15 sep 09

Archivo:Roma Plan.jpg

Mapa de la antigua Roma.En rojo, el área que delimitaban los muros servianos.Wikipedia

El esquema clásico de la creación y desarrollo de Roma incluye  cuatro primeros momentos:

  1. En un primer estadio nos encontramos con la llamada Roma Quadrata, rodeada por un muro y el denominado Pomerium, la frontera sagrada de la ciudad de Roma. Es decir, Roma sólo existía dentro del Pomerium, siendo todo lo que estaba en el exterior tierras que pertenecían a Roma (pero no eran Roma)
  2. El siguiente rastro nos lleva a la fusión de las tribus latinas de la Roma Quadrata del monte Palatino con los sabinos de los montes Viminal y Quirinal, creando la llamada Liga del Septimontium (Liga de las Siete Colinas). El Septimontium comprendería entonces el Cermal, estribo del Palatino que descendía hacia las marismas que existían entre este y el Capitolino (Velabrum); el Velio, que unía el Palatino al Esquilino; el Fragutal, Oppius y Cispius, que formaban las tres cimas del Esquilino; y el Subura, en el valle situado entre el Esquilino y el Quirinal.
  3. La Ciudad de las Cuatro Regiones, habría sido el tercer paso en la ampliación de Roma, conseguida con la incorporación al Septimontium de los núcleos del Quirinal y el Capitolino. La nueva ciudad debió ampliar sus murallas, así como el radio del Pomerium.
  4. La Ciudad serviana, llamada así por la ampliación dirigida por el rey Servio Tulio, la cual mantenía el Pomerium creado en la Ciudad de las Cuatro Regiones pero amplió su muralla a fin de incluir en su recinto el monte Aventino.

Roma estuvo rodeada por dos líneas de murallas alzadas en diferentes épocas: la muralla serviana (IV a.C.) y  la aureliana (III d.C.) Como puede verse en la imagen (los números corresponden a la división en regiones realizada por Augusto), la segunda era más amplia dado el crecimiento de la ciudad en la época bajo-imperial.

http://historiarte.net/roma/servianas.html

Parte de las Murallas servianas vistas desde la Estación Termini de Roma.

El cerco urbano más antiguo se conoce en general con el nombre de “Muralla Serviana”; sesupone que su primer constructor habría sido el sexto rey de Roma, Servio Tulio, hacia mediados del siglo VI a. C. La actual muralla, de bloques de toba de la Grotta Oscura, por supuesto es mucho más tardía: fácilmente se puede datar hacia la primera mitad del siglo IV a. C.

Se trata de una muralla atribuida a según la tradición a Servio Tulio (Liv. i.44 ; Dionisio. iv.13), que fue iniciada por Tarquino Prisco (Estrabón  v.3.7, p234; Liv. 1,36 ; Dionisio. iii.67).

La muralla rodeó la  denominada Roma cuadrata, sin embargo  no se puede  afirmar al cien por cien  que rey  la realizó  y que colina se agregó al pomerium de la ciudad. Se supone que Servio Tullio conquistó el Esquilino y el Viminal, e sa sería unapista para la asignación de un recorrido a los antiguos muros.

Es probable que el  Palatino, el Capitolio, el Quirinal,  no poseyeran ninguna defensa  de piedra, dadas sus características   naturales.

En la actualidad se ha generalizado entre los investigadores una tendencia  a negar cualquier verosimilitud a la tradición antigua, no del todo justificada en este punto específico, pues no faltan indicios que  harían suponer la existencia de unas murallas aún más antiguas.

Tales testimonios son:

1) Las fuentes literarias que atribuyen al rey Servio Tulio la inclusión del Esquilino en la ciudad, e incluso quizá la del Quirinal y el Viminal (una tradición confirmada por la existencia de templos, al menos sobre la primera de estas colinas, desde el siglo VI).

Si es así, no  se puede pensar que la ciudad, totalmente desprovista de defensas por este lado absolutamente llano, haya permanecido abierta e inerme como presa fácil para cualquier atacante. El Agger, macizo terraplén defensivo con que contaba Roma en la zona comprendida entre el Quirinal y el Esquilino, debía tener un precedente desde el siglo VI a. C.

Muros Servianos por ankhesenpaton2.

Parte de la muralla serviana en los bajos de la estación de Termini en Roma, en concreto entre los asientos de un establecimiento de comida rápida.

flickr.com/photos/25531771@N05/2701414628/

2) Tramos de muralla de cappellaccio, la toba del lugar, muy porosa, usada casi exclusivamente en la edad arcaica, que se conserva en diversos puntos de la ciudad. En el siglo IV a. C. fueron restaurados con bloques de toba de Grotta Oscura, lo que prueba su mayor antigüedad respecto a los últimos.

3) Las investigaciones arqueológicas demostraron que en muchas ciudades de Etruria y de Lacio había muros defensivos ya en el siglo VI a. C., si no antes.

En cualquier caso, este cerco más antiguo, de toba seguía en casi todos sus puntos el mismo trazado que tuvieron las murallas posteriores hechas con el material de Grotta Oscura, con el que se alzó la nueva muralla, después de la ocupación gala (390 a. C.), que constituyó una prueba de la debilidad de las defensas de la ciudad. Livio  da la fecha exacta cuando recuerda que los censores del 378 a. C. adjudicaron la construcción de la nueva muralla, que se debía hacer saxo quadrato, con bloques cuadrados. La toba que se empleó fue la de las canteras de Grotta Oscura, accesible desde la conquista de Veyes, ocurrida en el 396 a. C.

http://www.dearqueologia.com/arqueologia_roma/puertas_servianas.jpg


Los bloques empleados miden entre  0,20 y 0,30 m de alto,  y 0,55 a 0,66 ancho y 0,75 a 0,90 de largo. Las secciones más importantes de este muro están en :

  • La vía el delle Finanze. Esta sección de  unos 35 m. de largo, fue descubierta en 1907, pero una calle moderna la destruyó y fragmentos fueron descubiertos al sudoeste, en el jardín del ministerio de agricultura.

  • Otro resto similar se  encontró cerca del de  la Vittoria de S. Susanna y de S. Maria que seguían siendo visibles en 1867.

  • en la Piaza del  Cinquecento , enfrente de la estación.

  • en el  ángulo sudoeste del Palatino.

  • en el lado del norte del Capitolio, debajo del muro de contención situado delante de la embajada alemana sobre  Rupe Tarpeia .

  • en el jardín del Palazzo Colonna en el final del oeste del Quirinal.

  • La sección de muro realizada en cappellaccio, se debe atribuir al s. VI a.C.

El muro comienza en el Tiber, cruzado hacía la  esquina  sudoeste del Capitolio, siguiendo el  recorrido por el nordeste a lo largo del borde de los acantilados de esta colina y de la del Quirinal, hasta que casi alcanzó el valle entre el Quirinal y el Pinciano ( Mons Hortorum ). Continuó a través de la altiplanicie del Esquilino, cruzó el valle entre la Mons Oppius y el Caelian, a través de los acantilados al sureste y  sur de esta colina, llegando al sudoeste del Palatino, y por lo tanto al  sur del foro Boarium  y  llegando de nuevo al Tiber.

Arco del Muro Serviano

Se debe atribuir a este período un arco  de 12 pies romanos (3,30 metros), encontrado en 1885 cuarenta metros de sur de S. Maria en Cosmedin y construido en  cappellaccio

Parte de la muralla  pudo ser derruida como consecuencia de la victoria etrusca sobre los romanos en los comienzos de la República. Un tratado firmado con Porsena, prohibía a los romanos llevar  armas del hierro (Plin. Nh xxxiv.139; Mommsen, ROM Hist. i.414).

En este tratado o en otro firmado  después de una derrota  frente a los etruscos se debió  obligar a los romanos a derribar parte de la muralla, la falta de protección, haciendo de Roma una ciudad abierta, debió jugar a favor de la invasión de los galos.

Después de esta invasión de los galos el encintado  fue reforzado y consolidado, la línea original, sin embargo, fue enteramente conservada.  A las fases de construcción de este muro hacen referencias varias fuentes

Fragmento del Muro Serviano, grabado del siglo XIX

Livio

  • vi.32.1 : contraheretur del fenus del novum del tributo del ut en murum un faciundum del quadrato del saxo del locatum del censoribus (377 a.C.. ).

  • vii.20.9 : Consumptum de los reficiendis del turribusque de los muris del anni del relicum de los reductis de Legionibus Romam (353 a.C. ).

A esta reconstrucción después de la invasión gala pertenece el aparejo de bloques más grandes.

La carta franca comenta que, aunque la mayoría de los bloques mide entre 58-61 cm de alto, existen  irregularidades en la cara externa, donde se ha observado  medidas de  solo 51 cm,  arriba de 64 cm., mientras que en el interior, donde el ager encubre los bloques, las medidas varían entre 40 a 68 cm.

Bloques pertenecientes a la muralla serviana


El material, sin embargo, es enteramente tufa de Grotta Oscura; es la prueba más clara de la uniformidad de la muralla  Las marcas de construcción la datan en  un período no  anterior al s. IV a.C .y, como la piedra vino de las minas de Grotta Oscura, en el territorio de Veii,  después de la caída de esa ciudad, se sugiere que pueden ser Etruscos más bien que romanos los artífices de la obra El encintado de el Aventino era  de menor grosor, en la  depresión entre  el Aventino mayor y  Porta S. Paolo. Esto significaba una debilidad desde el punto de vista defensivo.

De  porta Collina a porta Esquilina,  la muralla  Serviana, en vez de seguir el borde de la colina, cruza la altiplanicie situada  en la base del Quirinal, del Viminal y del Esquilino,  y fue consolidada por un gran desnivel, descrito por Dionisio (ix.68; cf. iv.54)  que afirma que mide siete  estadios de longitud y 50 pies de grueso, con una zanja delante de ella 30 pies romanos de profundidad y 100 de ancho.

Puerta Viminalis

La Porta Viminalis era la única puerta  que fue consolidada más a fondo por  torres. Está situada en  la pared externa del ager que se puede ver preservado en el ferrocarril. Otro fragmento esta  en la Piazza Manfredo Fanti.

Según Coarelli,( Coarelli, Filippo, Guida Archeologica di Roma, Arnoldo Mondadori Editore, Milán, 1989) , las puertas que se considera existieron en algún momento en las Murallas Servianas, en el sentido de las agujas del reloj, son:

Otras partes del encintado fueron fortificadas de la misma manera;  éste era el ager por excelencia, y  era el punto más alto de Roma. Fue utilizada así para definir  un parte de la ciudad en contraste con el ager secundario de Viminalis  del campus della Notitia , que se sitúa entre la porta Viminalis y Castra Praetoria . Muchas otras porciones del muro se conservan , pero son insignificantes para sean mencionadas, a excepción de un arco en la cuesta del Quirinal, en el Palazzo moderno Antonelli,  que mide 1,05 m de luz, y por lo tanto no es una puerta de la ciudad.

00000000000

Las restauraciones de las murallas se fechan en el 353, en el 217, en el 212 (durante la segunda guerra púnica) y en el 87 a. C. (durante la guerra civil entre Mario y Sila). La técnica de construcción del muro del siglo IV es idéntica en todas partes: las hiladas de los bloques (en general de unos 59 cm., o sea, dos pies romanos) están dispuestas alternativamente de cara y de canto. La altura total era de unos 10 m., y el espesor de más de 4 m. en algunos puntos. La obra necesitó de la colaboración de muchos canteros que trabajaron al mismo tiempo, como se advierte en los puntos de unión, donde los tramos hechos por cada trabajador se tocan y no coinciden perfectamente. También se atendía a la organización de la cantera, lo que se ve con claridad en las numerosas marcas visibles en los bloques, que se explican como un medio para controlar el trabajo cumplido por cada cantero u operario.

La longitud total de las murallas llegaba casi a 11 km, en torno a una superficie de unas 426 hectáreas que, aunque no estuviera del todo ocupada, era por entonces  la ciudad más extensa de la península itálica.

Su trazado, según se puede reconstruir a través de los vestigios y de las referencias antiguas, era el siguiente: el Capitolio estaba dentro de las murallas, que recorrían la ladera de la colina hacia la mitad de su altura, por el lado que daba al Campo de Marte. Una puerta, tal vez la Catularia, se debía abrir en la base de la escalinata que bajaba del Capitolio. Sobre el lado septentrional, es decir, el opuesto, se alzaba una puerta a los pies del Arx, aproximadamente donde hoy está el Museo del Risorgimento: se trata de la Porta Fontinalis. Después la muralla pasaba por la cumbre que separa el Capitolio del Quirinal, que desaparecería a causa de los trabajos de construcción del Foro de Trajano. Sobre el Quirinal se encuentra un núcleo  importante. Se puede ver un resto de muralla, tal vez perteneciente a un lateral de la Porta Sanqualis. Dentro del cercano Palacio Antonelli se puede ver un arco de sillares de toba de Monteverde. No se trata de una puerta, sino de la abertura de un cuarto de balística, tal vez para catapultas. Desde aquí el muro seguía las laderas occidentales y septentrionales del Quirinal: en este tramo se abrían la Porta Salutaris y la Porta Quirinalis. Más adelante, la muralla describía un brusco giro hacia el sur, hasta llegar a la Porta Collina. En este punto comenzaba el tramo más fortificado, conocido con el nombre de Agger y prolongado hasta la Porta Esquilina; así protegía la parte más débil, totalmente llana, de la ciudad: el Quirinal, el Viminal y el Esquilino. Hacia la mitad del sector se abría la Porta Viminalis. A continuación, el curso de la muralla es menos seguro. Debía seguir por la Colina Opia, bajaría por el valle que hay entre esta montaña y el Celio, por cuya ladera subiría. Después de bajar del Celio, las murallas atravesaban el valle flanqueado por este monte y el Aventino, donde a poca distancia del lado curvo del Circo Máximo estaba la Porta Capena. El cerco de las murallas encerraba el Pequeño y el Gran Aventino. La muralla seguía por la ladera, a media altura, hasta sus últimas estribaciones meridionales.

Uno de los problemas más complejos es el recorrido que seguían entre el Aventino y el Capitolio. Una teoría afirma que el lado de la ciudad que daba al río no estaba cerrado por la muralla: sólo dos brazos protegían los lados del Foro Boario. Otra teoría asegura que hubo un brazo de muralla paralelo al Tíber, que desde al Aventino alcanzaba el ángulo suroccidental del Palatino, y de aquí, el Capitolio. Sin embargo, según las investigaciones arqueológicas, el trazado de la muralla seguía un recorrido mucho más cercano al Tíber.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b4/AURELIANO.JPG

El Emperados Aureliano

Busto in bronzo dell’ imperatore Aureliano, secolo III d.C. Museo di Santa Giulia, Brescia.

Las Murallas aurelianas

http://www.google-earth.es/foros.php?t=4087

http://4.bp.blogspot.com/_lWL7FSd1zig/SLO_FrkcIaI/AAAAAAAAAHA/MNvPRmnBETM/s400/saco04.jpg

Trazado de la muralla de Aureliano

Son una construcción militar de carácter defensivo construida en la ciudad de Roma por el emperador Aureliano. Su longitud original fue de 19 kilómetros, pero en la actualidad sólo se conservan 12,5 kilómetros. El propósito de su construcción fue defender Roma de las invasiones bárbaras, que comenzaron a partir del año 271 dC.
El círculo completo rodeaba una superficie de 13,7 km². Las paredes cuentan con 3,5 m de grosor y 8 m de altura con una toSre cuadrangular cada 100 pies romanos (29,6 m). Fueron remodeladas en el siglo V, doblando la altura (llegando hasta 16 m), por orden del general Flavio Estilicón, hombre fuerte del Imperio en época de Honorio.

http://www.imperioromano.com/blog/img/800px-aurelian_wall_1.JPG

http://www.imperioromano.com/blog/img/800px-aurelian_wall_1.JPG

Tenían forma de hexágono y en ellas se emplazaban 382 torres, 7.020 almenas, 18 puertas principales, 5 poternas, 116 letrinas y 2.066 ventanas exteriores.


Puerta Ostiensis.

Puerta Appia

_________________________

+(Localización en Google Maps)
+Más información en Wikipedia: murallas aurelianas

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA

Trackback Uri


7 Comentarios.

  • BLANCA G. ALBALÁT dice:

    COMO SIEMPRE LAS PÁGINAS DE LA DRA. ANA Mª SON AMENAS Y ESCLARECEDORAS. DESDE AQUÍ LE DOY EXPRESAMENTE LAS GRACIAS POR SU DOCENCIA GRATUITA

  • Ana Vázquez Hoys dice:

    Gracias,Blanca: Me “forro” con vuestro interés por lo poco que se y puedo transmitiros.
    Un beso y gracias
    Ana

  • CESAR dice:

    Un gran aporte el que encuentro aqui, felicito la publicacion, soy estudiante de arquitectura y poder tener esta informacion disponible insentiva a todo a aquel amante de la arquitectura.

  • Ana Vázquez Hoys dice:

    Muchas gracias.Un saludo

  • Silvina Quirinali dice:

    Sra Ana, siempre busco información sobre mis origenes y veo que publico algo de Porta Quirinalis. Mi abuelo paterno vino de Italia a la Argentina hace muchos años y su nombre era Fernando Quirinali, sabra Ud algo sobre el origien de nuestro apellido? Hasta ahora no conseguimos información certera sobre nuestros antecesores en italia, algunos parientes contaban que mi bisabuelo habria nacido en el Palacio del Quirinal, pero no hay pruebas de eso. Estaria muy agradecida si tuviese algun dato. Muchas gracias
    Silvina Quirinali – nacida 2/02/1973 en Córdoba – Argentina

  • No Me convnce much pro ta e prooo

  • N convenc. pero ta el proo



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.