están ejecutados, tanto en los de diseño geométrico (la mayoría) como en los representativos, siendo ésta muy superior a la de cualquier otros mosaicos tardorromanos hallados en la península ibérica.
Hace un tiempo tuve la oportunidad de visitar el Museo de las Villas romanas de Olmedo (en Almenara-Puras), y la verdad es que me gustó mucho más, a pesar de no tener tantos y tan bonitos mosaicos, pero tiene una recreación de una Casa Romana y un Centro de interpretación con lo que te haces mucha mejor idea de su arquitectura y de cómo transcurría la vida en estas villas.
Precio de entrada: Adultos 5€. Gratis los Martes de 15:30 a 18:30 h.
Horarios: De Martes a Domingo 10:30 a 18:30 h.
Esta villa romana se encuentra a unos 5 Km de Saldaña, en la pequeña localidad palentina de Pedrosa de la Vega; su acceso está perfectamente indicado en la carretera que une Saldaña con Carrión de los Condes. Fue descubierta en 1.968 por Javier Cortés (un agricultor de la zona) realizando labores agrícolas en terrenos de su propiedad, quien se la donó a la Diputación de Palencia. La Diputación ha sido la encargada desde entonces de su mantenimiento y conservación, para lo que encargó a los arquitectos Pedrosa y Paredes la construcción del actual edificio, que fue abierto al público en la primavera de 2.009.
Los orígenes de esta villa se remontan a finales del siglo I, aunque a mediados del siglo IV el primitivo edificio fue abandonado y se levantó uno nuevo, cuyas ruinas son las que ahora se visitan. Se trata de un espléndido edificio con dos partes independientes pero unidas por un ancho pasillo: La que servía de vivienda a los dueños, y la zona de baños-termas, a lo que hay que unir otras dependencias (alojamiento de los siervos, almacén, cuadras, etc). La vivienda constituye 3.000 m2 de superficie, aunque la extensión total de la villa supera los 4.000 m2.
La visita se realiza a través de unas pasarelas metálicas colocadas sobre los restos arqueológicos. En cada dependencia de la vivienda hay un cartel explicativo, y se muestran 4 breves audiovisuales interactivos (uno por cada ala de la villa) en los que se recrea cómo eran las estancias y cómo se intercomunicaban; también se explica cómo era la vida en estas villas en la época romana.
A la entrada se muestra una maqueta del conjunto, y también se pueden ver cómo se realizaron las excavaciones arqueológicas y el proceso de recuperación de los mosaicos, así como los materiales de construcción que se empleaban en su fabricación en aquella época.
La vivienda principal tiene planta cuadrada y se dispone en torno a un gran patio central (o peristilo).
Estaba flanqueada  y protegida por cuatro torreones, uno en cada esquina. Pero sin duda, lo más increíble y maravilloso de este conjunto son los mosaicos del pavimento. Había en ella nada menos que 1.400 m2 , de los que se conserva perfectamente la mayoría, especialmente en el “oecus” (sala principal de la villa), donde se halla el magnífico Mosaico de Aquiles en la isla de Skyros.
La importancia de estos mosaicos no es tanto su cantidad sino la calidad con que están ejecutados, tanto en los de diseño geométrico (la mayoría) como en los representativos, siendo ésta muy superior a la de cualquier otros mosaicos tardorromanos hallados en la Península ibérica.
Precio de entrada: Adultos 5€. Gratis los Martes de 15:30 a 18:30 h.
Horarios: De Martes a Domingo 10:30 a 18:30 h.
Detalla del mosaico de Aquiles en la isla de Skyros.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,Costumbres,General

Trackback Uri



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.