24 mar 10

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/9/90/Ripa_-_Aventino_-_CavalieriDiMalta.JPG


Monte Aventino,Roma, adonde se retiro la plebe en 493 a.C.


LA REBELION DE LA PLEBE

Aparición del problema de las deudas. Reacción de la plebe.

Guerra con volscos, sabinos y auruncos. Reaparece el problema de las deudas.

Tres frentes de batalla: ecuos, volscos y sabinos.

Problemas internos, retirada de la plebe al monte Sacro.


Aparición del problema de las deudas. Reacción de la plebe.

AB URBE CONDITA II, 23,

http://la.wikisource.org/wiki/Ab_Urbe_Condita/liber_II

Era ya inminente la guerra con los volscos; en el interior de la ciudad reinaba la discordia, a causa sobre todo de los esclavizados por deudas. Se lamentaban de que en el exterior tenían que luchar por la libertad y el predominio, y que dentro de la patria eran eran esclavizados y cargados de cadenas por los ciudadanos, y añadían que la libertad del pueblo estaba más segura en la guerra que en la paz. Aquel odio estalló ante la vista de una de las víctimas. Un anciano, con todas las señales externas de sus desgracias, se precipitó en el foro. Su vestido estaba lleno de miseria y era horrible el aspecto de su cuerpo extenuado y cubierto de palidez. La barba crecida y los cabellos revueltos le daban la apariencia de una fiera. En otro tiempo había sido centurión, y con orgullo mostraba sus cicatrices, testigos de honrosos combates, recibidas de cara al enemigo en distintas ocasiones. Preguntado por la causa de aquel aspecto, respondió que mientras militaba contra los sabinos, el enemigo había devastado sus tierras, privándole de todo fruto, quemado su granja, saqueado sus bienes y robado su ganado.

-http://lh4.ggpht.com/dagovaster/R_pjC1_GuOI/AAAAAAAABtY/XxFHIVVNP-A/la%20sociedad%20romana.jpgLas clases sociales.

Y que por si esto era poco, obligado en tan difíciles momentos a pagar el impuesto de guerra, había tenido que contraer deudas. Éstas fueron creciendo debido a los intereses, y fue desprovisto primero del campo de sus padres y abuelos, luego de sus restantes bienes, hasta que la consunción llegó a su propio cuerpo; arrastrado por su acreedor, se vio en la esclavitud. Y mostró luego la espalda desfigurada por las recientes huellas de azotes. Se alzó un terrible griterío al contemplar tal espectáculo. Los condenados por deudas que aún permanecían libres se lanzaron por doquiera, solicitando la ayuda de sus conciudadanos. Todas las calles se llenaron de grupos que marchaban al foro dando gritos.

-http://www.kalipedia.com/kalipediamedia/historia/media/200707/17/hisuniversal/20070717klphisuni_35_Ges_SCO.png

La sociedad romana

Los senadores que se encontraban en ese lugar corrían grave riesgo y habrían caído en manos de la plebe de no ser de la rápida intervención de los cónsules Publio Servilio y Apio Claudio. La muchedumbre, volviéndose hacia ellos, mostraba sus cadenas y las demás señales de su sufrimiento; y reclamaban más con amenazas que con súplicas que se reuniese el Senado. Tardaron los senadores en acercarse a la Curia, poniendo en peligro la misma vida de los máximos magistrados. Pero al fin se obtuvo con exceso el número necesario, sin embargo la discusión era acalorada y no podían ponerse de acuerdo. Apio, hombre de condición vehemente, quería hacer uso de la autoridad consular y apresar a uno o dos para que los demás se aquietasen; mientras que Servilio, inclinado a procedimientos más suaves, juzgaba no sólo más eficaz sino más fácil dulcificar que doblegar los excitados ánimos.

http://farm4.static.flickr.com/3026/2814953032_efbb084b2f.jpg?v=0

Metabo, rey de los Volscos

[23] Sed et bellum Volscum imminebat et ciuitas secum ipsa discors intestino inter patres plebemque flagrabat odio, maxime propter nexos ob aes alienum. Fremebant se, foris pro libertate et imperio dimicantes, domi a ciuibus captos et oppressos esse, tutioremque in bello quam in pace et inter hostes quam inter ciues libertatem plebis esse; inuidiamque eam sua sponte gliscentem insignis unius calamitas accendit. Magno natu quidam cum omnium malorum suorum insignibus se in forum proiecit. Obsita erat squalore uestis, foedior corporis habitus pallore ac macie perempti; ad hoc promissa barba et capilli efferauerant speciem oris. Noscitabatur tamen in tanta deformitate, et ordines duxisse aiebant, aliaque militiae decora uolgo miserantes eum iactabant; ipse testes honestarum aliquot locis pugnarum cicatrices aduerso pectore ostentabat. Sciscitantibus unde ille habitus, unde deformitas, cum circumfusa turba esset prope in contionis modum, Sabino bello ait se militantem, quia propter populationes agri non fructu modo caruerit, sed uilla incensa fuerit, direpta omnia, pecora abacta, tributum iniquo suo tempore imperatum, aes alienum fecisse. Id cumulatum usuris primo se agro paterno auitoque exuisse, deinde fortunis aliis; postremo uelut tabem peruenisse ad corpus; ductum se ab creditore non in seruitium, sed in ergastulum et carnificinam esse. Inde ostentare tergum foedum recentibus uestigiis uerberum. Ad haec uisa auditaque clamor ingens oritur. Non iam foro se tumultus tenet, sed passim totam urbem peruadit. Nexi, uincti solutique, se undique in publicum proripiunt, implorant Quiritium fidem. Nullo loco deest seditionis uoluntarius comes; multis passim agminibus per omnes uias cum clamore in forum curritur. Magno cum periculo suo qui forte patrum in foro erant in eam turbam inciderunt; nec temperatum manibus foret, ni propere consules, P. Seruilius et Ap. Claudius, (495 a.C.) ad comprimendam seditionem interuenissent. At in eos multitudo uersa ostentare uincula sua deformitatemque aliam.

111607se2.jpg
Prisioneros en la antigua Roma

Haec se meritos dicere, exprobrantes suam quisque alius alibi militiam; postulare multo minaciter magis quam suppliciter ut senatum uocarent; curiamque ipsi futuri arbitri moderatoresque publici consilii circumsistunt. Pauci admodum patrum, quos casus obtulerat, contracti ab consulibus; ceteros metus non curia modo sed etiam foro arcebat, nec agi quicquam per infrequentiam poterat senatus. Tum uero eludi atque extrahi se multitudo putare, et patrum qui abessent, non casu, non metu, sed impediendae rei causa abesse, et consules ipsos tergiuersari, nec dubie ludibrio esse miserias suas. Iam prope erat ut ne consulum quidem maiestas coerceret iras hominum, cum incerti morando an ueniendo plus periculi contraherent, tandem in senatum ueniunt. Frequentique tandem curia non modo inter patres sed ne inter consules quidem ipsos satis conueniebat. Appius, uehementis ingenii uir, imperio consulari rem agendam censebat; uno aut altero arrepto, quieturos alios: Seruilius, lenibus remediis aptior, concitatos animos flecti quam frangi putabat cum tutius tum facilius esse.

http://www.nycerome.com/img-roma-hoteles/mapa-de-roma/mapa-aventino-roma.gif

¡¡¡’QUE LUCHEN LOS PATRICIOS¡¡¡

Entretanto sobrevino otro motivo más grande de terror: enviados latinos llegaron con la noticia de que los volscos se disponían a sitiar Roma, y ya se acercaban con formidable ejército. Los plebeyos tomaron esta nueva con alegría, diciendo que los dioses castigaban la soberbia de los nobles y que se negarían a reclutarse, prefiriendo perecer todos que ellos solos. Por su parte el Senado, triste y abatido por el doble temor de las luchas internas y externas, rogó al cónsul Servilio que salvase a la República. Entonces el cónsul levantó la sesión y se dirigió a la asamblea del pueblo asegurando que en ese momento no se podía discutir el asunto de las deudas, teniendo una guerra en las puertas mismas de Roma. Corroboró luego lo que había dicho con un decreto, en el que ordenaba que nadie retuviese preso a un ciudadano romano, ni se atreviese a vender los bienes de un soldado mientras éste estuviera en campaña. En cuanto este edicto se hizo público, los detenidos que estaban presentes se apresuraron a alistarse, igual que un gran concurso de gente. Se formó así un poderoso cuerpo de ejército, que el cónsul sacó inmediatamente, y puso su campamento muy cerca del  que poseían los enemigos en territorio romano.

[24] Inter haec maior alius terror: Latini equites cum tumultuoso aduolant nuntio Volscos infesto exercitu ad urbem oppugnandam uenire. Quae audita—adeo duas ex una ciuitate discordia fecerat—longe aliter patres ac plebem adfecere. Exsultare gaudio plebes; ultores superbiae patrum adesse dicere deos; alius alium confirmare ne nomina darent; cum omnibus potius quam solos perituros; patres militarent, patres arma caperent, ut penes eosdem pericula belli, penes quos praemia, essent. At uero curia, maesta ac trepida ancipiti metu et ab ciue et ab hoste, Seruilium consulem, cui ingenium magis populare erat, orare ut tantis circumuentam terroribus expediret rem publicam. Tum consul misso senatu in contionem prodit. Ibi curae esse patribus ostendit ut consulatur plebi; ceterum deliberationi de maxima quidem illa sed tamen parte ciuitatis metum pro uniuersa re publica interuenisse; nec posse, cum prope ad portas essent, bello praeuerti quicquam, nec, si sit laxamenti aliquid, aut plebi honestum esse, nisi mercede prius accepta, arma pro patria non cepisse, neque patribus satis decorum per metum potius quam postmodo uoluntate adflictis ciuium suorum fortunis consuluisse. Contioni deinde edicto addidit fidem quo edixit ne quis ciuem Romanum uinctum aut clausum teneret, quo minus ei nominis edendi apud consules potestas fieret, neu quis militis, donec in castris esset, bona possideret aut uenderet, liberos nepotesue eius moraretur. Hoc proposito edicto, et qui aderant nexi profiteri extemplo nomina, et undique ex tota urbe proripientium se ex priuato, cum retinendi ius creditori non esset, concursus in forum ut sacramento dicerent fieri. Magna ea manus fuit, neque aliorum magis in Volsco bello uirtus atque opera enituit. Consul copias contra hostem educit; paruo dirimente interuallo castra ponit.

http://www.peruanosenitalia.com/56/images/roma1.JPG

El Senado romano

Guerra con volscos, sabinos y auruncos. Reaparece el problema de las deudas.

A la noche siguiente los volscos, confiando en la discordia de los romanos, se acercaron a su campamento con la intención de tomarlo, pero gracias a la rápida advertencia de los centinelas, fue rechazado el intento. Al día siguiente los adversarios cegaron los fosos y atacaron empaladiza. Las defensas habían sido ya arrancadas por todas partes, cuando el cónsul, demorándose un poco a fin de poner a prueba el valor de los soldados, mandó dar por fin la señal de ataque. Al primer choque fue rechazado el enemigo, tomado su campamento y conquistada Suesa Pomecia, ciudad en la que se habían guarecido los volscos. El cónsul, cubierto de gloria, recondujo a Roma su ejército victorioso.

LA GUERRA SABINA

No tardaron los sabinos en alarmar a Roma, cuando se supo en la ciudad que un ejército sabino había llegado a orillas del Anio. Al punto se envió contra él, con toda la caballería, a Aulo Postumio, el anterior dictador, seguido de el cónsul Servilio con escogidas tropas de a pie. Rodearon los jinetas al enemigo que vagaba sin orden, y cuando llegó la infantería, el ejército sabino no pudo hacerle frente.

La guerra sabina comenzó y se terminó en el espacio de una noche. Al día siguiente, cuando todos esperaban con fundamento haberse conseguido la paz, se presentaron al Senado embajadores auruncos amenazando con romper las hostilidades, si los romanos no evacuaban el territorio volsco. El ejército de los auruncos salió de sus dominios al mismo tiempo que los emisarios, y al saberse que había sido visto no lejos de Aricia, fue tal el tumulto entre los romanos que despidieron a los enviados y mandaron un ejército a marchas forzadas contra el enemigo. Lo encontraron no lejos de la ciudad de Aricia, donde fueron aplastados por los romanos en una sola acción.

DISTINTA POSICION DE LOS CONSULES  APIO Y SERVILIO

¿QUIENES ERAN ESTOS CONSULES?

Publio Servilio Prisco Estructo (en Latín Publius Servilius Priscus Structus ) Cónsul romano en el 495 aC, con Apio Claudio Sabino Inregilense, primer cónsul de las gens Servilia.

En el año 495 aC muere el antiguo rey de Roma; Tarquinio, se dedico el templo de Mercurio, y nuevos colonos fueron asentados en la colonia de Signia, que había sido fundada por Tarquinio.

Los cónsules llevaron la guerra contra los volscos con éxito, y tomaron su capital, la ciudad de Suesa Pomecia; Prisco posteriormente derrotó a sabinos y auruncos. En las luchas entre los patricios y plebeyos rescpeto de la ley de las deudas, Prisco se inclino al lado de estos últimos, y publicó un edicto favorable a los plebeyos, pero como no pudo ayudarles debido a la oposición de su colega( su poder era colegiado y no podian hacer nada que no estuviesen de acuerdo) .Tambien se oponian todos los patricios, por lo que quedó enemistado con ambas partes.

Publio Servilio Prisco Estructo es considerado el padre del futuro cónsul Espurio Servilio Prisco en el 476 aC y como el abuelo del más tarde cónsul del año 463 aC Publio Servilio Prisco.

CONSECUENCIA DE ESTE ENFRENTAMIENTO:SE RECRUDECE EL PROBLEMA CON LA PLEBE


Derrotados los auruncos, los romanos, tantas veces vencedores en el espacio de pocos días, estaban pendientes de las promesas del cónsul, cuando Apio, con su innata soberbia, se puso a sentenciar en los procesos por deudas con la mayor dureza que pudo. Todos apelaban a Servilio, y le recordaban sus ofrecimientos. Los soldados acudían en tropel a verle, a exponer sus méritos de guerra y sus cicatrices. Lo conmovían al cónsul estos ruegos, pero las circunstancias le obligaban a dar largas al asunto. Así que, mostrándose neutral, ni evitó el odio de la plebe ni consiguió la adhesión de los senadores.

Mientras tanto, el pueblo se mostraba cada vez más hostil, no permitían que se realizaran juicios por deudas y en su violencia atacaban a los acreedores. A lo que se añadía el peligro de la guerra con los sabinos; ordenando un reclutamiento, nadie dio su nombre; por lo que encolerizado Apio acusaba de ambición a su colega, que con guardar silencio trataba de conquistar la voluntad del pueblo, y que no contento con abstenerse de juzgar los procesos por deudas, ni siquiera llevaba a efecto una leva.

Sin embargo, el solo se proponía salvar su prestigio y el del Senado. Mandó, pues, prender a uno de los cabecillas de la sedición, el cual apeló al pueblo. Apio no habría acudido a la apelación a no ser por los consejos y la autoridad del Senado. Entretanto aumentaba el mal día en día, no sólo con protestas, sino ya con apartados cabildeos y secretas conversaciones. Llegaron por fin los cónsules, odiosos a la plebe, al término de su magistratura.

Los senadores deliberando

Comenzó luego el consulado de Aulo Verginio y Tito Vetusio Gémino (cónsul 494 a. C.)

Tito Vetusio Gémino Cicurino (en latín Titus Veturius Geminus Cicurinus). Cónsul romano en el 494 a. C., con Aulo Verginio Tricosta Celimontano.

Cicurino parece haber sido el nombre de dos diferentes familias de la gens Vetusia, que eran, respectivamente, llamadas Craso Cicurino y Gémino Cicurino. Tito es probablemente el hermano gemelo del cónsul del año 499 a. C., Publio Vetusio Gémino Cicurino.

Durante su magistratura los plebeyos se establecieron en el Monte Sacro, y se creó el tribunado de la plebe. Cicurino fue enviado a combatir a los ecuos, que invadieron el territorio latino, pero se retiraron rápidamente, y se refugiaron en las montañas.

Su hijo, llamado de forma homónima Tito Vetusio Gémino Cicurino llegó a ser cónsul en el año 462 a. C..

LOS HECHOS

Entonces el pueblo, incierto respecto a la conducta que habían de observar los nuevos magistrados, celebraba reuniones nocturnas. Juzgando los cónsules perniciosa aquella actitud, la pusieron en conocimiento del Senado; sin embargo los senadores se indignaron y acusaron a los magistrados de cobardes por hacer recaer el grave problema y la odiosidad de la plebe sobre ellos. Les ordenaron realizar rigurosamente el reclutamiento. Los cónsules, levantada la sesión, subieron a su tribunal y citaron nominalmente a los jóvenes. Como nadie hubiese respondido al llamado, la multitud declaró que ya no era posible seguir engañar al pueblo por más tiempo, que ni un solo soldado se alistaría. El Senado volvió a deliberar, y por instigación de Apio Claudio, nombró un dictador; sin prestar atención a las otras propuestas de perdonar las deudas individualmente o la de toda la plebe en su conjunto. Poco faltó para que fuese nombrado dictador el mismo Apio, pero los cónsules y los senadores de más ancianos cuidaron de conferir a un hombre de carácter conciliador una magistratura ocasionada a la violencia por su mismo poder. Y así nombraron a Marco Valerio, hermano de Publícola. Aunque la plebe se daba cuenta de que aquella medida iba contra ella, nada perjudicial ni arbitrario temía de parte de la familia del nuevo funcionario. El edicto promulgado luego por el dictador, concebido casi en los mismos términos que el del cónsul Servilio, tranquilizó los ánimos y la plebe dejó de resistir y se inscribieron. Se formó así un ejército numerosísimo, a las órdenes del dictador.

TRES GUERRAS A LA VEZ:ECUOS, VOLSCOS Y SABINOS

http://skuola.tiscali.it/versioni-latino/livio/livio-urbe-2-30x-8.html

La guerra no podía diferirse por más tiempo. Los ecuos habían invadido el territorio de los latinos. Embajadores de éstos pedían ayuda al Senado, que envió al cónsul Vetusio. El magistrado puso fin a las depredaciones del enemigo, que se retiraron a los desfiladeros de los montes cercanos. El otro cónsul marchó al encuentro de los volscos, arrasando su territorio y obligando a los adversarios a acampar más cerca y a presentar batalla. Los volscos, algo superiores en número, iniciaron el combate desordenados y en actitud despreciativa. El cónsul romano, ni hizo avanzar a los suyos, ni consintió que gritasen, ordenándoles estar a pie firme y que cuando el enemigo estuviese al alcance de sus manos, se arrojasen con todo ímpetu y recurrieran a las espadas. Cuando los volscos, fatigados por la carrera y el clamoreo, llegaron a la presencia de los romanos y vieron relucir ante sus ojos las espadas, como caídos en una emboscada, volvieron las espaldas espantados; y cansados y sin las suficientes fuerzas, se lanzaron a la huída. Los romanos, llenos de vigor corporal fácilmente alcanzaron a los agotados enemigos, tomaron su campamento y los persiguieron hasta Velitras, en la que entraron revueltos vencedores y vencidos; allí la matanza fue mayor que en la misma batalla.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/6/6a/Volsci.jpg/320px-Volsci.jpg

Mientras esto ocurría con los volscos, derrotó el dictador e hizo huir a los sabinos, con los cuales la guerra había sido mucho más dura, y se apoderó de su campamento. Poniendo en acción la caballería, introdujo el desorden en el centro del ejército, porque el enemigo, al desplegar las alas, dejó indefensas sus filas interiores; y así la infantería romana se arrojó sobre su adversario en desorden, y de un solo asalto tomó el campamento y puso fin a la guerra. El dictador fue llevado en triunfo a la ciudad. Poco después se lucho contra los ecuos. Los romanos, con un terreno totalmente desventajoso, obtuvieron una brillante victoria en las colinas.

LOS PROBLEMAS DE POLITICA INTERIOR:LA RETIRADA DE LA PLEBE AL MONTE SACRO

A pesar del triple éxito conseguido en la guerra, ni patricios ni plebeyos echaban en olvido la solución de sus diferencias domésticas: los acreedores habían conseguido engañar no sólo a la plebe sino también al dictador. Pues como Valerio hubiese considerado que la primera obligación de los senadores era tratar de la suerte del pueblo victorioso, y presentando una propuesta acerca de lo que debía de hacerse en el asunto de los deudores insolventes, viendo rechazada su iniciativa, renunció a su envestidura. “No quiero – exclamó – engañar más tiempo a mis conciudadanos, ni ser inútilmente dictador. Prefiero presenciar la sedición mas como hombre privado que como máximo magistrado de la República.” Y saliendo del Senado, hizo abdicación de su cargo. Se dio cuenta la plebe de que la causa de su renuncia era el disgusto con que Valerio veía que se la tratase de aquel modo, entonces lo acompañó a su casa entre alabanzas y felicitaciones.

Temieron entonces los senadores que, si se licenciaba el ejército, volviesen a celebrarse reuniones secretas y conspiraciones; y juzgando que aunque la recluta había sido hecha por el dictador, los soldados en realidad habían prestado juramento ante los cónsules y se hallaban ligados y sujetos por el vínculo sagrado, con pretexto de haberse renovado la guerra con los ecuos, mandaron sacar las legiones de la ciudad. Esta medida precipitó la sedición. Pensaron los soldados en matar a los cónsules para desligarse del juramento, pero que sabedores de que ningún lazo sagrado podía desatarse con un crimen, aconsejados por un cierto Sicinio, se retiraron al Monte Sacro, a la otra orillas del Anio, seguidos de gran parte del pueblo. Allí fortificaron su campamento y permanecieron algunos días ni provocados ni provocadores. Gran terror se apoderó de la ciudad; los plebeyos, abandonados por los suyos, temían la violencia de los patricios, y éstos se recelaban de la plebe que había permanecido en Roma. El Senado se reunió rápidamente y se acordó mandar un embajador al monte.


http://markoelgueta.files.wordpress.com/2007/07/147415826max-cuerpo.gif

EL DISCURSO DE MENENIO AGRIPA A LA PLEBE

El elegido fue Menenio Agripa, hombre elocuente y querido del pueblo. Introducido en el campamento, es fama que pronunció el siguiente discurso:

“Cuando los diversas partes del organismo humano no se acordaban armónicamente como ahora, sino que cada miembro tenía su propio pensamiento y lenguaje, no tolerando las demás partes que su cuidado, trabajo y ministerio estuviesen al servicio del estómago, mientras que éste, muy tranquilo en medio del cuerpo, se limitaba a disfrutar de los placeres recibidos, tramaron una conjuración. Así fue como las manos no llevaron los alimentos a la boca, ni ésta los aceptaba ni los dientes los trituraban; y mientras en su resentimiento querían sojuzgar por hambre al estómago, todos los miembros y el cuerpo entero vinieron a dar en la mayor extenuación. Se vio entonces que el papel del estómago no era estar inerte, y que si era alimentado por los demás miembros, él también los alimentaba, enviando a todas partes del cuerpo la sangre que es fuente de nuestra vida y vigor, y repartiéndola por igual en las venas, después de haberla elaborado por medio de la digestión.” Haciendo ver con este apólogo cuán semejante a la sedición intestina del cuerpo a la indignación de la plebe con los patricios, logró doblegar los ánimos de aquellos hombres.

Creacion del tribunado de la plebe

Al tratarse luego del modo mejor de obtener la concordia, se llegó al acuerdo de crear una magistratura especial para la plebe, protectora de sus intereses y defensora de los ataques de los patricios. Además se ajustó de que sólo los plebeyos pudiesen desempeñar estas funciones. Se nombraron así dos tribunos de la plebe: Cayo Licinio y Lucio Albino.

Estos designaron a su vez tres colegas, entre los cuales estaba Sicinio, promotor de la sedición; aunque algunos autores dicen que en el Monte Sacro sólo se crearon dos tribunos, y que allí se promulgó también la ley sagrada. Ésta dice lo siguiente: “Que nadie obligue a un tribuno de la plebe a hacer algo contra su voluntas, como si se tratara de una persona cualquiera, ni lo golpee, ni ordene a otro que lo haga, ni lo mate ni ordene matarlo. Si alguno viola alguna de estas prohibiciones, sea expulsado como impío y sus bienes consagrados a Ceres; y el que mate a alguno de los que realicen estos actos, quede libre de culpa.” Se ordenó luego que todos los romanos jurasen sobre las víctimas de los sacrificios observar siempre la ley, tanto ellos como sus descendientes. Las atribuciones que se le dieron a la magistratura plebeya fueron las de prestar ayuda (auxilium) a cualquier ciudadano y rescatarlo de manos de un magistrado que intentara arrestarlo o castigarlo, vetar cualquier disposición de los magistrados, convocar y consultar al Senado, pedir que éste promulgara leyes (senadoconsultos, senatum consultum), reunir la asamblea del pueblo y proponer plebiscitos.

Después de votar esto, levantaron en la cima de la montaña un altar en honor a Júpiter. Tras ofrecer sacrificios en su honor, volvieron a la ciudad en compañía del embajador. Tras ofrecer sacrificios de acción de gracias a los dioses de la ciudad, intentaron convencer a los patricios para que sancionaran con su voto la magistratura. Cuando lo consiguieron, todavía pidieron al Senado que les permitiera designar cada año a dos hombres de la plebe para que ayudaran a los tribunos en lo que les pidieran, para juzgar las causas que éstos les encomendaran y para que se encargaran de los lugares públicas y sagrados y del buen abastecimiento del mercado. Obtenida también esta concesión del Senado, eligieron a unos hombres a los que llamaron ediles.

El tribuno de la plebe (en latín, tribunus plebis) era un cargo de la antigua república romana que era elegido por los ciudadanos que componían la plebe.

Los tribunos de la plebe surgieron como contrapoder de los cónsules, en número de dos y para defender a los plebeyos. Su nombramiento correspondía al Concilium plebis.

Contenido

Creación del cargo

El cargo del Tribuno de la plebe fue establecido en 494 a. C., unos 15 años después de la fundación tradicional de la república romana, en 509 a. C. La creacion de este cargo que durante el siglo V a.C tuvo amplia jurisdiccion sobre la vida publica de Roma es atribuida al dictador Manio Valerio Maximo, quien propuso al Senado el sacrificio de algunos privilegios para aliviar la asfixia social que venia formandose desde los reyes (Mommsen). Los plebeyos de Roma, a través de una rebelión que amenazó con fundar una nueva ciudad plebeya, lograron que los patricios accedieran a diversas medidas sobre la pérdida de la propiedad o la posesión a causa de deudas, se crearon colonias y se entregaron tierras, y se estableció el tribunado.

Sin embargo, muchas de sus características como su número y sus facultades irían cambiando con el tiempo.

http://www.laguia2000.com/wp-content/uploads/2006/11/patricios-y-plebeyos.jpg

El tribunado sería sacrosanto (sacrosanctitas), lo cual significa que quien la ocupase estaría protegido de cualquier daño físico, y que tendría el derecho de auxiliar a los plebeyos y rescatarles del ejercicio del poder de un magistrado patricio (ius auxiliandi).

Más tarde los Tribunos adquirirían un poder mucho mayor a través de la concesión del ius intercessionis, que les daba el poder de veto sobre cualquier ley o propuesta de cualquier magistrado, incluyendo otros Tribunos de la Plebe. Como representante principal de los plebeyos romanos, se requería que la casa del Tribuno estuviera abierta todo el tiempo, día y noche. Los Tribunos de la Plebe eran elegidos por el Concilium Plebis (Asamblea de la Plebe).

El Tribuno también tenía poder para ejercitar la pena capital sobre cualquier persona que interfiriese en el ejercicio de sus actividades. El carácter sacrosanto del Tribuno se reforzaba mediante un juramento solemne de todos los plebeyos de matar a cualquier persona que dañase a un Tribuno durante sus actividades. El Tribuno era la única persona con poder para convocar el Concilium Plebis y actuaba como presidente del mismo, siendo el único con capacidad para proponer legislación a la Asamblea. El Tribuno también podía convocar al Senado y presentar propuestas en esa institución.

Como los Cónsules, los tribunos de la plebe eran dos, siendo elegidos por las Curias. Más tarde se amplió su número a 5 y finalmente el número de Tribunos se incrementó hasta diez.

Función y poderes

El tribunado de la plebe (Tribuni Plebis, que no hay que confundir con los tribunos militares ya existentes, con funciones en el ejército) fue establecido como un contrapoder plebeyo en el interior de la ciudad al poder patricio de los cónsules. Fuera de la ciudad solo tenía poder (imperium) el mando militar de los Cónsules, o del Dictador en su caso. El poder del Tribuno sólo tenía efecto dentro de los límites de Roma. Su capacidad de veto no afectaba a las provincias ni a los gobernadores de las mismas y su carácter sacrosanto desaparecía a partir de una milla de distancia de las murallas de Roma.

Los tribunos podían anular cualquier decisión de un magistrado romano (incluyendo la de los cónsules). Disponían de amplias facultades en materia de justicia criminal. Además, al cabo de poco tiempo, los tribunos pasaron a dirigir las Asambleas Plebeyas por Tribus y sus votaciones, de manera que acabaron convirtiéndose en los promotores de todas las iniciativas legislativas, y terminaron por contar con la potestad de promover leyes.

Como principales facultades de los tribunos (Tribunitia potestas) citaremos:

  • Podían permitir a un plebeyo sustraerse al servicio militar.
  • Podían impedir que un plebeyo fuese arrestado por deudas.
  • Podían demandar a través de los alguaciles (Viatores) a cualquier ciudadano romano, incluyendo a los cónsules y altos magistrados hasta entonces exentos de responsabilidad en el ejercicio de su cargo.

Los Tribunos disponían de unos oficiales auxiliares para temas judiciales poco importantes (donde solo pudiera ser impuesta como pena una multa) llamados Ediles de la plebe (Aediles plebei) para distinguirlos de los guardas de edificios oficiales llamados también Ediles (Aediles); otros auxiliares de los tribunos fueron los Judices Decemviri o Decemviri stlitibus judicandis, cuyas funciones no son bien conocidas.

Los tribunos tenían también mando militar lo que les daba derecho a la convocatoria de las Asambleas por Centurias. Pero pronto se decidió un nuevo sistema de Asamblea y votaciones, mediante reuniones por tribu. Pero como las cuatro antiguas tribus existentes eran demasiado extensas y constituían un número par, se dividió el territorio romano en veintiún distritos o tribus (495 a. C., 260 ab urbe condita). Las tribus se dividían en urbanas (la Succusana luego Suburrana, la Collina, la Esquilina y la Palatina), y rústicas.

Los tribunos no tenían la consideración de magistrados romanos ya que sus facultades al principio eran meramente negativas. Como tales no podían sentarse en las sillas curules reservadas a los magistrados y debían sentarse en los bancos. A diferencia de los cónsules no disponían de lictores, de toga galoneada de púrpura, ni de insignias de magistrado. Los tribunos no podían votar en el Senado ni formar parte del Consejo de la Ciudad (Curia). Su cargo era anual y terminaba cada año el 10 de diciembre.

En general el cargo de tribuno recaía en plebeyos ricos. Los tribunos no eran senadores. Sin embargo, la institución Tribunicia no solucionó la situación de los campesinos pobres. Al enfrentamiento entre patricios y plebeyos de antaño, siguió la oposición entre ricos (en su mayor parte patricios pero también con cierto número de plebeyos) y pobres (plebeyos).

Se requería que el Tribuno fuese plebeyo y hasta 421 a. C. ésta fue la única magistratura a la que podían acceder. A finales de la república el político patricio Publio Clodio logró acceder al Tribunado mediante su adopción previa por una de las ramas plebeyas de su familia.

El Tribunado a finales de la República

Lucio Cornelio Sila, como dictador, recortó severamente los poderes de los Tribunos de la Plebe, eliminando su poder de veto y su capacidad de proponer leyes a la Asamblea sin el consentimiento del Senado. Más tarde el Tribunado fue restaurado en su poder anterior, durante el consulado de Marco Licinio Craso y Cneo Pompeyo Magno.

A través de la historia de la república y hasta su caída, hubo importantes personajes que utilizaron a los Tribunos para su gloria y ganancia personal. Clodio y Milón, por ejemplo, fueron Tribunos que utilizaron la violencia en las cortes y en el gobierno para conseguir lo que les solicitaban Pompeyo y Julio César. Cuando el Senado denegaba alguna solicitud, como por ejemplo tierra para los veteranos de Pompeyo o una prolongación del gobierno en la Galia para César, se acudía a los Tribunos y se buscaba conseguirlo a través de la Asamblea de la Plebe.

Al ser legalmente imposible que un patricio accediese al cargo de Tribuno de la Plebe, el primer emperador romano, César Augusto, recibió en su lugar todos los poderes del tribunado sin ostentar formalmente el puesto (tribunicia potestas). Ésta formaba una de las dos principales bases en las que Augusto basaba su autoridad, siendo la otra el imperium proconsulare maius. Le daba el derecho de veto y la autoridad para convocar el Senado. También se convertía en una figura sacrosanta y podía ejercer la pena capital en el ejercicio de sus deberes.

http://www.panzertruppen.org/heer/infanteria/armas/cannas-6.JPG

Tribuno militar y  guerrero punico

La mayoría de los rgobiernos los emperadores comienzan con la asunción de la tribunicia potestas, aunque algunos como Tiberio, Tito, Trajano, Marco Aurelio, etc., la recibieron previamente mientras que reinaba su predecesor. Otras personas como Marco Agripa o Druso el Joven, aunque no llegaron a ser emperadores también recibieron la tribunicia potestas.

http://www.oya-es.net/reportajes/legion1.gif

[25] Proxima inde nocte Volsci, discordia Romana freti, si qua nocturna transitio proditioue fieri posset, temptant castra. Sensere uigiles; excitatus exercitus; signo dato concursum est ad arma; ita frustra id inceptum Volscis fuit. Reliquum noctis utrimque quieti datum. Postero die prima luce Volsci fossis repletis uallum inuadunt. Iamque ob omni parte munimenta uellebantur, cum consul, quamquam cuncti undique et nexi ante omnes ut signum daret clamabant, experiendi animos militum causa parumper moratus, postquam satis apparebat ingens ardor, dato tandem ad erumpendum signo militem auidum certaminis emittit. Primo statim incursu pulsi hostes; fugientibus, quoad insequi pedes potuit, terga caesa; eques usque ad castra pauidos egit. Mox ipsa castra legionibus circumdatis, cum Volscos inde etiam pauor expulisset, capta direptaque. Postero die ad Suessam Pometiam quo confugerant hostes legionibus ductis, intra paucos dies oppidum capitur; captum praedae datum. Inde paulum recreatus egens miles; consul cum maxima gloria sua uictorem exercitum Romam reducit. Decedentem Romam Ecetranorum Volscorum legati, rebus suis timentes post Pometiam captam, adeunt. His ex senatus consulto data pax, ager ademptus.

[26] Confestim et Sabini Romanos territauere; tumultus enim fuit uerius quam bellum. Nocte in urbem nuntiatum est exercitum Sabinum praedabundum ad Anienem amnem peruenisse; ibi passim diripi atque incendi uillas. Missus extemplo eo cum omnibus copiis equitum A. Postumius, qui dictator bello Latino fuerat; secutus consul Seruilius cum delecta peditum manu. Plerosque palantes eques circumuenit, nec aduenienti peditum agmini restitit Sabina legio. Fessi cum itinere tum populatione nocturna, magna pars in uillis repleti cibo uinoque, uix fugae quod satis esset uirium habuere. Nocte una audito perfectoque bello Sabino, postero die in magna iam spe undique partae pacis, legati Aurunci senatum adeunt, ni decedatur Volsco agro bellum indicentes. Cum legatis simul exercitus Auruncorum domo profectus erat; cuius fama haud procul iam ab Aricia uisi tanto tumultu conciuit Romanos ut nec consuli ordine patres nec pacatum responsum arma inferentibus arma ipsi capientes dare possent. Ariciam infesto agmine itur; nec procul inde cum Auruncis signa conlata, proelioque uno debellatum est.

http://www.dearqueologia.com/roma_articulos/gracchus.jpg

El Tribuno de la plebe

[27] Fusis Auruncis, uictor tot intra paucos dies bellis Romanus promissa consulis fidemque senatus exspectabat, cum Appius et insita superbia animo et ut collegae uanam faceret fidem, quam asperrime poterat ius de creditis pecuniis dicere. Deinceps et qui ante nexi fuerant creditoribus tradebantur et nectebantur alii. Quod ubi cui militi inciderat, collegam appellabat. Concursus ad Seruilium fiebat; illius promissa iactabant; illi exprobrabant sua quisque belli merita cicatricesque acceptas. Postulabant ut aut referret ad senatum, aut auxilio esset consul ciuibus suis, imperator militibus. Mouebant consulem haec, sed tergiuersari res cogebat; adeo in alteram causam non collega solum praeceps erat sed omnis factio nobilium. Ita medium se gerendo nec plebis uitauit odium nec apud patres gratiam iniit. Patres mollem consulem et ambitiosum rati, plebes fallacem, breuique apparuit aequasse eum Appi odium. Certamen consulibus inciderat, uter dedicaret Mercuri aedem. Senatus a se rem ad populum reiecit: utri eorum dedicatio iussu populi data esset, eum praeesse annonae, mercatorum collegium instituere, sollemnia pro pontifice iussit suscipere. Populus dedicationem aedis dat M. Laetorio, primi pili centurioni, quod facile appareret non tam ad honorem eius cui curatio altior fastigio suo data esset factum quam ad consulum ignominiam. Saeuire inde utique consulum alter patresque; sed plebi creuerant animi et longe alia quam primo instituerant uia grassabantur. Desperato enim consulum senatusque auxilio, cum in ius duci debitorem uidissent, undique conuolabant. Neque decretum exaudiri consulis prae strepitu et clamore poterat, neque cum decresset quisquam obtemperabat. Vi agebatur, metusque omnis et periculum, cum in conspectu consulis singuli a pluribus uiolarentur, in creditores a debitoribus uerterant. Super haec timor incessit Sabini belli; dilectuque decreto nemo nomen dedit, furente Appio et insectante ambitionem collegae, qui populari silentio rem publicam proderet et ad id quod de credita pecunia ius non dixisset, adiceret ut ne dilectum quidem ex senatus consulto haberet; non esse tamen desertam omnino rem publicam neque proiectum consulare imperium; se unum et suae et patrum maiestatis uindicem fore. Cum circumstaret cotidiana multitudo licentia accensa, arripi unum insignem ducem seditionum iussit. Ille cum a lictoribus iam traheretur prouocauit; nec cessisset prouocationi consul, quia non dubium erat populi iudicium, nisi aegre uicta pertinacia foret consilio magis et auctoritate principum quam populi clamore; adeo supererant animi ad sustinendam inuidiam. Crescere inde malum in dies, non clamoribus modo apertis sed, quod multo perniciosius erat, secessione occultisque conloquiis. Tandem inuisi plebi consules magistratu abeunt, Seruilius neutris, Appius patribus mire gratus.

[28] A. Verginius inde et T. Vetusius consulatum ineunt. Tum uero plebs incerta quales habitura consules esset, coetus nocturnos, pars Esquiliis, pars in Auentino facere, ne in foro subitis trepidaret consiliis et omnia temere ac fortuito ageret. Eam rem consules rati, ut erat, perniciosam ad patres deferunt, sed delatam consulere ordine non licuit; adeo tumultuose excepta est clamoribus undique et indignatione patrum, si quod imperio consulari exsequendum esset, inuidiam eius consules ad senatum reicerent: profecto si essent in re publica magistratus, nullum futurum fuisse Romae nisi publicum concilium; nunc in mille curias contionesque [cum alia in Esquiliis, alia in Auentino fiant concilia] dispersam et dissipatam esse rem publicam. Vnum hercule uirum—id enim plus esse quam consulem—qualis Ap. Claudius fuerit, momento temporis discussurum illos coetus fuisse. Correpti consules cum, quid ergo se facere uellent—nihil enim segnius molliusue quam patribus placeat acturos- percontarentur, decernunt ut dilectum quam acerrimum habeant: otio lasciuire plebem. Dimisso senatu consules in tribunal escendunt; citant nominatim iuniores. Cum ad nomen nemo responderet, circumfusa multitudo in contionis modum negare ultra decipi plebem posse; nunquam unum militem habituros ni praestaretur fides publica; libertatem unicuique prius reddendam esse quam arma danda, ut pro patria ciuibusque, non pro dominis pugnent. Consules quid mandatum esset a senatu uidebant, sed eorum, qui intra parietes curiae ferociter loquerentur, neminem adesse inuidiae suae participem; et apparebat atrox cum plebe certamen. Prius itaque quam ultima experirentur senatum iterum consulere placuit. Tum uero ad sellas consulum prope conuolare minimus quisque natu patrum, abdicare consulatum iubentes et deponere imperium, ad quod tuendum animus deesset.

[29] Vtraque re satis experta tum demum consules: “ne praedictum negetis, patres conscripti, adest ingens seditio. Postulamus ut hi qui maxime ignauiam increpant adsint nobis habentibus dilectum. Acerrimi cuiusque arbitrio, quando ita placet, rem agemus.” Redeunt in tribunal; citari nominatim unum ex iis qui in conspectu erant dedita opera iubent. Cum staret tacitus et circa eum aliquot hominum, ne forte uiolaretur, constitisset globus, lictorem ad eum consules mittunt. Quo repulso, tum uero indignum facinus esse clamitantes qui patrum consulibus aderant, deuolant de tribunali ut lictori auxilio essent. Sed ab lictore nihil aliud quam prendere prohibito cum conuersus in patres impetus esset, consulum intercursu rixa sedata est, in qua tamen sine lapide, sine telo plus clamoris atque irarum quam iniuriae fuerat. Senatus tumultuose uocatus tumultuosius consulitur, quaestionem postulantibus iis qui pulsati fuerant, decernente ferocissimo quoque non sententiis magis quam clamore et strepitu. Tandem cum irae resedissent, exprobrantibus consulibus nihilo plus sanitatis in curia quam in foro esse, ordine consuli coepit. Tres fuere sententiae. P. Verginius rem non uolgabat; de iis tantum qui fidem secuti P. Seruili consulis Volsco Aurunco Sabinoque militassent bello, agendum censebat. T. Largius, non id tempus esse ut merita tantummodo exsoluerentur; totam plebem aere alieno demersam esse, nec sisti posse ni omnibus consulatur; quin si alia aliorum sit condicio, accendi magis discordiam quam sedari. Ap. Claudius, et natura immitis et efferatus hinc plebis odio, illinc patrum laudibus, non miseriis ait sed licentia tantum concitum turbarum et lasciuire magis plebem quam saeuire. Id adeo malum ex prouocatione natum; quippe minas esse consulum, non imperium, ubi ad eos qui una peccauerint prouocare liceat. “Agedum” inquit, “dictatorem, a quo prouocatio non est, creemus; iam hic quo nunc omnia ardent conticescet furor. Pulset tum mihi lictorem qui sciet ius de tergo uitaque sua penes unum illum esse cuius maiestatem uiolarit.”

[30] Multis, ut erat, horrida et atrox uidebatur Appi sententia; rursus Vergini Largique exemplo haud salubres, utique Largi [putabant sententiam], quae totam fidem tolleret. Medium maxime et moderatum utroque consilium Vergini habebatur; sed factione respectuque rerum priuatarum, quae semper offecere officientque publicis consiliis, Appius uicit, ac prope fuit ut dictator ille idem crearetur; quae res utique alienasset plebem periculosissimo tempore, cum Volsci Aequique et Sabini forte una omnes in armis essent. Sed curae fuit consulibus et senioribus patrum, ut imperium sua ui uehemens mansueto permitteretur ingenio: M”. Valerium dictatorem Volesi filium creant. Plebes etsi aduersus se creatum dictatorem uidebat, tamen cum prouocationem fratris lege haberet, nihil ex ea familia triste nec superbum timebat; edictum deinde a dictatore propositum confirmauit animos, Seruili fere consulis edicto conueniens; sed et homini et potestati melius rati credi, omisso certamine nomina dedere. Quantus nunquam ante exercitus, legiones decem effectae; ternae inde datae consulibus, quattuor dictator usus. Nec iam poterat bellum differri. Aequi Latinum agrum inuaserant. Oratores Latinorum ab senatu petebant ut aut mitterent subsidium aut se ipsos tuendorum finium causa capere arma sinerent. Tutius uisum est defendi inermes Latinos quam pati retractare arma. Vetusius consul missus est; is finis populationibus fuit. Cessere Aequi campis, locoque magis quam armis freti summis se iugis montium tutabantur. Alter consul in Volscos profectus, ne et ipse tereret tempus, uastandis maxime agris hostem ad conferenda propius castra dimicandumque acie exciuit. Medio inter castra campo ante suum quisque uallum infestis signis constitere. Multitudine aliquantum Volsci superabant; itaque effusi et contemptim pugnam iniere. Consul Romanus nec promouit aciem, nec clamorem reddi passus defixis pilis stare suos iussit: ubi ad manum uenisset hostis, tum coortos tota ui gladiis rem gerere. Volsci cursu et clamore fessi cum se uelut stupentibus metu intulissent Romanis, postquam impressionem sensere ex aduerso factam et ante oculos micare gladios, haud secus quam si in insidias incidissent, turbati uertunt terga; et ne ad fugam quidem satis uirium fuit, quia cursu in proelium ierant. Romani contra, quia principio pugnae quieti steterant, uigentes corporibus, facile adepti fessos, et castra impetu ceperunt et castris exutum hostem Velitras persecuti uno agmine uictores cum uictis in urbem inrupere; plusque ibi sanguinis promiscua omnium generum caede quam in ipsa dimicatione factum. Paucis data uenia, qui inermes in deditionem uenerunt.

[31] Dum haec in Volscis geruntur, dictator Sabinos, ubi longe plurimum belli fuerat, fundit exuitque castris. Equitatu immisso mediam turbauerat hostium aciem, quam, dum se cornua latius pandunt, parum apte introrsum ordinibus firmauerant; turbatos pedes inuasit. Eodem impetu castra capta debellatumque est. Post pugnam ad Regillum lacum non alia illis annis pugna clarior fuit. Dictator triumphans urbem inuehitur. Super solitos honores locus in circo ipsi posterisque ad spectaculum datus; sella in eo loco curulis posita. Volscis deuictis Veliternus ager ademptus; Velitras coloni ab urbe missi et colonia deducta. Cum Aequis post aliquanto pugnatum est, inuito quidem consule quia loco iniquo subeundum erat ad hostes; sed milites extrahi rem criminantes ut dictator priusquam ipsi redirent in urbem magistratu abiret inritaque, sicut ante consulis, promissa eius caderent, perpulere ut forte temere in aduersos montes agmen erigeret. Id male commissum ignauia hostium in bonum uertit, qui priusquam ad coniectum teli ueniretur, obstupefacti audacia Romanorum, relictis castris quae munitissimis tenuerant locis, in auersas ualles desiluere. Ibi satis praedae et uictoria incruenta fuit. Ita trifariam re bello bene gesta, de domesticarum rerum euentu nec patribus nec plebi cura decesserat: tanta cum gratia tum arte praeparauerant feneratores quae non modo plebem, sed ipsum etiam dictatorem frustrarentur. Namque Valerius post Vetusi consulis reditum omnium actionum in senatu primam habuit pro uictore populo, rettulitque quid de nexis fieri placeret. Quae cum reiecta relatio esset, “non placeo” inquit, “concordiae auctor. Optabitis, mediusfidius, propediem, ut mei similes Romana plebis patronos habeat. Quod ad me attinet, neque frustrabor ultra ciues meos neque ipse frustra dictator ero. Discordiae intestinae, bellum externum fecere ut hoc magistratu egeret res publica: pax foris parta est, domi impeditur; priuatus potius quam dictator seditioni interero.” Ita curia egressus dictatura se abdicauit. Apparuit causa plebi, suam uicem indignantem magistratu abisse; itaque uelut persoluta fide, quoniam per eum non stetisset quin praestaretur, decedentem domum cum fauore ac laudibus prosecuti sunt.

[32] Timor inde patres incessit ne, si dimissus exercitus foret, rursus coetus occulti coniurationesque fierent. Itaque quamquam per dictatorem dilectus habitus esset, tamen quoniam in consulum uerba iurassent sacramento teneri militem rati, per causam renouati ab Aequis belli educi ex urbe legiones iussere. Quo facto maturata est seditio. Et primo agitatum dicitur de consulum caede, ut soluerentur sacramento; doctos deinde nullam scelere religionem exsolui, Sicinio quodam auctore iniussu consulum in Sacrum montem secessisse. Trans Anienem amnem est, tria ab urbe milia passuum. Ea frequentior fama est quam cuius Piso auctor est, in Auentinum secessionem factam esse. Ibi sine ullo duce uallo fossaque communitis castris quieti, rem nullam nisi necessariam ad uictum sumendo, per aliquot dies neque lacessiti neque lacessentes sese tenuere. Pauor ingens in urbe, metuque mutuo suspensa erant omnia. Timere relicta ab suis plebis uiolentiam patrum; timere patres residem in urbe plebem, incerti manere eam an abire mallent: quamdiu autem tranquillam quae secesserit multitudinem fore? Quid futurum deinde si quod externum interim bellum exsistat? Nullam profecto nisi in concordia ciuium spem reliquam ducere; eam per aequa, per iniqua reconciliandam ciuitati esse. Placuit igitur oratorem ad plebem mitti Menenium Agrippam, facundum uirum et quod inde oriundus erat plebi carum. Is intromissus in castra prisco illo dicendi et horrido modo nihil aliud quam hoc narrasse fertur: tempore quo in homine non ut nunc omnia in unum consentiant, sed singulis membris suum cuique consilium, suus sermo fuerit, indignatas reliquas partes sua cura, suo labore ac ministerio uentri omnia quaeri, uentrem in medio quietum nihil aliud quam datis uoluptatibus frui; conspirasse inde ne manus ad os cibum ferrent, nec os acciperet datum, nec dentes quae acciperent conficerent. Hac ira, dum uentrem fame domare uellent, ipsa una membra totumque corpus ad extremam tabem uenisse. Inde apparuisse uentris quoque haud segne ministerium esse, nec magis ali quam alere eum, reddentem in omnes corporis partes hunc quo uiuimus uigemusque, diuisum pariter in uenas maturum confecto cibo sanguinem. Comparando hinc quam intestina corporis seditio similis esset irae plebis in patres, flexisse mentes hominum.

[33] Agi deinde de concordia coeptum, concessumque in condiciones ut plebi sui magistratus essent sacrosancti quibus auxilii latio aduersus consules esset, neue cui patrum capere eum magistratum liceret. Ita tribuni plebei creati duo, C. Licinius et L. Albinus. Ii tres collegas sibi creauerunt. In his Sicinium fuisse, seditionis auctorem: de duobus, qui fuerint minus conuenit. Sunt qui duos tantum in Sacro monte creatos tribunos esse dicant, ibique sacratam legem latam. Per secessionem plebis Sp. Cassius et Postumius Cominius consulatum inierunt. Iis consulibus cum Latinis populis ictum foedus. Ad id feriendum consul alter Romae mansit: alter ad Volscum bellum missus Antiates Volscos fundit fugatque; compulsos in oppidum Longulam persecutus moenibus potitur. Inde protinus Poluscam, item Volscorum, cepit; tum magna ui adortus est Coriolos. Erat tum in castris inter primores iuuenum Cn. Marcius, adulescens et consilio et manu promptus, cui cognomen postea Coriolano fuit. Cum subito exercitum Romanum Coriolos obsidentem atque in oppidanos, quos intus clausos habebat, intentum, sine ullo metu extrinsecus imminentis belli, Volscae legiones profectae ab Antio inuasissent, eodemque tempore ex oppido erupissent hostes, forte in statione Marcius fuit. Is cum delecta militum manu non modo impetum erumpentium rettudit, sed per patentem portam ferox inrupit in proxima urbis, caedeque facta ignem temere arreptum imminentibus muro aedificiis iniecit. Clamor inde oppidanorum mixtus muliebri puerilique ploratu ad terrorem, ut solet, primum orto et Romanis auxit animum et turbauit Volscos utpote capta urbe cui ad ferendam opem uenerant. Ita fusi Volsci Antiates, Corioli oppidum captum; tantumque sua laude obstitit famae consulis Marcius ut, nisi foedus cum Latinis in columna aenea insculptum monumento esset ab Sp. Cassio uno, quia collega afuerat, ictum, Postumum Cominium bellum gessisse cum Volscis memoria cessisset. Eodem anno Agrippa Menenius moritur, uir omni in uita pariter patribus ac plebi carus, post secessionem carior plebi factus. Huic interpreti arbitroque concordiae ciuium, legato patrum ad plebem, reductori plebis Romanae in urbem sumptus funeri defuit; extulit eum plebs sextantibus conlatis in capita.

[34] Consules deinde T. Geganius P. Minucius facti. Eo anno cum et foris quieta omnia a bello essent et domi sanata discordia, aliud multo grauius malum ciuitatem inuasit, caritas primum annonae ex incultis per secessionem plebis agris, fames deinde, qualis clausis solet. Ventumque ad interitum seruitiorum utique et plebis esset, ni consules prouidissent dimissis passim ad frumentum coemendum, non in Etruriam modo dextris ab Ostia litoribus laeuoque per Volscos mari usque ad Cumas, sed quaesitum in Sicilia quoque; adeo finitimorum odia longinquis coegerant indigere auxiliis. Frumentum Cumis cum coemptum esset, naues pro bonis Tarquiniorum ab Aristodemo tyranno, qui heres erat, retentae sunt; in Volscis Pomptinoque ne emi quidem potuit; periculum quoque ab impetu hominum ipsis frumentatoribus fuit; ex Tuscis frumentum Tiberi uenit; eo sustentata est plebs. Incommodo bello in tam artis commeatibus uexati forent, ni Volscos iam mouentes arma pestilentia ingens inuasisset. Ea clade conterritis hostium animis, ut etiam ubi ea remisisset terrore aliquo tenerentur, et Velitris auxere numerum colonorum Romani, et Norbam in montes nouam coloniam, quae arx in Pomptino esset, miserunt. M. Minucio deinde et A. Sempronio consulibus magna uis frumenti ex Sicilia aduecta, agitatumque in senatu quanti plebi daretur. Multi uenisse tempus premendae plebis putabant reciperandique iura quae extorta secessione ac ui patribus essent. In primis Marcius Coriolanus, hostis tribuniciae potestatis, “si annonam” inquit, “ueterem uolunt, ius pristinum reddant patribus. Cur ego plebeios magistratus, cur Sicinium potentem uideo, sub iugum missus, tamquam ab latronibus redemptus? Egone has indignitates diutius patiar quam necesse est? Tarquinium regem qui non tulerim, Sicinium feram? Secedat nunc; auocet plebem; patet uia in Sacrum montem aliosque colles; rapiant frumenta ex agris nostris, quemadmodum tertio anno rapuere. Fruantur annona quam furore suo fecere. Audeo dicere hoc malo domitos ipsos potius cultores agrorum fore quam ut armati per secessionem coli prohibeant.” Haud tam facile dictu est faciendumne fuerit quam potuisse arbitror fieri ut condicionibus laxandi annonam et tribuniciam potestatem et omnia inuitis iura imposita patres demerent sibi.

[35] Et senatui nimis atrox uisa sententia est et plebem ira prope armauit. Fame se iam sicut hostes peti, cibo uictuque fraudari; peregrinum frumentum, quae sola alimenta ex insperato fortuna dederit, ab ore rapi nisi Cn. Marcio uincti dedantur tribuni, nisi de tergo plebis Romanae satisfiat; eum sibi carnificem nouum exortum, qui aut mori aut seruire iubeat. In exeuntem e curia impetus factus esset, ni peropportune tribuni diem dixissent. Ibi ira est suppressa; se iudicem quisque, se dominum uitae necisque inimici factum uidebat. Contemptim primo Marcius audiebat minas tribunicias: auxilii, non poenae ius datum illi potestati, plebisque, non patrum tribunos esse. Sed adeo infensa erat coorta plebs ut unius poena defungendum esset patribus. Restiterunt tamen aduersa inuidia, usique sunt qua suis quisque, qua totius ordinis uiribus. Ac primo temptata res est si dispositis clientibus absterrendo singulos a coitionibus conciliisque disicere rem possent. Vniversi deinde processere —quidquid erat patrum, reos diceres—precibus plebem exposcentes, unum sibi ciuem, unum senatorem, si innocentem absoluere nollent, pro nocente donarent. Ipse cum die dicta non adesset, perseueratum in ira est. Damnatus absens in Volscos exsulatum abiit, minitans patriae hostilesque iam tum spiritus gerens. Venientem Volsci benigne excepere, benigniusque in dies colebant, quo maior ira in suos eminebat crebraeque nunc querellae, nunc minae percipiebantur. Hospitio utebatur Atti Tulli. Longe is tum princeps Volsci nominis erat Romanisque semper infestus. Ita cum alterum uetus odium, alterum ira recens stimularet, consilia conferunt de Romano bello. Haud facile credebant plebem suam impelli posse, ut totiens infeliciter temptata arma caperent: multis saepe bellis, pestilentia postremo amissa iuuentute fractos spiritus esse; arte agendum in exoleto iam uetustate odio, ut recenti aliqua ira exacerbarentur animi.

[36] Ludi forte ex instauratione magni Romae parabantur. Instaurandi haec causa fuerat. Ludis mane seruum quidam pater familiae, nondum commisso spectaculo, sub furca caesum medio egerat circo; coepti inde ludi, uelut ea res nihil ad religionem pertinuisset. Haud ita multo post Tito Latinio, de plebe homini, somnium fuit; uisus Iuppiter dicere sibi ludis praesultatorem displicuisse; nisi magnifice instaurarentur ii ludi, periculum urbi fore; iret, ea consulibus nuntiaret. Quamquam haud sane liber erat religione animus, uerecundia tamen maiestatis magistratuum timorque uicit, ne in ora hominum pro ludibrio abiret. Magno illi ea cunctatio stetit; filium namque intra paucos dies amisit. Cuius repentinae cladis ne causa ei dubia esset, aegro animi eadem illa in somnis obuersata species uisa est rogitare, satin magnam spreti numinis haberet mercedem; maiorem instare ni eat propere ac nuntiet consulibus. Iam praesentior res erat. Cunctantem tamen ac prolatantem ingens uis morbi adorta est debilitate subita. Tunc enimuero deorum ira admonuit. Fessus igitur malis praeteritis instantibusque, consilio propinquorum adhibito, cum uisa atque audita et obuersatum totiens somno Iouem, minas irasque caelestes repraesentatas casibus suis exposuisset, consensu inde haud dubio omnium qui aderant in forum ad consules lectica defertur. Inde in curiam iussu consulum delatus, eadem illa cum patribus ingenti omnium admiratione enarrasset, ecce aliud miraculum: qui captus omnibus membris delatus in curiam esset, eum functum officio pedibus suis domum redisse traditum memoriae est.

[37] Ludi quam amplissimi ut fierent senatus decreuit. Ad eos ludos auctore Attio Tullio uis magna Volscorum uenit. Priusquam committerentur ludi, Tullius, ut domi compositum cum Marcio fuerat, ad consules uenit; dicit esse quae secreto agere de re publica uelit. Arbitris remotis, “inuitus” inquit, “quod sequius sit, de meis ciuibus loquor. Non tamen admissum quicquam ab iis criminatum uenio, sed cautum ne admittant. Nimio plus quam uelim, nostrorum ingenia sunt mobilia. Multis id cladibus sensimus, quippe qui non nostro merito sed uestra patientia incolumes simus. Magna hic nunc Volscorum multitudo est; ludi sunt; spectaculo intenta ciuitas erit. Memini quid per eandem occasionem ab Sabinorum iuuentute in hac urbe commissum sit; horret animus, ne quid inconsulte ac temere fiat. Haec nostra uestraque causa prius dicenda uobis, consules, ratus sum. Quod ad me attinet, extemplo hinc domum abire in animo est, ne cuius facti dictiue contagione praesens uioler.” Haec locutus abiit. Consules cum ad patres rem dubiam sub auctore certo detulissent, auctor magis, ut fit, quam res ad praecauendum uel ex superuacuo mouit, factoque senatus consulto ut urbe excederent Volsci, praecones dimittuntur qui omnes eos proficisci ante noctem iuberent. Ingens pauor primo discurrentes ad suas res tollendas in hospitia perculit; proficiscentibus deinde indignatio oborta, se ut consceleratos contaminatosque ab ludis, festis diebus, coetu quodam modo hominum deorumque abactos esse.

[38] Cum prope continuato agmine irent, praegressus Tullius ad caput Ferentinum, ut quisque ueniret, primores eorum excipiens querendo indignandoque, et eos ipsos, sedulo audientes secunda irae uerba, et per eos multitudinem aliam in subiectum uiae campum deduxit. Ibi in contionis modum orationem exorsus “ut omnia” inquit, “obliuiscamini alia, ueteres populi Romani iniurias cladesque gentis Volscorum, hodiernam hanc contumeliam quo tandem animo fertis, qua per nostram ignominiam ludos commisere? An non sensistis triumphatum hodie de uobis esse? Vos omnibus, ciuibus, peregrinis, tot finitimis populis, spectaculo abeuntes fuisse? Vestras coniuges, uestros liberos traductos per ora hominum? Quid eos qui audiuere uocem praeconis, quid, qui nos uidere abeuntes, quid eos qui huic ignominioso agmini fuere obuii, existimasse putatis nisi aliquod profecto nefas esse quo, si intersimus spectaculo, uiolaturi simus ludos piaculumque merituri; ideo nos ab sede piorum, coetu concilioque abigi? Quid deinde? Illud non succurrit, uiuere nos quod maturarimus proficisci? Si hoc profectio et non fuga est. Et hanc urbem uos non hostium ducitis, ubi si unum diem morati essetis, moriendum omnibus fuit? Bellum uobis indictum est, magno eorum malo qui indixere si uiri estis.” Ita et sua sponte irarum pleni et incitati domos inde digressi sunt, instigandoque suos quisque populos effecere ut omne Volscum nomen deficeret.

[39] Imperatores ad id bellum de omnium populorum sententia lecti Attius Tullius et Cn. Marcius, exsul Romanus, in quo aliquanto plus spei repositum. Quam spem nequaquam fefellit, ut facile appareret ducibus ualidiorem quam exercitu rem Romanam esse. Circeios profectus primum colonos inde Romanos expulit liberamque eam urbem Volscis tradidit; Satricum, Longulam, Poluscam, Coriolos, nouella haec Romanis oppida ademit; inde Lauinium recepit; inde in Latinam uiam transuersis tramitibus transgressus, tunc deinceps Corbionem, Veteliam, Trebium, Labicos, Pedum cepit. Postremum ad urbem a Pedo ducit, et ad fossas Cluilias quinque ab urbe milia passuum castris positis, populatur inde agrum Romanum, custodibus inter populatores missis qui patriciorum agros intactos seruarent, siue infensus plebi magis, siue ut discordia inde inter patres plebemque oreretur. Quae profecto orta esset—adeo tribuni iam ferocem per se plebem criminando in primores ciuitatis instigabant—; sed externus timor, maximum concordiae uinculum, quamuis suspectos infensosque inter se iungebat animos. Id modo non conueniebat quod senatus consulesque nusquam alibi spem quam in armis ponebant, plebes omnia quam bellum malebat. Sp. Nautius iam et Sex. Furius consules erant. Eos recensentes legiones, praesidia per muros aliaque in quibus stationes uigiliasque esse placuerat loca distribuentes, multitudo ingens pacem poscentium primum seditioso clamore conterruit, deinde uocare senatum, referre de legatis ad Cn. Marcium mittendis coegit. Acceperunt relationem patres, postquam apparuit labare plebis animos; missique de pace ad Marcium oratores atrox responsum rettulerunt: si Volscis ager redderetur, posse agi de pace: si praeda belli per otium frui uelint, memorem se et ciuium iniuriae et hospitum beneficii adnisurum, ut appareat exsilio sibi inritatos, non fractos animos esse. Iterum deinde iidem missi non recipiuntur in castra. Sacerdotes quoque suis insignibus uelatos isse supplices ad castra hostium traditum est; nihilo magis quam legatos flexisse animum.

[40] Tum matronae ad Veturiam matrem Coriolani Volumniamque uxorem frequentes coeunt. Id publicum consilium an muliebris timor fuerit, parum inuenio: peruicere certe, ut et Veturia, magno natu mulier, et Volumnia duos paruos ex Marcio ferens filios secum in castra hostium irent et, quoniam armis uiri defendere urbem non possent, mulieres precibus lacrimisque defenderent. Vbi ad castra uentum est nuntiatumque Coriolano est adesse ingens mulierum agmen, ut qui nec publica maiestate in legatis nec in sacerdotibus tanta offusa oculis animoque religione motus esset, multo obstinatior aduersus lacrimas muliebres erat; dein familiarium quidam qui insignem maestitia inter ceteras cognouerat Veturiam, inter nurum nepotesque stantem, “nisi me frustrantur” inquit, “oculi, mater tibi coniunxque et liberi adsunt.” Coriolanus prope ut amens consternatus ab sede sua cum ferret matri obuiae complexum, mulier in iram ex precibus uersa “sine, priusquam complexum accipio, sciam” inquit, “ad hostem an ad filium uenerim, captiua materne in castris tuis sim. In hoc me longa uita et infelix senecta traxit ut exsulem te deinde hostem uiderem? Potuisti populari hanc terram quae te genuit atque aluit? Non tibi, quamuis infesto animo et minaci perueneras, ingredienti fines ira cecidit? Non, cum in conspectu Roma fuit, succurrit: intra illa moenia domus ac penates mei sunt, mater coniunx liberique? Ergo ego nisi peperissem, Roma non oppugnaretur; nisi filium haberem, libera in libera patria mortua essem. Sed ego mihi miserius nihil iam pati nec tibi turpius usquam possum, nec ut sum miserrima, diu futura sum: de his uideris, quos, si pergis, aut immatura mors aut longa seruitus manet.” Vxor deinde ac liberi amplexi, fletusque ob omni turba mulierum ortus et comploratio sui patriaeque fregere tandem uirum. Complexus inde suos dimittit: ipse retro ab urbe castra mouit. Abductis deinde legionibus ex agro Romano, inuidia rei oppressum perisse tradunt, alii alio leto. Apud Fabium, longe antiquissimum auctorem, usque ad senectutem uixisse eundem inuenio; refert certe hanc saepe eum exacta aetate usurpasse uocem multo miserius seni exsilium esse. Non inuiderunt laude sua mulieribus uiri Romani—adeo sine obtrectatione gloriae alienae uiuebatur—; monumento quoque quod esset, templum Fortunae muliebri aedificatum dedicatumque est. Rediere deinde Volsci adiunctis Aequis in agrum Romanum; sed Aequi Attium Tullium haud ultra tulere ducem. Hinc ex certamine Volsci Aequine imperatorem coniuncto exercitui darent, seditio, deinde atrox proelium ortum. Ibi fortuna populi Romani duos hostium exercitus haud minus pernicioso quam pertinaci certamine confecit. Consules T. Sicinius et C. Aquilius. Sicinio Volsci, Aquilio Hernici—nam ii quoque in armis erant—prouincia euenit. Eo anno Hernici deuicti: cum Volscis aequo Marte discessum est.

[41] Sp. Cassius deinde et Proculus Verginius consules facti. Cum Hernicis foedus ictum; agri partes duae ademptae. Inde dimidium Latinis, dimidium plebi diuisurus consul Cassius erat. Adiciebat hic muneri agri aliquantum, quem publicum possideri a priuatis criminabatur. Id multos quidem patrum, ipsos possessores, periculo rerum suarum terrebat; sed et publica patribus sollicitudo inerat largitione consulem periculosas libertati opes struere. Tum primum lex agraria promulgata est, nunquam deinde usque ad hanc memoriam sine maximis motibus rerum agitata. Consul alter largitioni resistebat auctoribus patribus nec omni plebe aduersante, quae primo coeperat fastidire munus uolgatum ~a ciuibus isse in socios~; saepe deinde et Verginium consulem in contionibus uelut uaticinantem audiebat pestilens collegae munus esse; agros illos seruitutem iis qui acceperint laturos; regno uiam fieri. Quid ita enim adsumi socios et nomen Latinum, quid attinuisset Hernicis, paulo ante hostibus, capti agri partem tertiam reddi, nisi ut hae gentes pro Coriolano duce Cassium habeant? Popularis iam esse dissuasor et intercessor legis agrariae coeperat. Vterque deinde consul, ut certatim, plebi indulgere. Verginius dicere passurum se adsignari agros, dum ne cui nisi ciui Romano adsignentur: Cassius, quia in agraria largitione ambitiosus in socios eoque ciuibus uilior erat, ut alio munere sibi reconciliaret ciuium animos, iubere pro Siculo frumento pecuniam acceptam retribui populo. Id uero haud secus quam praesentem mercedem regni aspernata plebes; adeo propter suspicionem insitam regni, uelut abundarent omnia, munera eius [in animis hominum] respuebantur. Quem ubi primum magistratu abiit damnatum necatumque constat. Sunt qui patrem auctorem eius supplicii ferant: eum cognita domi causa uerberasse ac necasse peculiumque filii Cereri consecrauisse; signum inde factum esse et inscriptum, “ex Cassia familia datum.” Inuenio apud quosdam, idque propius fidem est, a quaestoribus Caesone Fabio et L. Valerio diem dictam perduellionis, damnatumque populi iudicio, dirutas publice aedes. Ea est area ante Telluris aedem. Ceterum siue illud domesticum siue publicum fuit iudicium, damnatur Seruio Cornelio Q. Fabio consulibus.

[42] Haud diuturna ira populi in Cassium fuit. Dulcedo agrariae legis ipsa per se, dempto auctore, subibat animos, accensaque ea cupiditas est malignitate patrum, qui deuictis eo anno Volscis Aequisque, militem praeda fraudauere. Quidquid captum ex hostibus est, uendidit Fabius consul ac redegit in publicum. Inuisum erat Fabium nomen plebi propter nouissimum consulem; tenuere tamen patres ut cum L. Aemilio Caeso Fabius consul crearetur. Eo infestior facta plebes seditione domestica bellum externum exciuit. Bello deinde ciuiles discordiae intermissae; uno animo patres ac plebs rebellantes Volscos et Aequos duce Aemilio prospera pugna uicere. Plus tamen hostium fuga quam proelium absumpsit; adeo pertinaciter fusos insecuti sunt equites. Castoris aedis eodem anno idibus Quintilibus dedicata est; uota erat Latino bello a Postumio dictatore: filius eius duumuir ad id ipsum creatus dedicauit. Sollicitati et eo anno sunt dulcedine agrariae legis animi plebis. Tribuni plebi popularem potestatem lege populari celebrabant: patres, satis superque gratuiti furoris in multitudine credentes esse, largitiones temeritatisque inuitamenta horrebant. Acerrimi patribus duces ad resistendum consules fuere. Ea igitur pars rei publicae uicit, nec in praesens modo sed in uenientem etiam annum M. Fabium, Caesonis fratrem, et magis inuisum alterum plebi accusatione Sp. Cassi, L. Valerium, consules dedit. Certatum eo quoque anno cum tribunis est. Vana lex uanique legis auctores iactando inritum munus facti. Fabium inde nomen ingens post tres continuos consulatus unoque uelut tenore omnes expertos tribuniciis certaminibus habitum; itaque, ut bene locatus, mansit in ea familia aliquamdiu honos. Bellum inde Veiens initum, et Volsci rebellarunt; sed ad bella externa prope supererant uires, abutebanturque iis inter semet ipsos certando. Accessere ad aegras iam omnium mentes prodigia caelestia, prope cotidianas in urbe agrisque ostentantia minas; motique ita numinis causam nullam aliam uates canebant publice priuatimque nunc extis, nunc per aues consulti, quam haud rite sacra fieri; qui terrores tamen eo euasere ut Oppia uirgo Vestalis damnata incesti poenas dederit.

[43] Q. Fabius inde et C. Iulius consules facti. Eo anno non segnior discordia domi et bellum foris atrocius fuit. Ab Aequis arma sumpta; Veientes agrum quoque Romanorum populantes inierunt. Quorum bellorum crescente cura, Caeso Fabius et Sp. Furius consules fiunt. Ortonam, Latinam urbem, Aequi oppugnabant: Veientes, pleni iam populationum, Romam ipsam se oppugnaturos minabantur. Qui terrores cum compescere deberent, auxere insuper animos plebis, redibatque non sua sponte plebi mos detractandi militiam, sed Sp. Licinius tribunus plebis, uenisse tempus ratus per ultimam necessitatem legis agrariae patribus iniungendae, susceperat rem militarem impediendam. Ceterum tota inuidia tribuniciae potestatis uersa in auctorem est, nec in eum consules acrius quam ipsius collegae coorti sunt, auxilioque eorum dilectum consules habent. Ad duo simul bella exercitus scribitur; ducendus Fabio in Aequos, Furio datur in Veientes. In Veientes nihil dignum memoria gestum; et in Aequis quidem Fabio aliquanto plus negotii cum ciuibus quam cum hostibus fuit. Vnus ille uir, ipse consul, rem publicam sustinuit, quam exercitus odio consulis, quantum in se fuit, prodebat. Nam cum consul praeter ceteras imperatorias artes, quas parando gerendoque bello edidit plurimas, ita instruxisset aciem ut solo equitatu emisso exercitum hostium funderet, insequi fusos pedes noluit; nec illos, et si non adhortatio inuisi ducis, suum saltem flagitium et publicum in praesentia dedecus, postmodo periculum, si animus hosti redisset, cogere potuit gradum adcelerare aut si aliud nihil, stare instructos. Iniussu signa referunt, maestique—crederes uictos—exsecrantes nunc imperatorem, nunc nauatam ab equite operam, redeunt in castra. Nec huic tam pestilenti exemplo remedia ulla ab imperatore quaesita sunt; adeo excellentibus ingeniis citius defuerit ars qua ciuem regant quam qua hostem superent. Consul Romam rediit non tam belli gloria aucta quam inritato exacerbatoque in se militum odio. Obtinuere tamen patres ut in Fabia gente consulatus maneret: M. Fabium consulem creant; Fabio collega Cn. Manlius datur.

[44] Et hic annus tribunum auctorem legis agrariae habuit. Tib. Pontificius fuit. Is eandem uiam, uelut processisset Sp. Licinio, ingressus dilectum paulisper impediit. Perturbatis iterum patribus Ap. Claudius uictam tribuniciam potestatem dicere priore anno, in praesentia re, exemplo in perpetuum, quando inuentum sit suis ipsam uiribus dissolui. Neque enim unquam defuturum qui et ex collega uictoriam sibi et gratiam melioris partis bono publico uelit quaesitam; et plures, si pluribus opus sit, tribunos ad auxilium consulum paratos fore, et unum uel aduersus omnes satis esse. Darent modo et consules et primores patrum operam ut, si minus omnes, aliquos tamen ex tribunis rei publicae ac senatui conciliarent. Praeceptis Appi moniti patres et uniuersi comiter ac benigne tribunos appellare, et consulares ut cuique eorum priuatim aliquid iuris aduersus singulos erat, partim gratia, partim auctoritate obtinuere ut tribuniciae potestatis uires salubres uellent rei publicae esse, quattuorque tribunorum aduersus unum moratorem publici commodi auxilio dilectum consules habent. Inde ad Veiens bellum profecti, quo undique ex Etruria auxilia conuenerant, non tam Veientium gratia concitata quam quod in spem uentum erat discordia intestina dissolui rem Romanam posse. Principesque in omnium Etruriae populorum conciliis fremebant aeternas opes esse Romanas nisi inter semet ipsi seditionibus saeuiant; id unum uenenum, eam labem ciuitatibus opulentis repertam ut magna imperia mortalia essent. Diu sustentatum id malum, partim patrum consiliis, partim patientia plebis, iam ad extrema uenisse. Duas ciuitates ex una factas; suos cuique parti magistratus, suas leges esse. Primum in dilectibus saeuire solitos, eosdem in bello tamen paruisse ducibus. Qualicumque urbis statu, manente disciplina militari sisti potuisse; iam non parendi magistratibus morem in castra quoque Romanum militem sequi. Proximo bello in ipsa acie, in ipso certamine, consensu exercitus traditam ultro uictoriam uictis Aequis, signa deserta, imperatorem in acie relictum, iniussu in castra reditum. Profecto si instetur, suo milite uinci Romam posse. Nihil aliud opus esse quam indici ostendique bellum; cetera sua sponte fata et deos gesturos. Hae spes Etruscos armauerant, multis in uicem casibus uictos uictoresque.

[45] Consules quoque Romani nihil praeterea aliud quam suas uires, sua arma horrebant; memoria pessimi proximo bello exempli terrebat ne rem committerent eo ubi duae simul acies timendae essent. Itaque castris se tenebant, tam ancipiti periculo auersi: diem tempusque forsitan ipsum leniturum iras sanitatemque animis allaturum. Veiens hostis Etruscique eo magis praepropere agere; lacessere ad pugnam primo obequitando castris prouocandoque, postremo ut nihil mouebant, qua consules ipsos, qua exercitum increpando: simulationem intestinae discordiae remedium timoris inuentum, et consules magis non confidere quam non credere suis militibus; nouum seditionis genus, silentium otiumque inter armatos. Ad haec in nouitatem generis originisque qua falsa, qua uera iacere. Haec cum sub ipso uallo portisque streperent, haud aegre consules pati; at imperitae multitudini nunc indignatio, nunc pudor pectora uersare et ab intestinis auertere malis; nolle inultos hostes, nolle successum non patribus, non consulibus; externa et domestica odia certare in animis. Tandem superant externa; adeo superbe insolenterque hostis eludebat. Frequentes in praetorium conueniunt; poscunt pugnam, postulant ut signum detur. Consules uelut deliberabundi capita conferunt, diu conloquuntur. Pugnare cupiebant, sed retro reuocanda et abdenda cupiditas erat, ut aduersando remorandoque incitato semel militi adderent impetum. Redditur responsum immaturam rem agi; nondum tempus pugnae esse; castris se tenerent. Edicunt inde ut abstineant pugna; si quis iniussu pugnauerit, ut in hostem animaduersuros. Ita dimissis, quo minus consules uelle credunt, crescit ardor pugnandi. Accendunt insuper hostes ferocius multo, ut statuisse non pugnare consules cognitum est: quippe impune se insultaturos; non credi militi arma; rem ad ultimum seditionis erupturam, finemque uenisse Romano imperio. His freti occursant portis, ingerunt probra; aegre abstinent quin castra oppugnent. Enimuero non ultra contumeliam pati Romanus posse; totis castris undique ad consules curritur; non iam sensim, ut ante, per centurionum principes postulant, sed passim omnes clamoribus agunt. Matura res erat; tergiuersantur tamen. Fabius deinde ad crescentem tumultum iam metu seditionis collega concedente, cum silentium classico fecisset: “ego istos, Cn. Manli, posse uincere scio: uelle ne scirem, ipsi fecerunt. Itaque certum est non dare signum nisi uictores se redituros ex hac pugna iurant. Consulem Romanum miles semel in acie fefellit: deos nunquam fallet.” Centurio erat M. Flauoleius, inter primores pugnae flagitator. “Victor” inquit, “M. Fabi, reuertar ex acie”; si fallat, Iouem patrem Gradiuumque Martem aliosque iratos inuocat deos. Idem deinceps omnis exercitus in se quisque iurat. Iuratis datur signum; arma capiunt; eunt in pugnam irarum speique pleni. Nunc iubent Etruscos probra iacere, nunc armati sibi quisque lingua promptum hostem offerri. Omnium illo die, qua plebis, qua patrum, eximia uirtus fuit; Fabium nomen maxime enituit; multis ciuilibus certaminibus infensos plebis animos illa pugna sibi reconciliare statuunt.

[46] Instruitur acies, nec Veiens hostis Etruscaeque legiones detractant. Prope certa spes erat non magis secum pugnaturos quam cum Aequis; maius quoque aliquod in tam inritatis animis et occasione ancipiti haud desperandum esse facinus. Res aliter longe euenit; nam non alio ante bello infestior Romanus—adeo hinc contumeliis hostes, hinc consules mora exacerbauerant—proelium iniit. Vix explicandi ordinis spatium Etruscis fuit, cum pilis inter primam trepidationem abiectis temere magis quam emissis, pugna iam in manus, iam ad gladios, ubi Mars est atrocissimus, uenerat. Inter primores genus Fabium insigne spectaculo exemploque ciuibus erat. Ex his Q. Fabium—tertio hic anno ante consul fuerat—principem in confertos Veientes euntem ferox uiribus et armorum arte Tuscus, incautum inter multas uersantem hostium manus, gladio per pectus transfigit; telo extracto praeceps Fabius in uolnus abiit. Sensit utraque acies unius uiri casum, cedebatque inde Romanus cum M. Fabius consul transiluit iacentis corpus obiectaque parma, “hoc iurastis” inquit, “milites, fugientes uos in castra redituros? Adeo ignauissimos hostes magis timetis quam Iouem Martemque per quos iurastis? At ego iniuratus aut uictor reuertar aut prope te hic, Q. Fabi, dimicans cadam.” Consuli tum Caeso Fabius, prioris anni consul: “uerbisne istis, frater, ut pugnent, te impetraturum credis? Di impetrabunt per quos iurauere; et nos, ut decet proceres, ut Fabio nomine est dignum, pugnando potius quam adhortando accendamus militum animos.” Sic in primum infensis hastis prouolant duo Fabii, totamque mouerunt secum aciem.

[47] Proelio ex parte una restituto, nihilo segnius in cornu altero Cn. Manlius consul pugnam ciebat, ubi prope similis fortuna est uersata. Nam ut altero in cornu Q. Fabium, sic in hoc ipsum consulem Manlium iam uelut fusos agentem hostes et impigre milites secuti sunt et, ut ille graui uolnere ictus ex acie cessit, interfectum rati gradum rettulere; cessissentque loco, ni consul alter cum aliquot turmis equitum in eam partem citato equo aduectus, uiuere clamitans collegam, se uictorem fuso altero cornu adesse, rem inclinatam sustinuisset. Manlius quoque ad restituendam aciem se ipse coram offert. Duorum consulum cognita ora accendunt militum animos. Simul et uanior iam erat hostium acies, dum abundante multitudine freti, subtracta subsidia mittunt ad castra oppugnanda. In quae haud magno certamine impetu facto cum praedae magis quam pugnae memores tererent tempus, triarii Romani qui primam inruptionem sustinere non potuerant, missis ad consules nuntiis quo loco res essent, conglobati ad praetorium redeunt et sua sponte ipsi proelium renouant. Et Manlius consul reuectus in castra, ad omnes portas milite opposito hostibus uiam clauserat. Ea desperatio Tuscis rabiem magis quam audaciam accendit. Nam cum incursantes quacumque exitum ostenderet spes uano aliquotiens impetu issent, globus iuuenum unus in ipsum consulem insignem armis inuadit. Prima excepta a circumstantibus tela; sustineri deinde uis nequit; consul mortifero uolnere ictus cadit, fusique circa omnes. Tuscis crescit audacia; Romanos terror per tota castra trepidos agit, et ad extrema uentum foret ni legati rapto consulis corpore patefecissent una porta hostibus uiam. Ea erumpunt; consternatoque agmine abeuntes in uictorem alterum incidunt consulem; ibi iterum caesi fusique passim. Victoria egregia parta, tristis tamen duobus tam claris funeribus. Itaque consul decernente senatu triumphum, si exercitus sine imperatore triumphare possit, pro eximia eo bello opera facile passurum respondit; se familia funesta Q. Fabi fratris morte, re publica ex parte orba, consule altero amisso, publico priuatoque deformem luctu lauream non accepturum. Omni acto triumpho depositus triumphus clarior fuit; adeo spreta in tempore gloria interdum cumulatior rediit. Funera deinde duo deinceps collegae fratrisque ducit, idem in utroque laudator, cum concedendo illis suas laudes ipse maximam partem earum ferret. Neque immemor eius quod initio consulatus imbiberat, reconciliandi animos plebis, saucios milites curandos diuidit patribus. Fabiis plurimi dati, nec alibi maiore cura habiti. Inde populares iam esse Fabii, nec hoc ulla nisi salubri rei publicae arte.

[48] Igitur non patrum magis quam plebis studiis K. Fabius cum T. Verginio consul factus neque belli neque dilectus neque ullam aliam priorem curam agere quam ut iam aliqua ex parte incohata concordiae spe, primo quoque tempore cum patribus coalescerent animi plebis. Itaque principio anni censuit priusquam quisquam agrariae legis auctor tribunus exsisteret, occuparent patres ipsi suum munus facere; captiuum agrum plebi quam maxime aequaliter darent; uerum esse habere eos quorum sanguine ac sudore partus sit. Aspernati patres sunt; questi quoque quidam nimia gloria luxuriare et euanescere uiuidum quondam illud Caesonis ingenium. Nullae deinde urbanae factiones fuere; uexabantur incursionibus Aequorum Latini. Eo cum exercitu Caeso missus in ipsorum Aequorum agrum depopulandum transit. Aequi se in oppida receperunt murisque se tenebant; eo nulla pugna memorabilis fuit. At a Veiente hoste clades accepta temeritate alterius consulis, actumque de exercitu foret, ni K. Fabius in tempore subsidio uenisset. Ex eo tempore neque pax neque bellum cum Veientibus fuit; res proxime formam latrocinii uenerat. Legionibus Romanis cedebant in urbem; ubi abductas senserant legiones, agros incursabant, bellum quiete, quietem bello in uicem eludentes. Ita neque omitti tota res nec perfici poterat; et alia bella aut praesentia instabant, ut ab Aequis Volscisque, non diutius quam recens dolor proximae cladis transiret quiescentibus, aut mox moturos esse apparebat Sabinos semper infestos Etruriamque omnem. Sed Veiens hostis, adsiduus magis quam grauis, contumeliis saepius quam periculo animos agitabat, quod nullo tempore neglegi poterat aut auerti alio sinebat. Tum Fabia gens senatum adiit. Consul pro gente loquitur: “adsiduo magis quam magno praesidio, ut scitis, patres conscripti, bellum Veiens eget. Vos alia bella curate, Fabios hostes Veientibus date. Auctores sumus tutam ibi maiestatem Romani nominis fore. Nostrum id nobis uelut familiare bellum priuato sumptu gerere in animo est; res publica et milite illic et pecunia uacet.” Gratiae ingentes actae. Consul e curia egressus comitante Fabiorum agmine, qui in uestibulo curiae senatus consultum exspectantes steterant, domum redit. Iussi armati postero die ad limen consulis adesse; domos inde discedunt.

[49] Manat tota urbe rumor; Fabios ad caelum laudibus ferunt: familiam unam subisse ciuitatis onus; Veiens bellum in priuatam curam, in priuata arma uersum. Si sint duae roboris eiusdem in urbe gentes, deposcant haec Volscos sibi, illa Aequos: populo Romano tranquillam pacem agente omnes finitimos subigi populos posse. Fabii postera die arma capiunt; quo iussi erant conueniunt. Consul paludatus egrediens in uestibulo gentem omnem suam instructo agmine uidet; acceptus in medium signa ferri iubet. Nunquam exercitus neque minor numero neque clarior fama et admiratione hominum per urbem incessit. Sex et trecenti milites, omnes patricii, omnes unius gentis, quorum neminem ducem sperneres, egregius quibuslibet temporibus senatus, ibant, unius familiae uiribus Veienti populo pestem minitantes. Sequebatur turba propria alia cognatorum sodaliumque, nihil medium, nec spem nec curam, sed immensa omnia uoluentium animo, alia publica sollicitudine excitata, fauore et admiratione stupens. Ire fortes, ire felices iubent, inceptis euentus pares reddere; consulatus inde ac triumphos, omnia praemia ab se, omnes honores sperare. Praetereuntibus Capitolium arcemque et alia templa, quidquid deorum oculis, quidquid animo occurrit, precantur ut illud agmen faustum atque felix mittant, sospites breui in patriam ad parentes restituant. In cassum missae preces. Infelici uia, dextro iano portae Carmentalis, profecti ad Cremeram flumen perueniunt. Is opportunus uisus locus communiendo praesidio. L. Aemilius inde et C. Seruilius consules facti. Et donec nihil aliud quam in populationibus res fuit, non ad praesidium modo tutandum Fabii satis erant, sed tota regione qua Tuscus ager Romano adiacet, sua tuta omnia, infesta hostium, uagantes per utrumque finem, fecere. Interuallum deinde haud magnum populationibus fuit, dum et Veientes accito ex Etruria exercitu praesidium Cremerae oppugnant, et Romanae legiones ab L. Aemilio consule adductae cominus cum Etruscis dimicant acie; quamquam uix dirigendi aciem spatium Veientibus fuit; adeo inter primam trepidationem dum post signa ordines introeunt subsidiaque locant, inuecta subito ab latere Romana equitum ala non pugnae modo incipiendae sed consistendi ademit locum. Ita fusi retro ad saxa Rubra—ibi castra habebant—, pacem supplices petunt. Cuius impetratae, ab insita animis leuitate, ante deductum Cremera Romanum praesidium paenituit.

[50] Rursus cum Fabiis erat Veienti populo, sine ullo maioris belli apparatu, certamen; nec erant incursiones modo in agros aut subiti impetus in incursantes, sed aliquotiens aequo campo conlatisque signis certatum, gensque una populi Romani saepe ex opulentissima, ut tum res erant, Etrusca ciuitate uictoriam tulit. Id primo acerbum indignumque Veientibus est uisum; inde consilium ex re natum insidiis ferocem hostem captandi; gaudere etiam multo successu Fabiis audaciam crescere. Itaque et pecora praedantibus aliquotiens, uelut casu incidissent, obuiam acta, et agrestium fuga uasti relicti agri, et subsidia armatorum ad arcendas populationes missa saepius simulato quam uero pauore refugerunt. Iamque Fabii adeo contempserant hostem ut sua inuicta arma neque loco neque tempore ullo crederent sustineri posse. Haec spes prouexit ut ad conspecta procul a Cremera magno campi interuallo pecora, quamquam rara hostium apparebant arma, decurrerent. Et cum improuidi effuso cursu insidias circa ipsum iter locatas superassent palatique passim uaga, ut fit pauore iniecto, raperent pecora, subito ex insidiis consurgitur; et aduersi et undique hostes erant. Primo clamor circumlatus exterruit, dein tela ab omni parte accidebant; coeuntibusque Etruscis, iam continenti agmine armatorum saepti, quo magis se hostis inferebat, cogebantur breuiore spatio et ipsi orbem colligere, quae res et paucitatem eorum insignem et multitudinem Etruscorum, multiplicatis in arto ordinibus, faciebat. Tum omissa pugna, quam in omnes partes parem intenderant, in unum locum se omnes inclinant; eo nisi corporibus armisque rupere cuneo uiam. Duxit uia in editum leniter collem. Inde primo restitere; mox, ut respirandi superior locus spatium dedit recipiendique a pauore tanto animum, pepulere etiam subeuntes, uincebatque auxilio loci paucitas, ni iugo circummissus Veiens in uerticem collis euasisset. Ita superior rursus hostis factus. Fabii caesi ad unum omnes praesidiumque expugnatum. Trecentos sex perisse satis conuenit, unum prope puberem aetate relictum, stirpem genti Fabiae dubiisque rebus populi Romani saepe domi bellique uel maximum futurum auxilium.

[51] Cum haec accepta clades est, iam C. Horatius et T. Menenius consules erant. Menenius aduersus Tuscos uictoria elatos confestim missus. Tum quoque male pugnatum est, et Ianiculum hostes occupauere; obsessaque urbs foret, super bellum annona premente- transierant enim Etrusci Tiberim—, ni Horatius consul ex Volscis esset reuocatus. Adeoque id bellum ipsis institit moenibus, ut primo pugnatum ad Spei sit aequo Marte, iterum ad portam Collinam. Ibi quamquam paruo momento superior Romana res fuit, meliorem tamen militem, recepto pristino animo, in futura proelia id certamen fecit. A. Verginius et Sp. Seruilius consules fiunt. Post acceptam proxima pugna cladem Veientes abstinuere acie; populationes erant, et uelut ab arce Ianiculo passim in Romanum agrum impetus dabant; non usquam pecora tuta, non agrestes erant. Capti deinde eadem arte sunt qua ceperant Fabios. Secuti dedita opera passim ad inlecebras propulsa pecora praecipitauere in insidias; quo plures erant, maior caedes fuit. Ex hac clade atrox ira maioris cladis causa atque initium fuit. Traiecto enim nocte Tiberi, castra Seruili consulis adorti sunt oppugnare. Inde fusi magna caede in Ianiculum se aegre recepere. Confestim consul et ipse transit Tiberim, castra sub Ianiculo communit. Postero die luce orta nonnihil et hesterna felicitate pugnae ferox, magis tamen quod inopia frumenti quamuis in praecipitia, dum celeriora essent, agebat consilia, temere aduerso Ianiculo ad castra hostium aciem erexit, foediusque inde pulsus quam pridie pepulerat, interuentu collegae ipse exercitusque est seruatus. Inter duas acies Etrusci, cum in uicem his atque illis terga darent, occidione occisi. Ita oppressum temeritate felici Veiens bellum.

[52] Vrbi cum pace laxior etiam annona rediit, et aduecto ex Campania frumento, et postquam timor sibi cuique futurae inopiae abiit, eo quod abditum fuerat prolato. Ex copia deinde otioque lasciuire rursus animi et pristina mala, postquam foris deerant, domi quaerere. Tribuni plebem agitare suo ueneno, agraria lege; in resistentes incitare patres, nec in uniuersos modo sed in singulos. Q. Considius et T. Genucius, auctores agrariae legis, T. Menenio diem dicunt. Inuidiae erat amissum Cremerae praesidium, cum haud procul inde statiua consul habuisset; ea oppressit, cum et patres haud minus quam pro Coriolano adnisi essent et patris Agrippae fauor hauddum exoleuisset. In multa temperarunt tribuni; cum capitis anquisissent, duorum milium aeris damnato multam dixerunt. Ea in caput uertit; negant tulisse ignominiam aegritudinemque; inde morbo absumptum. Alius deinde reus, Sp. Seruilius, ut consulatu abiit, C. Nautio et P. Valerio consulibus, initio statim anni ab L. Caedicio et T. Statio tribunis die dicta, non ut Menenius, precibus suis aut patrum sed cum multa fiducia innocentiae gratiaeque tribunicios impetus tulit. Et huic proelium cum Tuscis ad Ianiculum erat crimini. Sed feruidi animi uir ut in publico periculo ante, sic tum in suo, non tribunos modo sed plebem oratione feroci refutando exprobrandoque T. Meneni damnationem mortemque, cuius patris munere restituta quondam plebs eos ipsos quibus tum saeuiret magistratus, eas leges haberet, periculum audacia discussit. Iuuit et Verginius collega testis productus, participando laudes; magis tamen Menenianum—adeo mutauerant animum— profuit iudicium.

[53] Certamina domi finita: Veiens bellum exortum, quibus Sabini arma coniunxerant. P. Valerius consul accitis Latinorum Hernicorumque auxiliis cum exercitu Veios missus castra Sabina, quae pro moenibus sociorum locata erant, confestim adgreditur; tantamque trepidationem iniecit ut dum dispersi alii alia manipulatim excurrunt ad arcendam hostium uim, ea porta cui signa primum intulerat caperetur. Intra uallum deinde caedes magis quam proelium esse. Tumultus e castris et in urbem penetrat; tamquam Veiis captis, ita pauidi Veientes ad arma currunt. Pars Sabinis eunt subsidio, pars Romanos toto impetu intentos in castra adoriuntur. Paulisper auersi turbatique sunt; deinde et ipsi utroque uersis signis resistunt, et eques ab consule immissus Tuscos fundit fugatque, eademque hora duo exercitus, duae potentissimae et maxime finitimae gentes superatae sunt. Dum haec ad Veios geruntur, Volsci Aequique in Latino agro posuerant castra populatique fines erant. Eos per se ipsi Latini adsumptis Hernicis, sine Romano aut duce aut auxilio castris exuerunt; ingenti praeda praeter suas reciperatas res potiti sunt. Missus tamen ab Roma consul in Volscos C. Nautius; mos, credo, non placebat, sine Romano duce exercituque socios propriis uiribus consiliisque bella gerere. Nullum genus calamitatis contumeliaeque non editum in Volscos est, nec tamen perpelli potuere ut acie dimicarent.

[54] L. Furius inde et C. Manlius consules. Manlio Veientes prouincia euenit; non tamen bellatum; indutiae in annos quadraginta petentibus datae frumento stipendioque imperato. Paci externae confestim continuatur discordia domi. Agrariae legis tribuniciis stimulis plebs furebat. Consules, nihil Meneni damnatione, nihil periculo deterriti Seruili, summa ui resistunt. Abeuntes magistratu Cn. Genucius tribunus plebis arripuit. L. Aemilius et Opiter Verginius consulatum ineunt; Vopiscum Iulium pro Verginio in quibusdam annalibus consulem inuenio. Hoc anno, quoscumque consules habuit, rei ad populum Furius et Manlius circumeunt sordidati non plebem magis quam iuniores patrum. Suadent monent honoribus et administratione rei publicae abstineant; consulares uero fasces, praetextam, curulemque sellam nihil aliud quam pompam funeris putent; claris insignibus uelut infulis uelatos ad mortem destinari. Quod si consulatus tanta dulcedo sit, iam nunc ita in animum inducant consulatum captum et oppressum ab tribunicia potestate esse; consuli, uelut apparitori tribunicio, omnia ad nutum imperiumque tribuni agenda esse; si se commouerit, si respexerit patres, si aliud quam plebem esse in re publica crediderit, exsilium Cn. Marci, Meneni damnationem et mortem sibi proponat ante oculos. His accensi uocibus patres consilia inde non publica sed in priuato seductaque a plurium conscientia habuere, ubi cum id modo constaret, iure an iniuria, eripiendos esse reos, atrocissima quaeque maxime placebat sententia, nec auctor quamuis audaci facinori deerat. Igitur iudicii die, cum plebs in foro erecta expectatione staret, mirari primo quod non descenderet tribunus; dein cum iam mora suspectior fieret, deterritum a primoribus credere et desertam ac proditam causam publicam queri; tandem qui obuersati uestibulo tribuni fuerant nuntiant domi mortuum esse inuentum. Quod ubi in totam contionem pertulit rumor, sicut acies funditur duce occiso, ita dilapsi passim alii alio. Praecipuus pauor tribunos inuaserat, quam nihil auxilii sacratae leges haberent morte collegae monitos. Nec patres satis moderate ferre laetitiam, adeoque neminem noxiae paenitebat, ut etiam insontes fecisse uideri uellent, palamque ferretur malo domandam tribuniciam potestatem.

[55] Sub hac pessimi exempli uictoria dilectus edicitur, pauentibusque tribunis sine intercessione ulla consules rem peragunt. Tum uero irasci plebs tribunorum magis silentio quam consulum imperio, et dicere actum esse de libertate sua; rursus ad antiqua reditum; cum Genucio una mortuam ac sepultam tribuniciam potestatem. Aliud agendum ac cogitandum quomodo resistatur patribus; id autem unum consilium esse ut se ipsa plebs, quando aliud nihil auxilii habeat, defendat. Quattuor et uiginti lictores apparere consulibus et eos ipsos plebis homines; nihil contemptius neque infirmius, si sint qui contemnant; sibi quemque ea magna atque horrenda facere. His uocibus alii alios cum incitassent, ad Voleronem Publilium de plebe hominem quia, quod ordines duxisset, negaret se militem fieri debere, lictor missus est a consulibus. Volero appellat tribunos. Cum auxilio nemo esset, consules spoliari hominem et uirgas expediri iubent. “Prouoco” inquit, “ad populum” Volero, “quoniam tribuni ciuem Romanum in conspectu suo uirgis caedi malunt quam ipsi in lecto suo a uobis trucidari.” Quo ferocius clamitabat, eo infestius circumscindere et spoliare lictor. Tum Volero et praeualens ipse et adiuuantibus aduocatis repulso lictore, ubi indignantium pro se acerrimus erat clamor, eo se in turbam confertissimam recipit clamitans: “prouoco et fidem plebis imploro. Adeste, ciues; adeste, commilitones; nihil est quod expectetis tribunos quibus ipsis uestro auxilio opus est.” Concitati homines ueluti ad proelium se expediunt, apparebatque omne discrimen adesse; nihil cuiquam sanctum, non publici fore, non priuati iuris. Huic tantae tempestati cum se consules obtulissent, facile experti sunt parum tutam maiestatem sine uiribus esse. Violatis lictoribus, fascibus fractis, e foro in curiam compelluntur, incerti quatenus Volero exerceret uictoriam. Conticescente deinde tumultu cum in senatum uocari iussissent, queruntur iniurias suas, uim plebis, Voleronis audaciam. Multis ferociter dictis sententiis, uicere seniores quibus ira patrum aduersus temeritatem plebis certari non placuit.

[56] Voleronem amplexa fauore plebs proximis comitiis tribunum plebi creat in eum annum qui L. Pinarium P. Furium consules habuit. Contraque omnium opinionem, qui eum uexandis prioris anni consulibus permissurum tribunatum credebant, post publicam causam priuato dolore habito, ne uerbo quidem uiolatis consulibus, rogationem tulit ad populum ut plebeii magistratus tributis comitiis fierent. Haud parua res sub titulo prima specie minime atroci ferebatur, sed quae patriciis omnem potestatem per clientium suffragia creandi quos uellent tribunos auferret. Huic actioni gratissimae plebi cum summa ui resisterent patres, nec quae una uis ad resistendum erat, ut intercederet aliquis ex collegio, auctoritate aut consulum aut principum adduci posset, res tamen suo ipsa molimine grauis certaminibus in annum extrahitur. Plebs Voleronem tribunum reficit: patres, ad ultimum dimicationis rati rem uenturam, Ap. Claudium Appi filium, iam inde a paternis certaminibus inuisum infestumque plebi, consulem faciunt. Collega ei T. Quinctius datur. Principio statim anni nihil prius quam de lege agebatur. Sed ut inuentor legis Volero, sic Laetorius, collega eius, auctor cum recentior tum acrior erat. Ferocem faciebat belli gloria ingens, quod aetatis eius haud quisquam manu promptior erat. Is, cum Volero nihil praeterquam de lege loqueretur, insectatione abstinens consulum, ipse incusationem Appi familiaeque superbissimae ac crudelissimae in plebem Romanam exorsus, cum a patribus non consulem, sed carnificem ad uexandam et lacerandam plebem creatum esse contenderet, rudis in militari homine lingua non suppetebat libertati animoque. Itaque deficiente oratione, “quando quidem non facile loquor” inquit, “Quirites, quam quod locutus sum praesto, crastino die adeste; ego hic aut in conspectu uestro moriar aut perferam legem”. Occupant tribuni templum postero die; consules nobilitasque ad impediendam legem in contione consistunt. Summoueri Laetorius iubet, praeterquam qui suffragium ineant. Adulescentes nobiles stabant nihil cedentes uiatori. Tum ex his prendi quosdam Laetorius iubet. Consul Appius negare ius esse tribuno in quemquam nisi in plebeium; non enim populi sed plebis eum magistratum esse; nec illam ipsam submouere pro imperio posse more maiorum, quia ita dicatur: “si uobis uidetur, discedite, Quirites.” Facile contemptim de iure disserendo perturbare Laetorium poterat. Ardens igitur ira tribunus uiatorem mittit ad consulem, consul lictorem ad tribunum, priuatum esse clamitans, sine imperio, sine magistratu; uiolatusque esset tribunus, ni et contio omnis atrox coorta pro tribuno in consulem esset, et concursus hominum in forum ex tota urbe concitatae multitudinis fieret. Sustinebat tamen Appius pertinacia tantam tempestatem, certatumque haud incruento proelio foret, ni Quinctius, consul alter, consularibus negotio dato ut collegam ui, si aliter non possent, de foro abducerent, ipse nunc plebem saeuientem precibus lenisset, nunc orasset tribunos ut concilium dimitterent; darent irae spatium; non uim suam illis tempus adempturum, sed consilium uiribus additurum; et patres in populi et consulem in patrum fore potestate.

[57] Aegre sedata ab Quinctio plebs, multo aegrius consul alter a patribus. Dimisso tandem concilio plebis senatum consules habent. Vbi cum timor atque ira in uicem sententias uariassent, quo magis spatio interposito ab impetu ad consultandum auocabantur, eo plus abhorrebant a certatione animi, adeo ut Quinctio gratias agerent quod eius opera mitigata discordia esset. Ab Appio petitur ut tantam consularem maiestatem esse uellet quanta esse in concordi ciuitate posset; dum tribunique et consules ad se quisque omnia trahant, nihil relictum esse uirium in medio; distractam laceratamque rem publicam; magis quorum in manu sit quam ut incolumis sit quaeri. Appius contra testari deos atque homines rem publicam prodi per metum ac deseri; non consulem senatui sed senatum consuli deesse; grauiores accipi leges quam in Sacro monte acceptae sint. Victus tamen patrum consensu quieuit; lex silentio perfertur.

[58] Tum primum tributis comitiis creati tribuni sunt. Numero etiam additos tres, perinde ac duo antea fuerint, Piso auctor est. Nominat quoque tribunos, Cn. Siccium, L. Numitorium, M. Duillium, Sp. Icilium, L. Maecilium. Volscum Aequicumque inter seditionem Romanam est bellum coortum. Vastauerant agros ut si qua secessio plebis fieret ad se receptum haberet; compositis deinde rebus castra retro mouere. Ap. Claudius in Volscos missus, Quinctio Aequi prouincia euenit. Eadem in militia saeuitia Appi quae domi esse, liberior quod sine tribuniciis uinculis erat. Odisse plebem plus quam paterno odio: se uictum ab ea; se unico consule electo aduersus tribuniciam potestatem perlatam legem esse, quam minore conatu, nequaquam tanta patrum spe, priores impedierint consules. Haec ira indignatioque ferocem animum ad uexandum saeuo imperio exercitum stimulabat. Nec ulla ui domari poterat; tantum certamen animis imbiberant. Segniter, otiose, neglegenter, contumaciter omnia agere; nec pudor nec metus coercebat. Si citius agi uellet agmen, tardius sedulo incedere; si adhortator operis adesset, omnes sua sponte motam remittere industriam; praesenti uoltus demittere, tacite praetereuntem exsecrari, ut inuictus ille odio plebeio animus interdum moueretur. Omni nequiquam acerbitate prompta, nihil iam cum militibus agere; a centurionibus corruptum exercitum dicere; tribunos plebei cauillans interdum et Volerones uocare.

[59] Nihil eorum Volsci nesciebant, instabantque eo magis, sperantes idem certamen animorum aduersus Appium habiturum exercitum Romanum quod aduersus Fabium consulem habuisset. Ceterum multo Appio quam Fabio uiolentior fuit; non enim uincere tantum noluit, ut Fabianus exercitus, sed uinci uoluit. Productus in aciem turpi fuga petit castra, nec ante restitit quam signa inferentem Volscum munimentis uidit foedamque extremi agminis caedem. Tum expressa uis ad pugnandum, ut uictor iam a uallo submoueretur hostis, satis tamen appareret capi tantum castra militem Romanum noluisse, alioqui gaudere sua clade atque ignominia. Quibus nihil infractus ferox Appi animus cum insuper saeuire uellet contionemque aduocaret, concurrunt ad eum legati tribunique, monentes ne utique experiri uellet imperium, cuius uis omnis in consensu oboedientium esset; negare uolgo milites se ad contionem ituros passimque exaudiri uoces postulantium ut castra ex Volsco agro moueantur; hostem uictorem paulo ante prope in portis ac uallo fuisse, ingentisque mali non suspicionem modo sed apertam speciem obuersari ante oculos. Victus tandem, quando quidem nihil praeter tempus noxae lucrarentur, remissa contione iter in insequentem diem pronuntiari cum iussisset, prima luce classico signum profectionis dedit. Cum maxime agmen e castris explicaretur, Volsci, ut eodem signo excitati, nouissimos adoriuntur. A quibus perlatus ad primos tumultus eo pauore signaque et ordines turbauit ut neque imperia exaudiri neque instrui acies posset. Nemo ullius nisi fugae memor. Ita effuso agmine per stragem corporum armorumque euasere ut prius hostis desisteret sequi quam Romanus fugere. Tandem conlectis ex dissipato cursu militibus consul, cum reuocando nequiquam suos persecutus esset, in pacato agro castra posuit; aduocataque contione inuectus haud falso in proditorem exercitum militaris disciplinae, desertorem signorum, ubi signa, ubi arma essent singulos rogitans, inermes milites, signo amisso signiferos, ad hoc centuriones duplicariosque qui reliquerant ordines, uirgis caesos securi percussit: cetera multitudo sorte decimus quisque ad supplicium lecti.

[60] Contra ea in Aequis inter consulem ac milites comitate ac beneficiis certatum est. Et natura Quinctius erat lenior, et saeuitia infelix collegae quo is magis gauderet ingenio suo effecerat. Huic tantae concordiae ducis exercitusque non ausi offerre se Aequi, uagari populabundum hostem per agros passi; nec ullo ante bello latius inde acta est praeda. Ea omnis militi data est. Addebantur et laudes, quibus haud minus quam praemio gaudent militum animi. Cum duci, tum propter ducem patribus quoque placatior exercitus rediit, sibi parentem, alteri exercitui dominum datum ab senatu memorans. Varia fortuna belli, atroci discordia domi forique annum exactum insignem maxime comitia tributa efficiunt, res maior uictoria suscepti certaminis quam usu. Plus enim dignitatis comitiis ipsis detractum est patres ex concilio submouendo, quam uirium aut plebi additum est aut demptum patribus.

[61] Turbulentior inde annus excepit L. Valerio T. Aemilio consulibus, cum propter certamina ordinum de lege agraria tum propter iudicium Ap. Claudi, cui acerrimo aduersario legis causamque possessorum publici agri tamquam tertio consuli sustinenti M. Duillius et Cn. Siccius diem dixere. Nunquam ante tam inuisus plebi reus ad iudicium uocatus populi est, plenus suarum, plenus paternarum irarum. Patres quoque non temere pro ullo aeque adnisi sunt: propugnatorem senatus maiestatisque uindicem suae, ad omnes tribunicios plebeiosque oppositum tumultus, modum dumtaxat in certamine egressum, iratae obici plebi. Vnus e patribus ipse Ap. Claudius et tribunos et plebem et suum iudicium pro nihilo habebat. Illum non minae plebis, non senatus preces perpellere unquam potuere, non modo ut uestem mutaret aut supplex prensaret homines, sed ne ut ex consueta quidem asperitate orationis, cum ad populum agenda causa esset, aliquid leniret atque submitteret. Idem habitus oris, eadem contumacia in uoltu, idem in oratione spiritus erat, adeo ut magna pars plebis Appium non minus reum timeret quam consulem timuerat. Semel causam dixit, quo semper agere omnia solitus erat, accusatorio spiritu, adeoque constantia sua et tribunos obstupefecit et plebem ut diem ipsi sua uoluntate prodicerent, trahi deinde rem sinerent. Haud ita multum interim temporis fuit; ante tamen quam prodicta dies ueniret, morbo moritur. Cuius laudationem cum tribunus plebis impedire conaretur, plebs fraudari sollemni honore supremum diem tanti uiri noluit, et laudationem tam aequis auribus mortui audiuit quam uiui accusationem audierat et exsequias frequens celebrauit.

[62] Eodem anno Valerius consul cum exercitu in Aequos profectus, cum hostem ad proelium elicere non posset, castra oppugnare est adortus. Prohibuit foeda tempestas cum grandine ac tonitribus caelo deiecta. Admirationem deinde auxit signo receptui dato adeo tranquilla serenitas reddita ut uelut numine aliquo defensa castra oppugnare iterum religio fuerit. Omnis ira belli ad populationem agri uertit. Alter consul Aemilius in Sabinis bellum gessit. Et ibi, quia hostis moenibus se tenebat, uastati agri sunt. Incendiis deinde non uillarum modo sed etiam uicorum quibus frequenter habitabatur Sabini exciti cum praedatoribus occurrissent, ancipiti proelio digressi postero die rettulere castra in tutiora loca. Id satis consuli uisum cur pro uicto relinqueret hostem, integro inde decedens bello.

[63] Inter haec bella manente discordia domi, consules T. Numicius Priscus A. Verginius facti. Non ultra uidebatur latura plebes dilationem agrariae legis, ultimaque uis parabatur, cum Volscos adesse fumo ex incendiis uillarum fugaque agrestium cognitum est. Ea res maturam iam seditionem ac prope erumpentem repressit. Consules coacti extemplo ab senatu ad bellum educta ex urbe iuuentute tranquilliorem ceteram plebem fecerunt. Et hostes quidem nihil aliud quam perfusis uano timore Romanis citato agmine abeunt: Numicius Antium aduersus Volscos, Verginius contra Aequos profectus. Ibi ex insidiis prope magna accepta clade uirtus militum rem prolapsam neglegentia consulis restituit. Melius in Volscis imperatum est; fusi primo proelio hostes fugaque in urbem Antium, ut tum res erant opulentissimam, acti. Quam consul oppugnare non ausus Caenonem, aliud oppidum nequaquam tam opulentum, ab Antiatibus cepit. Dum Aequi Volscique Romanos exercitus tenent, Sabini usque ad portas urbis populantes incessere. Deinde ipsi paucis post diebus ab duobus exercitibus, utroque per iram consule ingresso in fines, plus cladium quam intulerant acceperunt.

[64] Extremo anno pacis aliquid fuit, sed, ut semper alias, sollicitae certamine patrum et plebis. Irata plebs interesse consularibus comitiis noluit; per patres clientesque patrum consules creati T. Quinctius Q. Seruilius. Similem annum priori habent, seditiosa initia, bello deinde externo tranquilla. Sabini Crustuminos campos citato agmine transgressi cum caedes et incendia circum Anienem flumen fecissent, a porta prope Collina moenibusque pulsi ingentes tamen praedas hominum pecorumque egere. Quos Seruilius consul infesto exercitu insecutus ipsum quidem agmen adipisci aequis locis non potuit, populationem adeo effuse fecit, ut nihil bello intactum relinquerent multiplicique capta praeda rediret. Et in Volscis res publica egregie gesta cum ducis tum militum opera. Primum aequo campo signis conlatis pugnatum, ingenti caede utrimque, plurimo sanguine; et Romani, quia paucitas damno sentiendo propior erat, gradum rettulissent, ni salubri mendacio consul fugere hostes ab cornu altero clamitans concitasset aciem. Impetu facto dum se putant uincere uicere. Consul metuens ne nimis instando renouaret certamen, signum receptui dedit. Intercessere pauci dies, uelut tacitis indutiis utrimque quiete sumpta, per quos ingens uis hominum ex omnibus Volscis Aequisque populis in castra uenit, haud dubitans si senserint Romanos nocte abituros. Itaque tertia fere uigilia ad castra oppugnanda ueniunt. Quinctius sedato tumultu quem terror subitus exciuerat, cum manere in tentoriis quietum militem iussisset, Hernicorum cohortem in stationem educit, cornicines tubicinesque in equos impositos canere ante uallum iubet sollicitumque hostem ad lucem tenere. Reliquum noctis adeo tranquilla omnia in castris fuere ut somni quoque Romanis copia esset. Volscos species armatorum peditum, quos et plures esse et Romanos putabant, fremitus hinnitusque equorum, qui et insueto sedente equite et insuper aures agitante sonitu saeuiebant, intentos uelut ad impetum hostium tenuit.

[65] Vbi inluxit, Romanus integer satiatusque somno productus in aciem fessum stando et uigiliis Volscum primo impetu perculit; quamquam cessere magis quam pulsi hostes sunt, quia ab tergo erant cliui in quos post principia integris ordinibus tutus receptus fuit. Consul ubi ad iniquum locum uentum est, sistit aciem. Miles aegre teneri, clamare et poscere ut perculsis instare liceat. Ferocius agunt equites; circumfusi duci uociferantur se ante signa ituros. Dum cunctatur consul uirtute militum fretus, loco parum fidens, conclamant se ituros clamoremque res est secuta. Fixis in terram pilis quo leuiores ardua euaderent, cursu subeunt. Volscus effusis ad primum impetum missilibus telis, saxa obiacentia pedibus ingerit in subeuntes, turbatosque ictibus crebris urget ex superiore loco. Sic prope oneratum est sinistrum Romanis cornu, ni referentibus iam gradum consul increpando simul temeritatem, simul ignauiam, pudore metum excussisset. Restitere primo obstinatis animis; deinde, ut obtinentes locum uim pro ui referebant, audent ultro gradum inferre et clamore renouato commouent aciem; tum rursus impetu capto enituntur atque exsuperant iniquitatem loci. Iam prope erat ut in summum cliui iugum euaderent cum terga hostes dedere, effusoque cursu paene agmine uno fugientes sequentesque castris incidere. In eo pauore castra capiuntur: qui Volscorum effugere potuerunt, Antium petunt. Antium et Romanus exercitus ductus. Paucos circumsessum dies deditur, nulla oppugnantium noua ui, sed quod iam inde ab infelici pugna castrisque amissis ceciderant animi.


Durante la retirada de los plebeyos al monte Sacro comenzaron su consulado Espurio Casio y Póstumo Cominio. Bajo su gobierno se ajustó un tratado con los latinos. Uno de los cónsules permaneció en Roma para celebrarlo; el otro, enviado contra los volscos, los derrotó y tomó la ciudad de Longula. Inmediatamente después se hizo dueño de Polusca y atacó con gran ímpetu a Coriolos. Se encontraba entonces en el campamento, entre los jóvenes principales, un cierto Cneo Marcio, mancebo de buen juicio y pronto en el obrar. Sitiaba de improviso el ejército romano la ciudad de Coriolos y presionaba en el interior a los habitantes encerrados dentro de los muros, cuando las legiones volscas lo atacaron, mientras el enemigo hacía una salida desde dentro de la plaza. Quiso la casualidad que a la sazón se hallase de guardia Cneo Marcio, quien, con escogida tropa, no sólo rechazó el ataque de los que irrumpían de la ciudad, sino precipitándose impetuosamente por la puerta abierta, sembró la matanza en los lugares próximos a la misma y comenzó a incendiar los edificios cercanos. Los gritos de los habitantes infundieron alientos a los romanos y sembraron el desconcierto en las filas de los volscos. Así fueron derrotados los volscos y tomada la plaza de Coriolos. Y Cneo Marcio, héroe de la jornada, fue apodado de allí en más como Coriolano.

Este mismo año murió Menenio Agripa, hombre amado por patricios y plebeyos, y mucho más por estos últimos, después de su retirada al Monte Sacro.

Los cónsules siguientes fueron Tito Geganio y Publio Minucio. Este año, cuando ninguna guerra amenazaba en el exterior y reinaba la concordia en el interior, la carestía de víveres oprimió al pueblo. Como los campos habían quedado sin cultivar por la retirada de la plebe, el hambre se cernió sobre las clases pobre y los esclavos, y hubieran muerto muchos si los cónsules no hubiesen tomado las mediadas oportunas y enviado a diversas partes en busca de trigo. Llegó, al fin, de Etruria gran cantidad de granos que fueron repartidos entre la plebe.

Habiendo llegado de Sicilia gran cantidad de trigo al año siguiente durante el consulado de Marco Minucio y de Aulo Sempronio, se trató en el Senado del precio a que había de venderse al pueblo. Muchos pensaban que era hora de recuperar los derechos arrancados al Senado por medio de su retirada y de la violencia. Primero que nadie, Marcio Coriolano, enemigo del poder tribunicio, dijo: “Si quieren los víveres al precio de antes, devuelvan al Senado sus antiguos derechos. ¿He de ver con estos ojos las magistraturas en poder de gente plebeya? ¿Sufriré que sometido al yugo me rescate una caterva de ladrones? Quien no habría tolerado al rey Tarquinio, ¿tendrá que sufrir a un Sicinio omnipotente, tribuno de la plebe? Váyase hoy mismo; lleve consigo la plebe; abierto tiene el camino al Monte Sacro.”

Esta opinión pareció a la asamblea excesivamente dura, y casi puso las armas en manos de los indignados plebeyos.  Y habrían atacado a Coriolano a la salida de la Curia, si los tribunos no lo hubiesen llamado a comparecer ante el pueblo. Marcio oía despectivamente las amenazas de los tribunos, mas era tal la indignación de la plebe, que los patricios se vieron obligados a dejarlo a la merced del vulgo. Pero como Coriolano no comparecía el día prefijado, el pueblo lo condenó en rebeldía. Con la amenaza en la boca y el odio en el fondo de su corazón, buscó refugio entre los volscos, quienes lo recibieron con benevolencia. Una vez instalado en la casa de Atio Tulio, personaje principal entre ese pueblo, comenzó a tramar junto con éste una guerra contra Roma.

Por entonces, se celebraban en Roma unos juegos solemnísimos, a los cuales, por instigación de Atio Tulio, concurrieron los volscos en gran número. Antes que las fiestas comenzasen, Tulio se llegó hasta los cónsules y les pidió una entrevista. Una vez concedida, comenzó a acusar a sus conciudadanos de preparar una revuelta durante los juegos. Dichas estas palabras se marchó de la ciudad. Una vez que los cónsules dieron cuenta al Senado de la situación, movió a la asamblea a tomar precauciones y promulgó un senadoconsulto para que los volscos saliesen de la ciudad. Tremendo miedo sobrecogió a los interesados, que se dieron prisa en marcharse; y ya en marcha, se llenaron de ira, viéndose tratados como criminales, y expulsados como gente impura de los juegos.

http://roma-eterna.9f.com/Roma_Consular/La_Rebelion_de_la_Plebe.htm

http://www.roma-eterna.9f.com/Roma_Consular/La_Ley_Agraria.htm

Marchaban los volscos en larga fila, mientras que Tulio iba abordando a los de mayor relieve con expresiones de queja y de indignación, que encendían la ira en sus corazones. Irritados ya de por sí y excitados por sus discursos, regresaron a sus hogares y, soliviantando cada uno de ellos a sus compatriotas, lograron provocar una sublevación general de los volscos.

Para dirigir la guerra fueron elegidos de común acuerdo Atio Tulio y Cneo Marcio, el desterrado romano, en cuya actuación se cifraban aún mayores esperanzas. Coriolano, marchando contra Circeyos, expulsó primeramente a los colonos y luego a los romanos, y entregó libre la ciudad a los volscos. A continuación se apoderó de Sátrico, Lóngula, Polusca, Coriolos, Mugila y Lavinio. Entonces, ganando la vía Latina por caminos transversales, se adueñó sucesivamente de Corbión, Vetelia, Trebio, Labicos y Pedo. Desde aquí marchó a Roma, y después de acampar a cinco millas de la ciudad, devastó el campo romano. Habían sido ya nombrados cónsules Espurio Naucio y Sexto Furio, antes de los cuales habían desarrollado esa magistratura Cayo Julio y Publio Pinario, y el año anterior Quinto Sulpicio y Espurio Larcio. El Senado ponía exclusivamente en las armas sus esperanzas, mientras que la plebe todo lo prefería a la guerra. Y prevaleció al fin el pueblo, y los senadores se vieron obligados a enviar emisarios al campamento de los volscos. Coriolano dio como respuesta que sólo si Roma devolvía a los volscos sus territorios podría tratarse la paz. Una nueva embajada ni siquiera fue admitida. Los sacerdotes, revestidos con sus insignias, se dirigieron suplicantes a las tiendas enemigas sin que lograsen tampoco quebrantar la decisión de Coriolano.

Entonces las matronas acudieron en tropel a Veturia, madre del general enemigo, y a su esposa Volumna; y consiguieron que ambas se trasladasen con ellas al campamento volsco, con los dos pequeños hijos del desterrado. Cuando hubieron llegado a su destino, llorando y con los cabellos sueltos, no fueron recibidas por Coriolano, hasta que descubrió entre las mujeres a su madre y a su esposa. Precipitandose como loco, fue al encuentro de su progenitora para abrazarla, pero ella, pasando de los ruegos a la cólera, le dijo: “No, antes quiero saber si he venido al campamento de un hijo o de un enemigo; si me hallo aquí en calidad de cautiva o de madre. Mi larga vida y mi desventurada ancianidad, ¿me tenían acaso reservado verte en el destierro y en actitud hostil para con tu patria? ¿Cómo has podido arrasar una tierra que te dio el ser y que te alimentó? ¿Acaso, por duras y amenazadoras que fueran las intenciones con que llegaste hasta aquí, no  se apagó en tu corazón la ira al poner el pie en nuestro suelo? Cuando Roma se ofreció a tus ojos, ¿no pensaste que dentro de esos muros estaban tu casa y tus penates, tu madre, tu esposa y tus hijos? ¡De modo que si yo no te hubiese parido, Roma no se vería sitiada! ¿Si no hubiese tenido un hijo, habría muerto libre en una patria libre! Nada puedo ya sufrir ni más vergonzoso para ti, ni para mí más miserable; la desgraciadísima soy, pero no he de durar mucho tiempo en esta situación. Mira, en cambio, estos seres que te rodean, y a los que aguarda una muerte prematura o una prolongada servidumbre si persistes en tu empeño.” Lo abrazaron luego su mujer y sus hijos, mientras la turba mujeril prorrumpía en lágrimas, manifestaciones de dolor que acabaron por quebrantar la energía de Coriolano. El cual, después de abrazar a los suyos, los despidió, y habiendo a continuación retirado sus legiones del campo romano, falleció según unos víctima del odio que su conducta le había granjeado. Otros dicen que vivió hasta la vejez en el destierro, sobre esto no están concordes los escritores.

Coriolano frente a su madre, esposa, hijos y las matronas romanas

Volvieron más tarde los volscos, aliados con los ecuos. Pero estos últimos se rehusaron a obedecer la jefatura de Atio Tulio, lo que dio motivo a una sedición y luego a duro combate. Los dos ejércitos se perdieron en una lucha encarnizada, para buena fortuna de Roma.

Consulado de Tito Sicinio y Cayo Aquilio.

El primero se encargó de la guerra contra los volscos y el segundo contra lo hérnicos. En aquel año se venció completamente a este pueblo, mientras que la lucha contra los volscos quedó indecisa.

LA PRIMERA LEY AGRARIA.ESPURIO CASIO

Dos cuestores junto a unas espigas de trigo

Rev. de un denario del 100 a.C.; en el anv., Saturno

Espurio Casio y Próculo Verginio fueron luego nombrados cónsules. Se concluyó un tratado contra los hérnicos y se anexionaron dos terceras partes de su territorio.

El cónsul Casio se proponía entregar la mitad de esas tierras a los latinos y la otra mitad a la plebe. Este proyecto sembró el terror entre muchos de los patricios que, como poseedores, se veían amenazados con la pérdida de sus bienes, y desde el punto de vista oficial, se sentían intranquilos por la popularidad que se estaba granjeando Casio.

Entonces se promulgó por vez primera la ley agraria. El otro cónsul se oponía a esta propuesta, apoyado por los patricios y por una parte de la plebe que veía que la prerrogativa estaba extendida también a pueblos confederados.

Verginio acusaba a Casio de querer alzarse con la monarquía, y que había comenzado por entregar dádivas al pueblo. Ambos cónsules rivalizaron luego a porfía en favorecer a la plebe: Verginio declaraba que él consentiría el reparto de las tierras, siempre y cuando éstas fueran a manos romanas solamente; Casio, que cifraba su popularidad entre los aliados, trató de reconquistar la estimación de sus conciudadanos al disponer el reintegro del dinero procedente del trigo siciliano.

Pero la plebe, juzgando iba a servirle al cónsul de medio para instalarse en el trono, lo rehusó. Por eso es cosa averiguada que así cesó en el cargo, fue condenado y ejecutado. Según algunos autores, pereció a manos de su propio padre; según otros fue acusado de alta traición por los cuestores Cesón Fabio y Lucio Valerio, en el juicio el pueblo lo condenó e hizo destruir su casa. En cualquier caso, lo seguro es que la condena tuvo lugar durante el consulado de Servio Cornelio y de Quinto Fabio.

LUCHAS INTESTINAS. GUERRA CON VOLSCOS,ECUOS Y VEYENTES


La animadversión del pueblo contra Casio no duró mucho tiempo. Las ventajas de la ley agraria se imponían por sí mismas a los espíritus; a lo que se añadió la mezquindad del Senado, que habiendo vencido aquel año a los volscos y a los ecuos, privó del botín a los soldados, y que el cónsul Fabio hizo vender cuanto se había obtenido del enemigo y lo destinó al erario público. Aunque la estirpe de los Fabios era antipática a la plebe, dada la conducta del cónsul que acabamos de mencionar, consiguieron los senadores que fuesen elegidos para la primera magistratura Cesón Fabio y Lucio Emilio. La plebe, indignada, provocó mediante una sedición doméstica la guerra con el exterior. El peligro hizo que se apaciguasen las discordias civiles; patricios y plebeyos lucharon por igual, y vencieron a los rebeldes ecuos y volscos, bajo el mando de Emilio. El quince de julio del mismo año fue consagrado el templo ofrecido a Cástor y Pólux durante la guerra latina por el dictador Postumio: celebró la ceremonia su hijo.

Columnas del Templo de Cástor

También este año se dejó seducir la plebe por las ventajas de la ley agraria; mas triunfó el partido contrario, del cual eran jefes los cónsules. Y no sólo vencieron de momento, sino asimismo en los comicios del año siguiente, en los cuales resultaron elegidos Marco Fabio y Lucio Valerio. La lucha contra los tribunos y su ley se continuó durante este año. El linaje de los Fabios debió su grandeza a estos tres consulados sucesivos, durante los cuales hizo frente a los ataques tribunicios. Estalló luego la guerra contra los veyentes y se reanudaron las hostilidades del lado de los volscos; mas como a los romanos les sobraban fuerzas con que combatir a los enemigos de fuera, habían mal uso de ellas en sus luchas intestinas.

A continuación fueron nombrados cónsules Quinto Fabio y Cayo Julio. Durante el año de su magistratura las luchas intestinas no cedieron en su intensidad y las exteriores fueron aún mas encarnizadas: los ecuos tomaron las armas, y los veyentes invadieron y saquearon los arrabales mismos de Roma. Al otro año fueron cónsules Cesón Fabio y Espurio Furio. Ortona, ciudad del Lacio, sufría el asedio de los ecuos; los de Veyos, ahítos de botín, amenazaban con atacar a la ciudad. Sin embargo, estos peligros, lejos de refrenar la insolencia de la plebe, no hicieron más que aumentarla; renacía su aversión al servicio militar, por obra del tribuno Espurio Licinio, el cual, viendo en aquellas circunstancias apremiantes ocasión propicia para imponer a los patricios la ley agraria, se propuso malograr los preparativos para la guerra. Todo el odio, empero, que despertaba el poder tribunicio se volvió contra Espurio; le atacaron los cónsules con no menor animosidad que sus propios colegas, y, con auxilio de éstos, llevaron a cabo los primeros magistrados el reclutamiento. Se dio a Fabio el mando del ejército contra los ecuos, y a Furio el del destinado a combatir a los veyentes. Contra estos últimos no se hizo nada digno de mención, en cuanto a los ecuos, dieron menos trabajo que los propios soldados romanos.  La caballería del cónsul había desbaratado al enemigo, pero la infantería se negó a perseguirlo, desoyendo las exhortaciones del odiado jefe. En plena indisciplina volvieron las enseñas, y descorazonados regresaron al campamento, maldiciendo a su general y al accionar de los jinetes. Volvió el cónsul a Roma sin gloria, pero con todo el odio de los soldados sobre sí. A pesar de todo, consiguieron los patricios que la familia Fabia conservase el consulado: resultó electo Marco Fabio, el cual tuvo por colega a Cneo Manlio.

El el transcurso de este año presentó un tribuno la ley agraria: se llamaba Tito Pontificio. Asustados otra vez los patricios, declaró Apio Claudio lo fácil que era vencer el poder tribunicio gracias a sí mismo, recordándoles que el veto de sólo un colega de Tito Pontificio anulaba toda propuesta suya. Así fue como, aleccionados por las palabras de Apio, comenzaron los senadores a granjearse la amistad de los otros tribunos, logrando que los resortes del resortes del poder tribunicio se pusieran a su servicio; y habiendo conseguido el apoyo de cuatro de los tribunos contra el único que obstaculizaba el interés común, llevaron a cabo el reclutamiento que impedía Pontificio.

Comenzó entonces la campaña contra Veyos, donde se habían reunido tropas auxiliares de toda Etruria. Los cónsules, temerosos de sediciones en su propio ejército, recordando el pésimo ejemplo de la guerra pasada, no entraban en acción y permanecían en el campamento. Los enemigos, veyentes y etruscos, se daban por lo mismo mayor prisa; provocaban el combate cabalgando por delante de los reales, insultando a los cónsules y a la soldadesca, llamándoles cobardes y echándoles en cara verdades y mentiras tocantes al origen reciente de su estirpe. Venían a gritar estos insultos a las puertas mismas del campamento, no sin complacencia de los cónsules; cuando en el ejército terminó por vencer el odio a los enemigos que a los patricios. En tropel se precipitaron al pretorio, pidiendo pelea. Los cónsules se juntaron en consejo como para deliberar y confirieron largamente, pensando que así aumentaría el coraje de sus hombres. Su respuesta fue que aún no había llegado el momento oportuno para la batalla. Así fue como, escuchada esta noticia, les aumentó tanto más el deseo de combatir, cuanto que creían ser verdadera la aparente oposición de los cónsules a sus deseos. A lo que se añadió, para inflamarlos más aún, la actitud insolente asumida por el enemigo. Los romanos, naturalmente, ya no pudieron sobrellevar por más tiempo tal cúmulo de afrentas: todos corrían en busca de los cónsules, vociferando al mismo tiempo su deseo de entablar combate. Por fin Fabio, cuado ya su colega se disponía a ceder, mandó guardar silencio y pronunció un discurso en el cual declaró que no iba a dar señal de batalla hasta que no juraran por los dioses volver triunfantes. Todos al punto prometen volver victoriosos ante Júpiter, Marte y los demás dioses.

Establecido el frente, ni los veyentes ni las legiones etruscas rehuyeron al encuentro. Estaban casi seguras de que los soldados se rebelarían y no combatirían. En triste error cayeron al pensar eso. Los soldados entraron en combate con mayor brío que en ninguna otra guerra anterior. La familia Fabia, en primera línea, ofrecía a sus compatriotas un espectáculo ejemplar. A uno de sus miembros, Quinto Fabio, cónsul dos años antes, un guerrero etrusco le hundió la espada por el pecho, y al sacarla cayó sobre el suelo el moribundo Quinto. Ambos ejércitos se quedaron sobrecogidos ante la muerte de un solo hombre, y ya el romano comenzaba a retroceder, cuando Marco Fabio, saltando por encima del cadáver, gritó: “¿Jurasteis acaso volver fugitivos al campamento? ¿Luego teméis más a ese cobardísimo enemigo que a Júpiter y a Marte, por quienes empeñasteis vuestra palabra? ¡Yo, que no me ligué con ningún juramento, o regresaré victorioso o caeré luchando aquí mismo junto a ti, Quinto Fabio!” Le respondió entonces Cesón Fabio, el consul del año anterior: “¿Crees que con esas palabras conseguirás que luchen, hermano? Lo lograron los dioses, testigos de su juramento. Por lo que a nosotros hace, nuestro deber de jefes y el honor de nuestro nombre exigen que con hechos, más que con palabras, inflamemos el espíritu de los soldados.” Y al punto ambos hermanos corrieron a la primera fila blandiendo sus lanzas y arrastrando detrás de sí a todo el ejército.

Restablecida la situación en una de las alas, el cónsul Cneo Manlio combatía con no menos valor; persiguiendo en persona al enemigo, poco menos que derrotado ya, cuando, herido gravemente, tuvo que retirarse. Los suyos, creyéndole muerto, retrocedieron, y hubiesen abandonado sus puestos, de no haber acudido al galope el otro cónsul anunciando que su colega vivía, y que él venía victorioso a ayudarles después de haber derrotado la otra ala. En aquellos momentos se hallaba considerablemente debilitada la vanguardia de los enemigos, porque éstos, fiados de su superioridad numérica, habían retirado tropas de reserva y las habían enviado a atacar el campamento. Este fue tomado por asalto sin gran resistencia, pero mientras los vencedores se dedicaba al pillaje, los romanos pensaban en un contraataque. El cónsul Manlio, reconducido al campamento, mandó ocupar todas las puertas a fin de cortar la retirada de los contrarios, mientras que los triarios romanos que no habían podido resistir el primer ataque de los enemigos, tomaban la iniciativa dentro del campamento. La desespera posición en que se hallaban produjo en los etruscos un estado de ánimo de rabia, y formando una masa compacta se lanzaron contra el cónsul. Los hombres que rodeaban al jefe romano pararon los primeros golpes, pero no pudieron seguir resistiendo la acometida; cayó Manlio herido de muerte. Creció la astucia de los de Etruria, mientras que el terror empujaba en desorden a los romanos de un lado a otro del campamento; y la situación se habría tornado crítica, de no haber abierto una de las puertas para dar salida al enemigo. Este se precipitó por ella, pero su tropa en desorden tropezó al huir con el otro cónsul vencedor, y fue destrozada y dispersa por todas partes. Tan brillante victoria se vio opacada por la muerte de dos hombres tan ilustres. Por eso el cónsul, cuando el Senado decretó el triunfo, se negó rotundamente, alegando el duelo público y privado que ensombrecía cualquier laurel que pudiera recibir. Esta renuncia fue más brillante de lo que hubiese sido el triunfo mismo. Más tarde dispuso Fabio los dos funerales, el de su colega y el de su hermano, e hizo curar a los heridos en casa de los patricios, en especial en las de la familia Fabia. De entonces data la popularidad de los Fabios, conquistada exclusivamente con sus servicios al Estado.

Los trescientos seis Fabios.

Así pues, fue elegido cónsul Cesón Fabio, que tuvo por colega a Tito Verginio. Fabio propuso al Senado, antes que ningún tribuno lo hiciera, el reparto con equidad entre la plebe de los territorios conquistados. Los senadores rechazaron la propuesta, negativa que no causó nuevos disturbios debido a que los ecuos molestaban con sus incursiones a los latinos. Enviado Cesón al frente de un ejército, saqueó el propio territorio de los atacantes. Se retiraron éstos a sus fortalezas, sin desarrollarse guerra alguna.

Los veyentes, en cambio, infringieron una derrota por la temeridad del otro cónsul, cuyo ejército hubiera sufrido una verdadera catástrofe, de no haber Cesón Fabio acudido oportunamente en su ayuda. A partir de entonces no hubo con los de Veyos ni paz ni guerra; las hostilidades degeneraron casi por completo en actos de bandidaje; al acoso de las legiones romanas se refugiaban en su ciudad, y luego que se daban cuenta de la retirada de las huestes, hacían correrías por las campiñas romanas. Estas acciones agotaban a los soldados de Roma, y los mantenía en acción cuando en cualquier momento podía aparecer una verdadera amenaza de parte de ecuos, volscos, sabinos y toda la Etruria. Entonces la familia de los Fabios se presentó en el Senado y el cónsul, tomando la palabra en su nombre, dijo: “La guerra contra los veyentes, padres conscriptos, necesita, más que gran cantidad de soldados, una actividad ininterrumpida. Dadnos ese enemigo. Nosotros respondemos de que el honor del pueblo romanos saldrá indemne de la prueba; y es nuestra intención sufragar los gastos de esta campaña como si se tratase de un asunto familiar.” Después de recibir expresivas muestras de gratitud, salió el cónsul del Senado y se reunió con todos los Fabios que esperaban afuera. Allí les dio la orden de presentarse al otro día en su casa, armados y listos para la guerra.

La noticia no tardó en difundirse por la ciudad, ni los Fabios en verse exaltados hasta las nubes con unánimes alabanzas. Al día siguiente tomaron las armas, según se les había mandado, y acudieron al lugar de la cita. Salió el cónsul al vestíbulo, pasó revista y dio la orden de partida. Trescientos seis combatientes, todos patricios, todos de una única familia, marchaban amenazadores contra el enemigo. Los seguía una multitud, muda de admiración y de asombro, que los despidieron deseándoles que el resultado iguale a las intenciones. Y al pasar por delante del Capitolio y de los demás templos, rogaban a cuantos dioses se ofrecían a sus ojos que concediesen a aquel ejército una marcha feliz y próspera. ¡Inútil ruego! Funesto fue el camino que les llevó a través de la puerta Carmental hasta el río Crémera, lugar que les pareció a propósito para acampar.

Entretanto fueron nombrados cónsules Lucio Emilio y Cayo Servilio. Mientras la campaña se limitó a correrías por ambas partes, los Fabios bastaron para proteger su campamento y la zona lindante entre el territorio romano y el etrusco. Por entonces, los de Veyos hicieron venir de Etruria un gran ejército, con el cual combatieron contra las legiones romanas conducidas por el cónsul Emilio. Fueron derrotadas las huestes etruscas y refugiadas en su campamento, suplicaron la paz. Sólo que, después de obtenida, se arrepintieron aquellas gentes inconstantes, aún antes de evacuar los refuerzos romanos su campamento de Crémera.

De nuevo, volvían a encontrarse los Fabios en lucha con el pueblo de Veyos, ya no por simples incursiones por los campos, sino que a veces se llegaba a combates en toda regla. Fue entonces cuando los veyentes decidieron hacer caer en una emboscada a tan feroz enemigo. Poniendo por obra su proyecto, llevaban consigo, cuando salían en busca de botín, rebaños que daban la sensación de hallarse como por casualidad en aquellos parajes; otras veces, veían los Fabios como destacamentos armados etruscos se retiraban presas de un horror más fingido que real. Tal fue entonces la temeridad y el desprecio con que los jefes romanos miraron al enemigo, que llegaron a creerlo incapaz de resistir sus invencibles armas. Esta confianza les animó atacar un rebaño lejos de Crémera, a pesar de la presencia de algunos veyentes armados. Y cuando sin recelo andaban de aquí por allá en persecución de los animales, salió de pronto el enemigo de su escondite y rodearon a los Fabios por todas partes. Primero les infundió espanto el griterío que todo lo llenaba; luego comenzó a caer una lluvia de flechas; al punto los etruscos, avanzando concéntricamente, encerraron en un círculo a sus contrincantes, los cuales se veían obligados a concentrarse en lugar cada vez más reducido. Renunciando entonces al combate que habían sostenido con iguales fuerzas y valor, concentraron en un solo punto todos sus ataque, y lograron, formados en cuña, abrirse camino. Llegaron así a una suave colina, en la cual se detuvieron, respiraron y recobraron fuerzas; y habrían de seguro obtenido una brillante victoria por las ventajas del terreno, si los veyentes, rodeándoles por las alturas, no se hubieran apoderado de la cima del monte, con lo que quedaron otra vez en posición dominante. Perecieron los Fabios sin excepción, y su campamento fue tomado por asalto. Se está de acuerdo en que murieron trescientos seis, que quedó sólo uno que no había llegado del todo a la edad adulta, destinado a perpetuar la estirpe de los Fabios.

Cuando este desastre tuvo lugar, un 18 de julio, el mismo día que años más tarde se produciría el desastre del Alia, eran ya cónsules Cayo Horacio y Tito Menenio. Este último fue enviado inmediatamente contra los etruscos ensoberbecidos por su victoria. Tampoco entonces acompañó la fortuna a las armas romanas; el Janículo fue ocupado por el enemigo, y éste habría sitiado la misma Roma, si no se hubiese ordenado al cónsul Horacio regresar del territorio de los volscos. Esta guerra amenazó de cerca los muros de la ciudad: la batalla tuvo lugar junto a la puerta Colina y la suerte se inclinó a favor de los romanos.

Aulo Verginio y Espurio Servilio fueron nombrados cónsules. Los veyentes, después de su derrota, se abstuvieron de combatir y se dedicaron al pillaje, lo que no les era difícil, porque saliendo del Janículo como de una fortaleza, podían irrumpir en los campos romanos. Pero a la postre cayeron en idéntica trampa que los Fabios, pues al perseguir unos rebaños fueron a dar en una emboscada. La matanza fue grande, y los vencidos volvieron al Janículo. Desde allí intentaron atacar por la noche el campamento del cónsul Servilio, pero fueron rechazados y perseguidos hasta el monte. Pasó inmediatamente el propio Servilio el Tíber, y se fortificó al pie del Janículo. Al día siguiente lanzó temerariamente a su ejército monte arriba contra los reales enemigos; pero sufrió una derrota vergonzosa y gracias a la ayuda de su colega logró evitar su propia pérdida y la de sus tropas. Los etruscos, tomados entre dos frentes, fueron exterminados por completo, concluyendo así la guerra contra los veyentes.

La ley agraria provoca nuevos disturbios. Volerón Publilio.

Al renacer la paz volvió Roma a encontrar la abundancia; mas esa abundancia y tranquilidad despertaron de nuevo las turbulencias internas. Los tribunos soliviantaban a la plebe con su veneno acostumbrado, la ley agraria, provocando disturbios con los patricios. Así fue llamado a comparecer frente al pueblo Tito Menenio, bajo la acusación de haber dejado que se perdiese el campamento. Gracias al apoyo del Senado y el recuerdo de su padre Agripa, fue sólo condenado a una multa de dos mil ases y no a pena de muerte, como se pedía en un primer momento. Esta condena, empero, le costó la vida, porque incapaz de soportar el dolor y la vergüenza, cayó gravemente enfermo y murió.

Un segundo reo fue Espurio Servilio; al cesar en el consulado, y durante la magistratura de Cayo Naucio y de Publio Valerio, fue acusado por los tribunos Lucio Cedicio y Tito Estacio. Motivo de la acusación era el combate contra los etruscos; mas su valor y elocuencia, y el recuerdo de la muerte de Menenio, lo salvaron de la condena.

Terminaron las luchas y recomenzó la guerra contra los veyentes, ahora aliados con los sabinos. El enemigo fue fácilmente aplastado por el cónsul Valerio, y su campamento fue dado al saqueo. Mientras esto sucedía en Veyos, los volscos y ecuos habían acampado en terreno latino y arrasado la comarca, pero los latinos mismos, con ayuda de los hérnicos, los expulsaron del campo. No obstante esto, fue enviado desde Roma contra los volscos el cónsul Cayo Naucio, mas los enemigos se negaron a presentar batalla.

Siguió el consulado de Lucio Furio y de Cayo Manlio. Se acordó una tregua con Veyos de cuarenta años, después de exigirles un tributo. Apenas restablecida la paz en el exterior, resurgieron las discordias civiles: el aguijón de la ley agraria servía a los tribunos para enfurecer a la plebe. Los cónsules, sin dejarse influir por la condena de Menenio ni por el peligro a que se viera expuesto Servilio, se resistieron por todos los medios. Cneo Genucio, tribuno de la plebe, los llevó por la fuerza a la cárcel al cesar en su mandato.

Comenzaron a la sazón el suyo Lucio Emilio y Opiter Verginio; aunque en lugar de éste algunos anales hacen figurar a Vopisco Julio. En este año, hayan sido quienes fueran sus cónsules, Furio y Manlio, acusados ante el pueblo, comenzaron a solicitar a los jóvenes patricios, aconsejándoles que se apartasen de las magistraturas porque éstas eran sólo un camino para la prisión y la muerte, sometidas totalmente al poder tribunicio. Inflamados por estas palabras, comenzaron los patricios a celebrar reuniones privadas, en busca de una solución, legal o no. Así pues, el día del juicio, congregada la plebe en el foro y llena de expectación, se asombró de la gran tardanza del tribuno. Cuando ya todos pensaban que no llegaría nunca, quizás sobornado por los patricios, llegó la noticia de que había sido encontrado muerto. Y así que el rumor de lo acontecido se hubo propalado por la asamblea, sus miembros se dispersaron cada uno por su lado. Los más aterrorizados eran los tribunos, advertidos por el asesinato de su colega de que ningún auxilio podían esperar de las Leyes Sagradas. Los patricios, por su parte, no ocultaban su regocijo.

Bajo la impresión de esta victoria que tan funesto ejemplo entrañaba, se decretó un reclutamiento, y como los tribunos estaban llenos de miedo, se llevó a cabo sin la menor oposición. La plebe se encendió de indignación, diciendo que se había vuelto al antiguo estado, que con Genucio había muerto también el poder tribunicio y que había llegado la hora de defenderse por sí sola. Habiéndose excitado unos a otros con estas razones, sucedió que los cónsules enviaron a un lictor en busca de cierto plebeyo llamado Volerón Publilio, quien por haber mandado una curia alegaba que no se podía reclutar como soldado raso. Volerón hizo un llamamiento a los tribunos, mas como nadie acudiese en su auxilio, los cónsules mandaron desnudar al hombre y prepara el látigo. “Apelo al pueblo” exclamó entonces el infeliz, pero cuanto más gritaba, con tanto mayor encarnizamiento desgarraba el lictor sus ropas. Entonces Volerón, hombre forzudo, ayudado por algunos circunstantes, tras rechazar al lictor, se refugió en medio de la multitud gritando: “Apelo al pueblo e imploro su lealtad. ¡Socorredme, ciudadanos!” Las gentes, presas de excitación, se preparaban como para entablar batalla. Y habiéndose aventurado los cónsules a resistir aquélla tempestad, fueron atropellados fácilmente sus lictores y los mismos magistrados fueron rechazados desde el foro hasta la curia. Calmado luego el tumulto y convocado el Senado por los cónsules, se quejaron del atropello y de las afrentas recibidas, mas los senadores decidieron no poner frente a frente la violencia del Senado a la temeridad de la plebe.

A propuesta de ésta fue Volerón designado en los comicios inmediatos para ejercer el cargo de tribuno durante el mismo año que tuvo por cónsules a Lucio Pinario y a Publio Furio. El nuevo tribuno, contra la creencia general de que haría uso ilimitado de sus atributos, posponiendo al interés público sus agravios personales, no pronunció siquiera una palabra contra los ex funcionarios, pero presentó un proyecto de ley que reservaba a los comicios por tribus la elección de los magistrados populares. Proyecto no poco importante, que aparecía bajo un nombre a primera vista inofensivo, pero que se encaminaba a arrebatar a los patricios toda posibilidad de nombrar tribuno a quien quisieran, valiéndose al efecto de los votos de sus clientes. Y como los patricios se rehusasen con todas sus fuerzas a aceptar una ley tan agradable a la plebe, las discusiones sobre un problema de tanta monta se prolongaron durante todo el año. Volerón fue reelegido tribuno; y los patricios, previendo que las hostilidades iban a llegar hasta sus últimas consecuencias, designaron cónsul a Apio Claudio, hijo de Apio, individuo a quien la plebe odiaba y consideraba su enemigo desde la época de las luchas con su padre. Se le dio por colega a Tito Quincio.

Desde el comienzo del año no se trató de otra cosa que de la ley agraria. Pero si la iniciativa de ésta la había tomado Volerón, fue su colega Letorio quien la defendió con gran impulso. Lleno de orgullo por la fama de sus acciones guerreras, Letorio comenzó su actuación atacando a Apio y a su familia de haber tratado al pueblo romano con excesiva soberbia y crueldad, y a los patricios de haber nombrado, más que un cónsul, un verdugo. Y ante el pueblo, exclamó: “Aunque no soy elocuente, cuando prometo una cosa, quirites, la cumplo. Venid aquí mañana, que yo, o moriré ante vuestros ojos, o haré aprobar la ley.” Al día siguiente ocuparon los tribunos el campo de los comicios; cónsules y patricios se reunieron por su parte, decidios a frustrar el intento de Letorio. Mandó éste que se retirasen cuantos no tenían derecho a votar; pero como los jóvenes patricios seguían en sus puestos, dispuso el tribuno la detención de algunos de ellos. Tomando entonces la palabra Apio, exclamó que un tribuno tenía derecho sólo sobre los plebeyos, y que no era un magistrado del pueblo, sino de la plebe. Indignado Letorio por estas palabras, le mandó a Apio un ujier, mientras que el cónsul despachaba a su encuentro un lictor, mientras gritaba colérico; peligraba la inmunidad de Letorio cuando la asamblea entera, amenazadora, tomó partido en su favor y contra el cónsul. Y como Apio se obstinaba en hacer frente a la tempestad, hubiese de seguro sobrevenido un sangriento combate, de no haber Quincio, el otro cónsul, encargado a los consulares que alejasen del foro a su colega, en tanto él apaciguaba a la alborotada plebe, y rogaba a los tribunos que levantasen la sesión.

Si difícil le fue a Quincio tranquilizar los ánimos del pueblo, no fue menor el trabajo que costó a los senadores llevar la calma al otro cónsul. Disuelta la asamblea popular, los magistrados supremos convocaron al Senado; donde, luego de irse poco a poco calmando los espíritus belicosos, se llegó al acuerdo de permanecer en paz y tranquilidad. Apio afirmó en su respuesta, poniendo por testigos a los dioses y a los hombres, que la traición y abandono de que se hacía víctima al interés público, sólo eran obra de la cobardía; que el apoyo del cónsul nunca había faltado al Senado, y que las condiciones que ahora se dictaban eran más duras que las impuestas en el Monte Sagrado. Convencido, empero, por la unanimidad de los senadores, se sentó, y la ley fue aprobada sin discusión.

GUERRA CONTRA VOLSCOS,SABINOS Y ECUOS

ntonces se nombraron por primera vez los tribunos en los comicios por tribus. Su número primitvio se aumentó al de cinco.

Coincidiendo con la sedición romana, iniciaron una guerra los volscos y los ecuos, quienes arrasaron los campos con la mira de ofrecer asilo a la plebe, si ésta llegaba a salir de la ciudad; pero al ver restablecida la calma se retiraron. Apio Claudio fue enviado a combatir los volscos, y a Quincio tocó en suerte la campaña contra los ecuos. Procedía el primero con igual rigor en el ejército que en Roma, y aun con mayor violencia, libre de las cortapisas del tribunado. Odiaba a la plebe más que la había detestado su padre. Se sentía vencido por ella. El resentimiento y la indignación estimulaban a este hombre de carácter violento a echar todo el peso de su autoridad inflexible sobre sus tropas. Pero éstas no cumplían ninguna de las órdenes de su jefe, sino que hacían todo lo contrario a lo que las mandaba. Lo insultaban por debajo y lo aborrecían más que a ninguno.

Como los volscos no ignoraban nada de esto, aumentaban su agresividad con la esperanza de que surgiese en las filas romanas algún tipo de sedición. Supuesto acertado el de los enemigos, dado que las huestes de Apio habían decidido no sólo rehusarse a vencer, sino procurarse verse vencidas. Y fue así como, entablado el combate, los romanos huyeron vergonzosamente al campamento, sin detenerse hasta ver que el enemigo llegaba a las fortificaciones y que en la retaguardia era espantosa la carnicería. Entonces se vieron obligados a valerse de todas sus fuerzas para combatir al adversario y rechazarlo, victorioso ya, de la empaladiza. Nada de esto alcanzó a quebrantar el orgulloso corazón de Apio, sino que dispuesto a emplear el máximo rigor, convocó una asamblea; acudieron entonces a él los ayudantes de campo y los tribunos militares, advirtiéndole que no quisiera poner en juego su autoridad y aconsejándole retirarse inmediatamente del territorio volsco antes de que una catástrofe ocurriera. Convencido al fin, dio Apio la señal de retirada. Mas no bien se había iniciado ésta, cuando los volscos, como si obedecieran a la misma señal, se echaron sobre la retaguardia, sembrando el terror en todo el ejército. Comenzaron a huir en desorden los que pudieron, pasando entre montones de cadáveres y de armas, mientras el cónsul trataba de detenerlos. Por fin, restablecido el orden, Apio acampó en territorio amigo y mandó decapitar a aquellos que fueran encontrados desarmados, a los abanderados que no llevaran sus estandartes y a los soldados con doble sueldo; del resto hizo dar suplicio a uno entre cada diez.

En cambio, en la lucha contra los ecuos rivalizaron el cónsul y sus soldados en compañerismo y buen proceder. El enemigo, no atreviéndose a hacer frente a tan gran armonía entre el general y sus soldados, dejó que los romanos arrasasen su territorio.

Con varia fortuna bélica y atroz discordia dentro y fuera de la ciudad transcurrió aquel año. Al siguiente fueron elegidos cónsules Lucio Valerio y Tito Emilio; y fue un año de graves alteraciones, ya a causa de las luchas de clase en torno a la ley agraria, ya con motivo del proceso contra Apio Claudio.

Era éste acérrimo adversario de la ley en cuestión, y cuando, como si fuese tercer cónsul, comenzó a defender a los usurpadores del campo público, fue citado a juicio. Nunca una persona tan odiada por el pueblo había sido llamada a comparecer, ni tampoco nunca nadie había sido defendido tan acérrimamente por los patricios. Éstos le suplicaban a Apio que cambiara su tono y su expresión, que se presentara suplicante. Mas no lograron convencerle. La expresión del rostro, el gesto altivo y la fogosidad oratoria siguieron siendo los mismos, hasta el punto de que gran parte de la plebe temblaba al oírlo. Tanto fue el asombro que con su entereza produjo a los tribunos, que aplazaron el proceso. Pero, llegado el tiempo, éste no pudo ser recomenzado porque Apio Claudio había muerto de enfermedad.

En el transcurso del mismo año marchó el cónsul Valerio con un ejército contra los ecuos, los cuales no presentaron batalla. Se disponían los romanos a atacar el campamento enemigo, cuando una fuerte tempestad con granizo hizo desistir en el proyecto. Emilio, el otro cónsul, llevó la guerra al país de los sabinos, mas como éstos permaneciesen al abrigo de sus murallas, arrasó sus campos. Esto provocó la salida de los enemigos, que presentaron batalla que terminó con resultado incierto. El cónsul, viendo que dejaba a los sabinos como vencidos, se dio por contento y regresó a Roma.

Durante estos sucesos y en plena agitación, ocuparon el consulado Tito Numicio Prisco y Aulo Verginio. Era evidente que la plebe no toleraría más aplazamientos de la ley agraria, cuando los volscos incursionaron en territorio romano. Esta contingencia reprimió la sedición que estaba a punto de estallar. Los cónsules salieron de la ciudad con poderoso ejército, mientras que los volscos se retiraban a marchas forzadas. Numicio se dirigió a Ancio contra los volscos, y Verginio contra los ecuos. Una emboscada estuvo a punto de causar a este último un gran desastre, pero el valor de sus soldados restableció la situación. La lucha contra los volscos estuvo mejor dirigida: el enemigo fue derrotado en el primer encuentro y obligado a refugiarse en la ciudad de Ancio. El general romano, no atreviéndose a atacarla, arrebato a los acíates la plaza de Cenón. Mientras esto ocurría, llegaban los sabinos en sus depredaciones hasta las puertas de la ciudad; pero pocos días después eran perseguidos por los cónsules, que les infligieron graves daños.

A fines del año renació la paz, enturbiada por la rivalidad entre patricios y plebeyos. Encolerizados estos últimos se negaron a intervenir en los comicios consulares; entonces los patricios y sus clientes eligieron a Tito Quincio y Quinto Servilio. Estos magistrados tuvieron un año semejante al anterior. Los sabinos fueron rechazados cerca de la puerta Colina y perseguidos por Servilio, que si bien no desarrolló una batalla contra los enemigos, sí devastó su territorio. La guerra con los volscos tuvo resultados felices, una batalla decisiva fue ganada por poco, y ambos ejércitos se dieron una tácita tregua. Mediaron varios días, en los que llegaron al campamento de los volscos grandes refuerzos, con los que intentaron atacar los reales romanos durante la noche, con la creencia de que los enemigos los abandonarían. Quincio, después de calmar el tumulto originado por esta súbita amenaza, colocó delante de los reales la cohorte de los hérnicos a modo de guardia, y ordenó que cornetas y trompeteros montasen a caballo y tocasen sus instrumentos al pie de las fortificaciones y sembraran el desasosiego en las filas enemigas. Abandonaron éstas su propósito y el resto de la noche fue tranquilo.

Cuando amaneció, los romanos aplastaron a un enemigo cansado por la larga vigilia, y lo desbarataron al primer empuje. Los volscos se retiraron a una posición alta y favorable, hecho por el cual el cónsul decidió no seguirlos. Mas los soldados pedían a gritos terminar de rematar la victoria, y mientras el cónsul vacilaba, gritaron todos “¡a ellos!”, y dejando sus armas arrojadizas, corrieron colina arriba. Los volscos se defendieron con todo lo que pudieron, y estuvieron a punto de destrozar el ala izquierda romana, a no ser por los gritos del cónsul, que inflamaron el pecho de sus soldados. Así, fueron rechazados y tomado su campamento. Los supervivientes se refugiaron en Ancio, rindiéndose a los pocos días de asedio.

VIA DE COMPROMISO PARA LA CUESTION AGRARIA(Ager publicus)

Ttras la toma de Ancio son nombrados cónsules Tito Emilio y Quinto Fabio. Era éste el único que había sobrevivido al exterminio de su familia en Crémera. Emilio ya durante su anterior consulado se había mostrado partidario de repartir tierras a la plebe; por ello, también durante su segundo consulado se avivaron las esperanzas de los agraristas de conseguir la ley. Entretanto, los patricios enfurecidos, se quejaban de que una de las cabezas del Estado se estaba lanzando a una política propia de tribunos y se granjeaba la popularidad a base de repartir bienes ajenos. Se hubiera producido un durísimo enfrentamiento, si Fabio no hubiese encontrado una salida que no resultaba hiriente para ninguna de las dos partes: habían una porción considerable de terreno tomado a los volscos el año anterior; se pdoía enviar una colonia a Ancio, ciudad cercana; de esta forma la plebe tendría acceso a la tierra sin quejas por parte de los que eran propietarios de hecho, y el Estado estaría en paz. Esta propuesta suya fue aceptada, y fueron repartidas las tierras.


Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,CITAS,Cultura clasica,General,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA

Trackback Uri


2 Comentarios.

  • David Sánchez dice:

    Hola,
    He estado leyendo entradas en su blog y la ver dad es que me ha encantado. Estaba mirando porque tengo una duda existencial que no se si me podras ayudar, ¿Sabe que significado tenia el termino “Portugues” cuando era utilizado por los patricios de la roma antigua?

    Mil gracias
    David

Trackbacks/Pingbacks

  1. [...] Vía bloganavasquez Archivado en: Italia, Roma, Roma, Vuelos.Etiquetas: Italia, Monte Aventino, Roma, vuelos a Roma. [...]



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.