9 ene 10

http://tenthmedieval.files.wordpress.com/2009/07/alfonso_x_el_sabio_y_su_corte.jpg

Alfonso X y su Corte,pintura en un manuscrito medieval

Los Príncipes de Asturias visitarán el próximo miércoles la muestra de Alfonso X

8-enero-2010,18.32

Europa Press

Los Príncipes de Asturias tienen previsto visitar el próximo miércoles en Murcia la exposición de Alfonso X que, impulsada por Caja Mediterráneo (CAM), Comunidad Autónoma y Ayuntamiento de Murcia, ha recibido 69.250 asistentes. Seguir leyendo el arículo

En concreto, desde el 27 de octubre en que se inauguró la exposición en la sala San Esteban de Murcia y a falta de tres semanas para que cierre sus puertas, el número de personas que cada semana ha franqueado sus puertas ha ido en continuo aumento.

Así, en los primeros cinco días recibió la visita de 4.317 personas, mientras que entre el 28 de diciembre y el 3 de enero ha recibido casi 7.900 visitas de personas procedentes de todas las provincias de España y de países como China, Brasil, Argentina, Noruega, Francia, Italia, Alemania, Finlandia, Holanda Inglaterra y Méjico, entre otros.

De igual modo, el cupo de visitas organizadas para colegios e institutos está completo desde hace semanas. De hecho, estudiantes de 162 centros educativos de dentro y fuera de la Región de Murcia se han interesado por ver casi todo el legado del rey Alfonso X, reunido con motivo de esta exposición.

http://poesiadelmomento.com/hispanica/13cantigas.jpg

Cantigas de Nuestra Señora,de Alfonso X el Sabio

La excepcionalidad de la muestra que ha conseguido reunir por primera vez los CUATRO ejemplares de las Cantigas que se conservan (tres en España , uno el Códice de Toledo,2 en El Escorial y uno de Florencia,Italia)  (ver abajo ) así como la casi totalidad de la producción del ‘scriptorium alfonsí’ ha atraído incluso a embajadores de distintos países, y directores de casas regionales en España y el extranjero, entre otras personalidades, según informó CAM en un comunicado.

Además, la gran afluencia de público ha obligado a la organización a abrir varios días de forma ininterrumpida hasta las 00.00 horas al objeto de atender la demanda de visitas guiadas.

LA FIGURA DE ALFONSO X EL SABIO

Archivo:Urna sepulcral que contiene las entrañas de Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León. Catedral de Murcia.jpg

-Arqueta que contiene las entrañas del rey Alfonso el Sabio,Catedral de Murcia,España

Alfonso X de Castilla (Toledo, 23 de noviembre de 1221Sevilla, 4 de abril de 1284), llamado «el Sabio», fue rey de Castilla[1] (1252-1284).

A la muerte de su padre, Fernando III El Santo, reanudó la ofensiva contra los musulmanes, ocupando Jerez (1253) y Cádiz (c. 1262). En 1264 tuvo que hacer frente a una importante revuelta de los mudéjares de Murcia y el valle del Guadalquivir. Como hijo de Beatriz de Suabia, aspiró al trono del Sacro Imperio Romano Germánico, proyecto al que dedicó más de la mitad de su reinado sin obtener éxito alguno. Los últimos años de su reinado fueron especialmente sombríos, debido al conflicto sucesorio provocado por la muerte prematura de Fernando de la Cerda, primogénito de Alfonso X, y la minoridad de sus hijos, lo que desembocó en la rebelión abierta del infante Sancho y gran parte de la nobleza y las ciudades del reino. Murió Alfonso en Sevilla durante el transcurso de esta revuelta, no sin antes haber desheredado a su hijo Sancho.

Llevó a cabo una activa y beneficiosa política económica, reformando la moneda y la hacienda, concediendo numerosas ferias y reconociendo al Honrado Consejo de la Mesta.

También es reconocido por la obra literaria, científica, histórica y jurídica realizada por su escritorio real. Alfonso X patrocinó, supervisó y a menudo participó con su propia escritura y en colaboración con un conjunto de intelectuales latinos, hebreos e islámicos conocido como Escuela de Traductores de Toledo, en la composición de una ingente obra literaria que inicia en buena medida la prosa en castellano.

En 1935, se le reconoce como astrónomo nombrándole en su honor el cráter lunar «Alphonsus».[2--

Sepultura de Alfonso X el Sabio en la Catedral de Sevilla

A su muerte, el cadáver de Alfonso X el Sabio recibió sepultura en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla.[13]

Sepulcro de Alfonso X el Sabio. Capilla Real de la Catedral de Sevilla.

En la primitiva capilla estaba colocada una estatua que representaba al monarca, en posición sedente, que se hallaba situada ante la imágen de la Virgen de los Reyes, y en su lado izquierdo. También se hallaban presentes en la capilla las imágenes sedentes de Fernando III el Santo, rey de Castilla y León, y de Beatriz de Suabia, padres de Alfonso X, y sepultados allí.[14] A los pies de la imágen sedente del monarca se encontraba el sepulcro que contenía los restos del rey, recubierto con una chapa de plata labrada y adornada con castillos, leones, cruces y águilas. La corona que portaba la efigie del rey era de oro y piedras preciosas,[15] la mano derecha del monarca empuñaba un cetro de plata, rematado por una figura en forma de águila, mientras que en la mano izquierda llevaba una esfera de oro coronada por una cruz. En 1356, Pedro I el Cruel, tataranieto de Alfonso X el Sabio, despojó las imágenes de Alfonso X y de su madre, la reina Beatriz de Suabia, de todos los metales preciosos y piedras preciosas que las adornaban.[16]

Posteriormente, en el siglo XVI, una vez que se construyó la nueva Capilla Real, demoliendo para ello la anterior, el sarcófago de madera que contenía los restos del rey fue colocado bajo el arco más cercano a la reja que cerraba el acceso a la capilla, en el lado izquierdo de la misma. El sarcófago del monarca, de madera, se hallaba cubierto con un paño de brocado y, en la parte correspondiente a la cabecera, y depositados sobre una almohada, estaban colocados una corona y un cetro de bronce dorado.[17]

En 1948, con motivo del séptimo centenario de la conquista de la ciudad de Sevilla por Fernando III el Santo, que capituló en 1248, se ejecutó el sepulcro actual del monarca castellano-leonés, que se encuentra en el lado del Evangelio de la Capilla Real. La estatua orante es obra de los escultores Antonio Cano y Carmen Jiménez. El mausoleo del rey es idéntico al de la reina Beatriz de Suabia, su madre, situado enfrente de él. El mausoleo está formado por dos cuerpos superpuestos, que se encuentran flanqueados por columnas en los extremos. El primer cuerpo contiene la urna que aloja los restos del Rey Sabio, en cuyo frontal se encuentra una cartela donde se lee “Alfonso X el Sabio”. Sobre la urna se sitúa la imágen orante del rey, cubierto por un manto real, coronado con corona de bronce, y arrodillado ante un reclinatorio. El segundo cuerpo del mausoleo, rematado por un frontón, lo ocupa medallón circular en el que aparece el escudo del reino de Castilla y León.

LA OBRA DE ALFONSO X (GRACIAS A SU MAMÁ)

La educación de Alfonso fue esmerada; el monarca tenía una gran sed de saber y un gran respeto a la cultura porque su madre, Beatriz de Suabia, era de hecho una erudita. Desde su juventud, antes de 1252, fecha en que fue coronado rey, el príncipe Alfonso, además de escribir cantigas de escarnio en galaico-portugués y, muy probablemente, algunos himnos de loor a la Virgen, auspició un libro de cuentos ejemplares (o exempla) en castellano: el Calila y Dimna.

De su extensa obra destacan: el Fuero Real de Castilla, el Espéculo y las Siete Partidas, entre las jurídicas; las Tablas alfonsíes, entre las astronómicas; y entre las de carácter histórico, la Estoria de España y la Grande e General Estoria o General Estoria, obra de historia universal. Las Cantigas de Santa María es un conjunto de canciones líricas, escritas en galaico-portugués y acompañadas de notación musical y unas vistosísimas ilustraciones que se hallan entre lo mejor de la pintura de su tiempo.

--http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/0a/Symphonia_Cantigas_Sta_Mar%C3%ADa_160.jpg-

Músicos de Las Cantigas de Santa María, de Alfonso X el Sabio

Aunque se ha dudado, parece que si son obra del rey Alfonso

Una cita del prólogo de sus cantigas, apoyaría la idea de la autoría personal del monarca:

Quero seer oy mais seu trobador,
e rogolle que me queira por seu
trobador e que queira meu trobar
reçeber, ca per el quer eu mostrar
dos miragres que ela fez

W. Mettmann, autor de una edición crítica de los textos de las Cantigas, cree que al poeta y trovador gallego Airas Nunes se le pueden atribuir muchas de ellas. La cuestión de la autoría no está resuelta aún pero con el tiempo y las investigaciones va creciendo la idea de una participación directa del rey

Códices [editar]

Ilustración del Codex E de las Cantigas.

De las Cantigas de Santa María hay cuatro códices conservados, procedentes todos ellos de la propia corte del rey Alfonso X.

  • El segundo códice, el más rico, se conserva en la Biblioteca de El Escorial (códice J. b. 2), y contiene 417 cantigas, ilustradas con 40 miniaturas, y lleva notación musical. Son 361 hojas de pergamino escritas a dos columnas con letra francesa del siglo XIII.
  • También se conserva en El Escorial otro códice (J. b. 1) con 198 cantigas, notación musical y 1275 miniaturas agrupadas en láminas de seis cuadros, que dan a la obra un gran valor iconográfico y pictórico. Son 256 hojas de pergamino escritas a dos columnas con letra francesa del siglo XIII.
  • El códice de Florencia, conservado en la Biblioteca Nacional de esta ciudad, contiene 104 cantigas, de las que dos no aparecen en los otros códices y otras ofrecen variantes de cierto interés. Está incompleto, faltando estrofas, quedando por dibujar muchas viñetas y con las líneas de notación musical en blanco. Son 131 hojas escritas con letra gótica del siglo XIII y generalmente a dos columnas.

Fuentes

La colección de cantigas alfonsíes derivan fundamentalmente de fuentes escritas. Las más importantes son las colecciones latinas de milagros de la Virgen, aunque se pueden rastrear las huellas de una o dos fuentes en lengua romance.

En cuanto a las fuentes de la literatura oral, hay que tener en cuenta los relatos de milagros del folclore español y alemán, pues este era el origen de la madre de Alfonso X, Beatriz de Suabia que era nieta del emperador Federico Barbaroja, e incluso las experiencias personales del rey. Estos ejemplos del propio autor tienen su paralelo en los exempla de los sermones populares de los predicadores, que relataban casos presuntamente autobiográficos para aumentar el interés narrativo.

El Lapidario versa sobre las propiedades minerales, y el Libro de los juegos sobre temas lúdicos (ajedrez, dados y tablas), deportes de la nobleza en aquel tiempo. La intervención del rey fue a veces directa y a veces indirecta, pero indudablemente fue el arquitecto de estas obras:

El rey faze un libro non por quel él escriva con sus manos mas porque compone las razones d’él e las emienda et yegua e endereça e muestra la manera de cómo se deven fazer, e desí escrívelas qui él manda. Peró dezimos por esta razón que el rey faze el libro (Alfonso X el Sabio, General estoria I, f. 216r).

Es decir, concebía el plan de la obra, ponía los medios para realizarla y daba las instrucciones precisas sobre su estructura y contenido, e incluso descendía a detalles como precisar los dibujos e ilustraciones que debían ornar el texto. Esta preocupación por la obra bien hecha se manifiesta también en el prólogo del tratado inaugural de los Libros del saber de astrología, que es el Libro de las figuras de las estrellas fixas que son en el ochavo cielo, versión revisada acometida en 1276 de una primera traducción realizada en 1256. Allí se dice que el rey ordenó la traducción del texto a Yehudá ben Mošé y a Guillén Arremón de Aspa en 1256,

E después lo endereçó e lo mandó componer este rey sobredicho, e tolló las razones que entendió que eran sobejanas e dobladas e que non eran en castellano derecho, e puso las otras que entendió que cumplían, e quanto al lenguaje endereçolo él por sí. E en los otros saberes ovo por ayuntadores a maestre Joan de Mesina e a maestre Joan de Cremona e a Yhudá el sobredicho e a Samuel. E esto fue en el año XXV de su reinado.

Alfonso convocó para esta labor a un conjunto de sabios en lenguas hebrea, árabe y latina, con quienes formó su scriptorium real, conocido imprecisamente como Escuela de Traductores de Toledo. Contó con la colaboración de cristianos, judíos y musulmanes, que desarrollaron una importante labor científica al rescatar textos de la Antigüedad y al traducir textos árabes y hebreos al latín y al castellano. Estos trabajos habilitarán definitivamente el castellano como lengua culta, tanto en el ámbito científico como en el literario. Desde su reinado, además, se utilizará como lengua de la cancillería real frente al latín, que era la lengua de uso regular en la diplomacia regia de Castilla y de León.

También creó en Sevilla unos Studii o Escuelas generales de latín y de arábigo. Igualmente, fundó en 1269 la Escuela de Murcia, dirigida por el matemático Al-Ricotí.

Elevó al rango de Universidad los Estudios Generales de Salamanca (1254) y Palencia (1263), siendo Salamanca la primera en ostentar ese título en Europa.

Las Cantigas de Hita de Alfonso X, El Sabio (1230-1284) – Atrium Musicae

.

Las Cantigas de Hita de Alfonso X, El Sabio (1230-1284) y los instrumentos musicales en el “Libro de Buen Amor”, del Arcipreste de Hita (S. XIV)
Atrium Musicae – Gregorio Paniagua, dir.
    Juan Ruiz, Arcipreste de Hita

  1. “De como clerigos e legos e flaires e monjas e dueñas e joglares, salieron a reçebir a Don Amor”
  2. Alfonso el Sabio (attr.): Cantigas de Santa Maria

  3. Cantiga 83: Aos seus acomendato
  4. Alfonso el Sabio (attr.): Cantigas de Santa Maria

  5. Cantiga 318: Queen a Deus et a ssa Madre

Intérpretes: Atrium Musicae: Gregorio Paniagua, Eduardo Paniagua, Cristina Ubeda, Pablo Cano, Beatriz Amo, Luis Paniagua, Carlos Paniagua – Gregorio Paniagua, dir.

Duración: 40′ 55″

Fecha de grabación: 1978 (edición de 1998)

medieval.org

Las Cantigas de Hita de Alfonso X, El Sabio (1230-1284)

……

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,Exposiciones,Hombres de la Historia,PERSONAJES

Trackback Uri