Etiqueta: william shakespeare



18 feb 12

¡La historia de la antigua Roma está de moda¡

Julio César fue asesinado a los pies de la estatua de Pompeyo, su gran rival, el la Curia que llevaba el nombre de éste.


“Cesare deve morire” de los hermanos Taviani se ha llevado el Oso de Oro a la mejor película gracias al veredicto del Jurado presidido por Mike Leigh.

La cinta narra la historia de un grupo de presos que son elegidos para poner en marcha una versión de Julio César de William Shakespeare y durante los preparativos los reclusos se meterán tanto en el texto que aflorarán los remordimientos por el pasado y las rencillas del presente. El film está protagonizado por actores no profesionales y surgió después de que los veteranos hermanos vieran a unos presos interpretar “La divina comedia”. Los realizadores de “Padre padrone” (1977) y “La noche de San Lorenzo” (1982) resucitan cinematográficamente con este proyecto.

William Shakespeare - Julio César

La tragedia de Julio César es una obra trágica escrita por William Shakespeare, probablemente en 1599. Recrea la conspiración en contra del dictador romano Julio César, su homicidio y las secuelas de este hecho. Constituye uno de las tantos trabajos shakespearianos basados en hechos históricos.

A diferencia de muchos personajes principales en otras obras del género (e.j. Hamlet, Enrique V), César no es el centro de la acción, apareciendo tan sólo en tres escenas y muriendo al comienzo del tercer acto. La figura más relevante de la historia es Bruto y la trama gira en torno a la lucha psicológica entre las demandas en conflicto sobre el honor, el patriotismo y la amistad.

Narra el asesinato de César, siendo los verdaderos protagonistas de la obra por un lado Bruto y Casio y por otro Marco Antonio, personajes romanos de la época de César.

Su argumento se basa en la biografía de César de las Vidas paralelas de Plutarco, historiador griego del siglo I. Esta obra también es la fuente principal de CoriolanoAntonio y CleopatraTimón de Atenas. El texto trata  de la ambición y las artimañas que llevan al poder, así como de la amistad.

Los personajes no son ni buenos ni malos absolutamente: son humanos.Es también una fascinante inmersión en la época romana. Pero, como siempre, lo importante es el tratamiento psicológico de los personajes: sus luchas internas, sus miedos, su sentido de la ética, sus traiciones y sus relaciones de amistad…

Julio César fue el político romano (Roma, 100-44 a.C.) que sentó las bases del  poder del Principado. Tras la última batalla contra sus enemigos , en Hispania (Munda, 45 a.C.) comienza la trama de la obra, que termina con la muerte de Bruto (42 a.C.).

César llega a Roma victorioso desde la Bética (actual Andalucía, Hispania). El pueblo le recibe alborozado. Pero un adivino le dice: “Guárdate de los idus de marzo” (15 de marzo en el calendario romano; los idus eran días de buenos augurios).

Casio (Cayo Casio Longino, senador romano) conversa con su cuñado Bruto (Marco Junio Bruto, también senador,  al que se atribuyó la posibilidad de ser hijo de César). Casio sondea a Bruto acerca de su opinión sobre el peligro del poder absoluto que está acaparando César. Bruto se muestra interesado. Casio decide que lo convencerá. Mientras, César sufre un ataque de epilepsia en el Foro, ante el pueblo que le aclama, acompañado de su esposa Calpurnia y su mano derecha Antonio (Marco Antonio).

Bruto tiene la confianza de César y del pueblo. Por eso, Casio necesita que esté con él y los que pretenden acabar con César. Casio y los demás conjurados visitan a Bruto, que se une a ellos. Casio propone matar también a Marco Antonio, pero Bruto alega que sería demasiado. Porcia, esposa de Bruto, está preocupada por su marido, al que ve agitado.

Archivo:Tumba Julio César..jpg

El lugar del Foro romano donde se quemó el cadáver de César. Siempre hay flores frescas. El pueblo romano no le ha olvidado, más de dos mil años después.

LOS IDUS DE MARZO

“Lo que es más extraordinario aún es que un vidente le había advertido del grave peligro que le amenazaba en los idus de marzo, y ese día cuando iba al Senado, [Julio César] llamó al vidente y riendo le dijo: «Los idus de marzo ya han llegado»; a lo que el vidente contestó compasivamente: «Sí, pero aún no han acabado»”.

Plutarco

Tras una noche de tormenta y de fenómenos extraordinarios tomados por malos presagios, los augures y Calpurnia (que ha soñado que la estatua de César sangraba) aconsejan a César que no acuda a la reunión del Senado, en la Curia de Pompeyo. Veamos una lista de esos fenómenos:

- Truenos y relámpagos
- Se estremecen los cimientos de la tierra
- Brotan llamas de las manos
- Aparece un león encolerizado frente al Capitolio
- Caminan hombres en llamas
- Grazna el ave de las tinieblas de día en el Foro
- Ancianos, locos y niños, profetizan
- Se abren las tumbas, vomitando a los difuntos
- Una leona pare en medio de la calle
- Guerreros combaten en las nubes haciendo llover sangre
- Los espectros lanzan alaridos en las calles

Es ya el día de los idus de marzo. Al final, César se deja convencer y dispone enviar a Marco Antonio en su lugar. Pero se le anuncia que está prevista su coronación y acude. Una vez allí, los conjurados le matan.

Marco Antonio manda decir a Bruto que se pondrá de su lado. Acude a la Curia de Pompeyo  y  estrecha las manos ensangrentadas de Bruto, Casio, Decio, Metelo, Cina, Casca y Trebonio. Bruto autoriza a Antonio a hacer un discurso fúnebre al pueblo tras hablar él. Cuando Antonio queda solo ante el cadáver de César, le pide disculpas por fingir que apoya a los rebeldes y augura terribles matanzas. Octavio (hijo adoptivo de César y futuro César Augusto) está en camino hacia Roma.

Bruto hace su discurso ante el pueblo: ha matado a César por ambicioso y para salvar a Roma. Los ciudadanos le vitorean. Turno de Antonio. Utiliza su discurso para enaltecer a César y poner al pueblo en contra de Bruto y los conspiradores. Bruto y Casio escapan de Roma.

Los ciudadanos están encolerizados y en una escena cómica se ve a cuatro de ellos dispuestos a asesinar al poeta Cina sólo por llamarse como uno de los golpistas.

Ahora el Segundo Triunvirato, compuesto por Antonio, Octavio y Lépido,  gobierna Roma, Antonio le comenta a Octavio que Lépido es un majadero. Luego añade que Bruto y Casio están preparando un ejército para volver a la ciudad.

Bruto se encuentra con Casio. Mantienen una agria discusión, en la que Bruto acusa a Casio de corrupto, pero luego se reconcilian. Bruto cuenta a Casio que Porcia se ha suicidado tragando brasas de carbón, angustiada por la situación política. Ya de noche, se aparece el espíritu de César a Bruto y le dice: “Me verás en Filipos”.

Campo de batalla: las llanuras de Filipos (Macedonia, 42 a.C.). Por un lado, Bruto y su ejército, con Casio. Por otro, Octavio y el suyo, con Antonio. Casio se suicida al creer que ha perdido una batalla. En un segundo combate, el ejército de Octavio va ganando. Bruto pide a uno de sus soldados que lo mate porque esa noche ha vuelto a ver el fantasma de César. Al final se suicida cayendo sobre su propia espada, sujeta por su criado. El triunvirato ha ganado.

Antonio elogia a Bruto ante su cadáver: “Todos los conspiradores, menos él, obraron por envidia al gran César”. Octavio se une a los elogios y se acaba la obra.

La indiscutible versión cinematográfica de esta obra es la dirigida por Joseph L. Mankiewicz en 1953, con Marlon Brando como Antonio, James Mason como Bruto y John Gielgud como Casio.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

“Los hombres pueden interpretar las cosas a su manera, en sentido contrario al de las cosas mismas”.

“Cada esclavo tiene en su mano el poder para cancelar su autoridad”.

“Los unicornios pueden capturarse burlándolos con árboles; los osos, con espejos; los elefantes, con hoyos; los leones, con trampas, y los hombres, con aduladores”.

“Cuando la amistad comienza a debilitarse y decaer, afecta ceremonias forzadas”.


La obra destaca por ser la primera de las cinco mejores tragedias escritas por el dramaturgo (las otras siendo Hamlet, Otelo, Rey Lear y Macbeth).

REFLEJO DE UNA ÉPOCA

La gran mayoría de los críticos e historiadores de Shakespeare concuerdan en que la obra refleja la ansiedad general de la Inglaterra de su época, a causa de los temores sobre la sucesión del liderazgo. En el momento de su creación y primera representación, el poder de la fuerte reina Isabel I se encontraba desgastado y se había negado a nombrar a un sucesor, llegándose a entrever una posible guerra civil, similar a la que se organizó en Roma tras la muerte de César.

Calpurnia previene a su esposo, JulioCésar, para que no vaya a la reunión del Senado.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,CITAS,Curiosidades,Europa,General,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA,Hombres de la Historia,Leyendas,Mujeres de la Historia,Noticias de actualidad,novela historica,PERSONAJES

Trackback Uri






24 feb 10

Ayer, 20-2-2010, 12.28

Reuters

Por Stefano Ambrogi Seguir leyendo el artículo

Un grupo de arqueólogos asegura haber descubierto la verdadera ubicación de una de las batallas más importantes de Inglaterra y posiblemente incluso el mismo sitio donde fue asesinado el último rey medieval de la isla.

http://www.laguia2000.com/wp-content/uploads/2009/05/ricardo-3.jpg

Ricardo III de Inglaterra-

Ricardo III nació el 02 de octubre de 1452 en el castillo de Fotheringay. Hijo de Ricardo de York (poderoso heredero de la familia Mortimer, importante personaje durante el reinado de Enrique VI) y Cecilia Neville, fue coronado rey de Inglaterra en 1483, función que ejerció hasta su muerte, apenas dos años más tarde.

Ejemplo de personaje despótico, usurpador y desprovisto de miramientos, Ricardo III, cojo y jorobado, fue inmortalizado en el drama histórico de William Shakespeare, quien se valió de fuentes más antiguas como la historia que de este rey se atribuyó a Tomas Moro y las crónicas de Edward Hall, “La unión de las dos nobles e ilustres familias de Lancaster y de York” (1548). De aqui nacio l

a leyenda que lo representa como deforme, jorobado y cojo de nacimiento es nada más que una ficción realizada por Tomás Moro en su discutida obra histórica inglesa, que causó una honda impresión en Shakespeare y lo inspiró en la realización de su célebre obra teatral.—

Asimismo, fue el último monarca de la Casa de York, el fin de su reinado también propició la conclusión de la guerra de las Dos Rosas.

Esta guerra señala el fin de la Edad Media inglesa y el comienzo del Renacimiento.–Archivo:Lancashire rose.png—-Archivo:Yorkshire rose.png

Rosa roja de los Lancaster y blanca de los York

Archivo:Tudor rose.svg

Rosa de los Tudor, con la union de las dos rosa, al termino de la guerra civil.

Tras la muerte de su padre en Batalla de Wakefield (1460), pasó a estar bajo la protección e instrucción de Ricardo de Neville, Conde de Warwick, conocido bajo el apodo de “The Kingmaker” (hacedor de reyes). En 1472 contrajo matrimonio con la menor de sus dos hijas, Cecilia Neville, en la Abadia de Westmister, siendo difundida la descalificación que ésta debió sufrir del maltrato que el rey le propiciaba.

Este matrimonio tenía un único fin para Ricardo, arrebatar la fortuna de los Warwick a su hermano Jorge de Clarence, casado con la hija mayor de los Neville, Isabel.

Hermano del rey Eduardo IV, Ricardo lo convenció de condenar por traición a Jorge, confinándolo a la Torre de Londres. A la muerte de de Eduardo, quedó como ejecutor de la regencia del joven Eduardo V, a quien declara bastardo junto con su hermano, encerrándolos y asesinándolos, también en la Torre de Londres. Es así como logra hacerse del poder absoluto.

Habiendo sido nombrado Duque de Gloucester por su padre, se convertira  en Ricardo III, heredero del cetro de Inglaterra.

Para entonces surgió la figura de Enrique Tudor, nieto de Catalina de Francia, con el objetivo de hacer valer sus derechos sucesorios. Si bien éstos no eran del todo legítimos, la situación inglesa bajo el reinado de Ricardo hacia posible que éste luchara por tales potestades.

Ambos personajes terminaron por enfrentarse en Bosworth, el 22 de agosto de 1485, decidiéndose la derrota a muerte de Ricardo III en el campo de batalla.

Tras la muerte de Ricardo III y la coronación de Enrique VII, se inicia la dinastía Tudor , casa que se mantendrá en el poder hasta 1603.

LA GUERRA DE LAS DOS ROSAS( 1455-1485)

La Guerra de las Dos Rosas fue una guerra civil que enfrentó intermitentemente a los miembros y partidarios de la Casa de Lancaster contra los de la Casa de York entre 1455 y 1485. Ambas familias pretendían el trono de Inglaterra, por origen común en la Casa de Plantagenet, como descendientes del rey Eduardo III.

El nombre “Guerra de las Dos Rosas” o “Guerra de las Rosas”, en alusión a los emblemas de ambas casas, la rosa blanca de York y la roja de Lancaster, fue producto del Romanticismo.

CONTENDIENTES

La guerra se dio principalmente entre

-los miembros de la aristocracia terrateniente

-y ejércitos de los señores feudales.

El apoyo a cada uno de los bandos dependió en gran medida de los matrimonios dinásticos entre la nobleza. El patriarca de la casa de Lancaster, Juan de Gante tuvo como primer título el de Conde de Richmond, el mismo que llevaría Enrique VII al final de la guerra. El líder de la casa de York fue Edmundo de Langley, que ostentaba el Señorío de Cambridge.

Más tarde, durante los reinados de los Tudor y de los Estuardo, Richmondshire y Cambridgeshire se transformarían en focos principales de recusantes y puritanos, respectivamente. Cabe destacar que la pelea entre las facciones se prolongó más allá de la época de Enrique, ya que los monarcas que le siguieron impulsaron la continuidad de los enfrentamientos.

EL ANTAGONISMO ENTRE LANCARTER Y YORK. La disputa por la sucesión

El antagonismo entre ambas casas comenzó con el derrocamiento y asesinato del rey Ricardo II, en 1399, a manos de su primo Enrique Bolingbroke, duque de Lancaster. Enrique era el cuarto hijo de Juan de Gante, quien a su vez era el tercer hijo de Eduardo III: sus expectativas de llegar al trono eran escasas. De acuerdo a la ley de sucesión inglesa y a los precedentes sentados por la tradición, la corona debía recaer en los descendientes masculinos de Leonel de Amberes, segundo hijo ssuperviviente  de Eduardo III. De hecho, Ricardo II había designado presunto heredero de la corona al nieto de Leonel, Roger Mortimer. Sin embargo, se toleró la situación exclusivamente porque el gobierno de Ricardo II había sido extremadamente impopular. Por esta causa, el Parlamento lo declaró rey de Inglaterra y asumió la corona con el nombre de Enrique IV.

A la muerte de Bolingbroke, el 20 de marzo de 1413, asumió la corona su hijo Enrique V, quien era un gran soldado.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/e/ea/Henry_V_of_England_-_Illustration_from_Cassell%27s_History_of_England_-_Century_Edition_-_published_circa_1902.jpg

Enrique V de Inglaterra

Sus logros militares contra Francia durante la Guerra de los cien años le habían granjeado enorme popularidad, permitiendo afianzar el control de los Lancaster sobre el trono. Durante su corto reinado, Enrique V debió sofocar una revuelta liderada por el nieto de Eduardo III, Ricardo, Conde de Cambridge. Una vez desarticulado el Complot de Southampton (nombre que designa aquella revuelta), el revoltoso  Ricardo fue ejecutado, el 5 de agosto de 1415, al inicio de la campaña que llevaría a la victoria en la Batalla de Azincourt. No obstante, la esposa de Ricardo, Ana Mortimer, adujo tener también derechos sobre la corona, ya que era hija de Roger Mortimer y, por tanto, descendiente de Leonel de Amberes. Enrique V murió en 1422, y Ricardo Plantagenet , duque de York, conde de Cambridge e hijo de Ana Mortimer, se propuso desafiar al nuevo rey, el débil Enrique VI.

Archivo:HenryVIofEngland.JPGEnrique VI de Inglaterra

El rey Enrique VI de Lancaster estaba rodeado de un cúmulo de regentes y consejeros impopulares. Los más notables de ellos fueron Edmundo de Beaufort, duque de Somerset, y Guillermo de la Pole, duque de Suffolk, a quienes se acusó de ser incapaces de manejar el gobierno y de concluir la guerra contra Francia. Durante el gobierno de Enrique VI se perdieron virtualmente todas las posesiones inglesas en el continente, incluidas las tierras ganadas por Enrique V. Enrique VI comenzó a ser percibido como un rey débil e inhábil. Para mayores males, éste sufrió por entonces una serie de episodios embarazosos causados por una enfermedad mental emergente. Hacia mediados de la década de 1450, muchos consideraban a Enrique incapaz de gobernar.

La legalidad de la corta línea de reyes Lancaster pasó a estar plagada de dudas, y la Casa de York fortaleció su pretensión sobre la corona. El creciente descontento civil, sumado a la multiplicación de nobles con ejércitos privados y a la incapacidad y corrupción de la corte de Enrique VI, formaron el clima político ideal para la guerra civil.

Cuando, en 1453, el rey padeció un primer episodio grave, producto de su enfermedad mental, se estableció un Consejo de Regencia encabezado por el Lord Protector, el poderoso y popular Ricardo Plantagenet, Duque de York y líder de su Casa.

Ricardo empezó de inmediato a pugnar audazmente por su pretensión al trono, encarcelando a Somerset, y apoyando a sus aliados Salisbury y Warwick en conflictos menores contra los adheridos a la causa de Enrique, especialmente los Condes de Northumberland.

Sin embargo, la recuperación de Enrique, en 1455, frustró las ambiciones de Ricardo, quien fue despedido rápidamente de la corte por la esposa del rey, Margarita de Anjou.

La incapacidad manifiesta de liderazgo de Enrique se tradujo en el fortalecimiento de la cada vez más poderosa reina Margarita, quien se convirtió en la máxima figura de la Casa de Lancaster.

La fase inicial (1455 – 1460)

Archivo:Stalbans-tower.jpg

Torre de San Albano,lugar de la batalla del mismo nombre
Ella conformó una alianza de varios nobles contra Ricardo, con el fin de reducir su influencia. La creciente frustración de Ricardo y la agresividad de la reina derivaron finalmente en acciones armadas, dando lugar a la Primera Batalla de San Albano.Archivo:Margaret of Anjou.jpg

Margarita de Anjou(     (Pont-à-Mousson, Lorena, 23 de marzo de 1429Castillo de Dampierre, Saumur, 25 de agosto de 1482),retrato imaginario de epoca victoriana

Margarita de Anjou, (en francés: Marguerite d’Anjou), (Pont-à-Mousson, Lorena, 23 de marzo de 1429Castillo de Dampierre, Saumur, 25 de agosto de 1482), noble francesa que llegó a ser reina de Inglaterra (1445-1471) como esposa de Enrique VI. Es una figura relevante por ser una de las líderes del bando Lancaster en la Guerra de las Dos Rosas.

Ascendencia y matrimonio de Margarita de Anjou

Margarita fue la tercera hija de Renato I de Nápoles, llamado “el Bueno”, duque de Anjou y rey de Sicilia y Nápoles y rey titular de Jerusalén, y de Isabel, hija y heredera del duque Carlos II de Lorena.

Para garantizar la alianza franco-inglesa tras la Guerra de los Cien Años, se le eligió como la futura esposa del rey Enrique VI de Inglaterra, con el que contrae matrimonio el día 23 de abril de 1445, en la ciudad de Nancy, en un matrimonio por poderes, siendo representado el rey por el duque de Suffolk. El mismo día, en Tichfeld Hants, Enrique VI f aceptaba contraer matrimonio de igual manera. La unión sólo tendrá un hijo, Eduardo de Westminster, único príncipe de Gales que ha muerto en combate o, según un rumor, durante una matanza de prisioneros.

-Archivo:Armoiries Edouard de Westminster.png

Escudo de armas de Eduardo de Westminster,Principe de Gales.

Está enterrado en la abadía de Tewkesbury. Pocas semanas después, Enrique VI era asesinado en la Torre de Londres.-

-

Margarita huyo y fue atrapada poco después, al tiempo que se enteraba que su hijo había sido ahorcado por los yorkistas en el campo de batalla, y que su esposo era encarcelado y asesinado en la Torre de Londres. Margarita, a su vez, fue también confinada en la Torre. Más adelante, la encarcelaron en el castillo de Wallingford.

Archivo:Margaret of Anjou Arms.svg

Escudo de armas de Margarita de Anjou,reina consorte de Inglaterra

El Acta de Acuerdo

En octubre se llegó a un compromiso que se conoció como el Acta de Acuerdo de 1460, que por un lado reconocía el derecho de los York y por otro lo declaraba sucesor de Enrique, desheredando al príncipe Eduardo de seis años. York tuvo que aceptar este acuerdo como la mejor oferta que tenía para elegir, teniendo presente que al mismo tiempo era designado nuevamente Lord Protector, lo que le permitía gobernar en nombre de Eduardo. En cualquier caso, el acuerdo era inaceptable para los Lancaster, que se reunieron bajo la égida de la reina Margarita y el Príncipe Eduardo, formando un gran ejército en el norte del reino.

El contraataque de la Casa de Lancaster

en la Batalla de Wakefield. El ejército de York fue completamente devastado por las fuerzas de la reina en la más desastrosa de las batallas para la causa de la rosa blanca. Ricardo, Duque de York y Lord Protector del Reino, fue muerto en batalla, mientras que Salisbury y Edmundo, el hijo de 17 años de York, eran tomados prisioneros y decapitados. Sus cabezas fueron empaladas en la puerta de la ciudad de York.

Margarita de Anjou en un retrato de fantasía.

El Acta de Acuerdo y el desastre de la Batalla de Wakefield dejaron a Eduardo, hijo mayor de Ricardo de 18 años, como Duque de York y heredero del trono de Inglaterra. Por otro lado, la muerte de Salisbury dejaba a Warwick, su heredero, como el más grande terrateniente de las Islas Británicas. La reina Margarita viajó por todo el norte de Inglaterra, con el fin de negociar el apoyo de los escoceses. María de Güeldres, esposa de Jacobo II de Escocia, aceptó proveer a Margarita de un ejército, con la condición que Inglaterra le cediera la ciudad de Berwick y que su hija se casara con el príncipe Eduardo. La reina aceptó, teniendo presente que no contaba con fondos para pagar tamaña empresa. El acuerdo al que llegó permitía a los ejércitos pagarse con el saqueo de los pueblos del reino que se encontraran al sur del río Trent. Dirigió sus tropas hacia Hull, reclutando más hombres de pasada.

Parhelio al atardecer.

Mientras esto sucedía en el norte, Eduardo se enfrentaba con el ejército de Jasper Tudor, conde de Pembroke que llegaba de Gales en la Batalla del Cruce de Mortimer en Herefordshire. Inspiró a sus soldados con una supuesta visión de tres soles al atardecer (fenómeno conocido como “parhelio”) que representaban a los tres supervivientes de la Casa de York: él y sus hermanos Jorge y Ricardo. La victoria y esta visión provocaron la adopción del sol en su esplendor como emblema personal de Eduardo de Lancaster .

La Batalla de Towton se convirtió en la más grande y sangrienta de la Guerra de las Dos Rosas. Ambas partes habían acordado de antemano que todos los problemas se decidirían finalmente ese día, peleando sin pedir ni dar cuartel. Se estima que entre 40.000 y 80.000 hombres tomaron parte en el enfrentamiento, con una cifra cercana a los 20.000 muertos durante (y después) del combate: un número extremadamente alto para la época, considerado el máximo derramamiento de sangre en un solo día en el Reino Unido. El nuevo rey y su ejército ganaron esta batalla decisiva. Mientras los Lancaster eran diezmados, con la mayoría de sus líderes muertos, Enrique y Margarita, en compañía de su hijo Eduardo, esperaban en York las noticias de la batalla. Apenas se enteraron del macabro resultado, decidieron huir al norte. Muchos de los lores que apoyaban la causa de Lancaster cambiaron de bando ese día, apoyando al rey Eduardo. Los que no lo hicieron fueron perseguidos hacia el norte, donde se refugiaron en unos pocos castillos, al igual que en el País de Gales. Eduardo se dirigió hacia la ciudad de York con el fin de conquistarla, enfrentándose a las cabezas cortadas de su padre, su hermano y Salisbury. Éstas fueron rápidamente remplazadas por las de destacados líderes de la Casa de Lancaster, entre los que se contaba al famoso Lord Clifford de Skimpton-Craven, quien ordenó la ejecución del hermano de Eduardo, Edmundo, después de la Batalla de Wakefield.Enrique y Margarita se refugiaron en Escocia, donde se quedaron en la corte del rey Jacobo III. Con la promesa renovada de la entrega de Berwick, intentaron cumplir su juramento de invadir nuevamente Carlisle ese mismo año. Sin financiamiento y con escaso apoyo, fueron fácilmente derrotados por las tropas de Eduardo, quien aprovechó la incursión para expulsar a los últimos miembros de la Casa de Lancaster que se refugiaban en el norte.

La coronación oficial de Eduardo IV tuvo lugar en junio de 1461 en Londres, donde recibió el clamoroso saludo de sus súbditos como monarca de Inglaterra. Eduardo pudo gobernar en relativa paz por más de diez años.

Castillo de Harlech

Pese a su segura posición en el sur, Eduardo no logró consolidar el control de todo el territorio hasta 1464; más allá de las rebeliones estacionales, algunos castillos permanecieron en poder de los Lancaster por varios años. Las localidades de Dunstanburgh, Alnwick (asiento de la familia Percy) y Bamburgh -todas en Northumberland- fueron de las últimas en ser sometidas. La gran fortaleza del Castillo de Harlech en Gales se rindió recién en 1468, después de siete largos años de sitio. El depuesto rey Enrique fue capturado en 1465 y conducido como prisionero a la Torre de Londres donde, para la época, fue razonablemente bien tratado.

En 1464 se produjeron dos revueltas por la causa de Lancaster. La primera fue reprimida en la Batalla de Hedgeley Moor el 25 de abril, y la segunda en la Batalla de Hexham el 15 de mayo. Ambas fueron reducidas por John Neville, Marqués de Montagu, hermano de Warwick.

Reinicio de las hostilidades (1469 – 1471) [editar]

Castillo de Middleham.

El período que comprenden los años 1467 y 1470 estuvo marcado por el rápido deterioro de la relación entre el rey Eduardo IV y su antiguo mentor, Ricardo Neville, Conde de Warwickel hacedor de reyes”. Aunque fueron varios los motivos que llevaron al quiebre, la primera y principal razón fue la decisión de Eduardo de casarse en secreto con Isabel Woodville en 1464. El rey anunció este hecho como un “fait accompli”, destrozando los planes de Warwick de casarlo con una princesa francesa, con el fin de mejorar las relaciones con esa nación. Este desaguisado se convirtió en frustración, una vez que los Woodville remplazaron a los Neville como favoritos de la corte. De la misma forma, la decisión de apoyarse en Borgoña en vez de Francia, y la reticencia en aprobar el matrimonio de sus hermanos Jorge, Duque de Clarence, y Ricardo, Duque de Gloucester, con las hijas de Warwick contribuyeron al distanciamiento. Fuera de lo anterior, la popularidad de Eduardo se encontraba en franco retroceso, ya que los aumentos en los impuestos y los desórdenes y violaciones a la ley continuaban siendo el pan de cada día.

Para 1469 Warwick había establecido una alianza con el celoso y traicionero hermano del rey, Jorge. Ambos levantaron un ejército que derrotó a las fuerzas del rey en la batalla de Edgecote Moor, logrando capturar a Eduardo, encerrándolo en el Castillo de Middleham en Yorkshire. Warwick jugó sus cartas rápidamente, ordenando la ejecución del suegro del rey, Ricardo Woodville. Forzó a Eduardo a convocar un parlamento en York, en el que planeaba lograr la declaración de ilegitimidad de Eduardo, de manera que la corona pasara a su hermano Jorge como heredero aparente. Sin embargo el reino era un caos, lo que permitió al rey demandar la lealtad de su hermano Ricardo y de la mayoría de los nobles, de manera que el Duque de Gloucester llegó a la cabeza de un gran ejército, logrando liberar a Eduardo IV.

Los conjurados fueron declarados traidores y forzados a exiliarse en Francia, donde en 1470, Luis XI se encontraba bajo una gran presión por parte de la exiliada reina Margarita de Anjou, para que lo ayudara a invadir Inglaterra y reconquistar y liberar a su cautivo esposo. Fue el rey Luis quién sugirió la posibilidad de una alianza entre Warwick y Margarita, una idea que a ninguno de los antiguos enemigos le gustaba. Pese a sus reticencias, ambos llegaron a darse cuenta del potencial de tal alianza, pese a los fines que perseguían cada uno. Margarita quería reclamar su reino y asegurar la sucesión de su hijo, mientras que Warwick esperaba poder mantener como un títere al rey, fuera Enrique o su hijo. En cualquier caso se comprometieron por medio de una alianza matrimonial entre el Príncipe de Gales Eduardo de Westminster y la hija de Warwick, Ana Neville. Con el pacto en vigor, Ricardo Neville invadió Inglaterra en el otoño de 1470.

Batalla de Tewkesbury.

Esta invasión significó una nueva derrota para Eduardo, ya que John Neville, hermano de Ricardo, cambió de bando marchando con un ejército hacia el sur, una situación para la que Eduardo no estaba preparado. Junto con su hermano Ricardo escaparon desde Doncaster hacia Holanda, y de ahí a su exilio en Borgoña. Pese a este triunfo, la fortuna de Warwick duró poco, puesto que pese a lograr la restauración de Enrique VI en el trono (fue pasado en andas por las calles de Londres) y la declaración de Eduardo y Ricardo como traidores para el otoño, sus planes se vieron frustrados.

Neville se obsesionó con el plan de invadir la Borgoña con el rey de Francia, tentando a este último con la promesa de territorios en Holanda como recompensa. Esto obligó a su vez a Carlos el Temerario, Duque de Borgoña ayudar a Eduardo. Le entregó fondos suficientes para que levantara otro ejército y con él logró invadir Inglaterra en 1471. Eduardo derrotó a Warwick en la Batalla de Barnet en ese mismo año, y destruyendo a todas las fuerzas de Lancaster en la Batalla de Tewkesbury, dando muerte a Eduardo de Westminster, hijo de Enrique VI y heredero presunto de la corona. El mismo Enrique fue asesinado el 14 de mayo, con el fin de reforzar el bando de York en el trono.

Ricardo III [editar]

Artículo principal: Ricardo III de Inglaterra

La restauración de Eduardo IV en el trono en 1471 ha sido considerada por algunos historiadores como el final de la Guerra de las Dos Rosas. La paz había sido restaurada por Eduardo, quien murió repentinamente en 1483. Esto marcó el inicio de un nuevo ciclo de desórdenes dinásticos. Bajo el reinado de Eduardo, las facciones se habían dividido entre los parientes de la reina, la familia Woodville (en particular Anthony Woodville y Thomas Grey, Marqués de Dorset), y quienes consideraban a esta familia como unos recién llegados, hambrientos de poder. El heredero al trono, Eduardo V, tenía entonces sólo doce años, y había sido criado y educado bajo el cuidado de Anthony Woodville. Esto significaba que estaban bajo una influencia insoportable para el partido anti-Woodville, quienes forzaron la designación de Ricardo, Duque de Gloucester y hermano de Eduardo IV como Lord Protector, convirtiéndose de facto en el líder de esta facción.

Con la ayuda de William Hastings y de Henry Stafford, Gloucester capturó al joven rey de manos de los Woodville en Stony Stratford en Buckinghamshire. Lo encerró en la Torre de Londres bajo su cuidado, donde se le reunió su hermano Ricardo, Duque de York, de sólo nueve años. Con los niños a buen resguardo, Ricardo alegó que el matrimonio entre Isabel Woodville y Eduardo había sido ilegal, ilegitimando a los dos niños de paso. El Parlamento accedió a emitir el “Titulus Regius” con el que Gloucester se convirtió en el rey Ricardo III de Inglaterra. Los dos niños encarcelados, conocidos como los “Príncipes de la Torre” desaparecieron y fueron posiblemente asesinados, aunque se discute por mano u orden de quién hasta el día de hoy, convirtiéndose en uno de los hechos históricos más controvertidos de Inglaterra.

Dado que Ricardo III era el mejor general del bando de York, muchos lo aceptaron ante la perspectiva de tener que manejar a dos niños por intermedio de un Consejo de Regencia. Los Lancaster por su lado, concentraron sus expectativas en Enrique Tudor, cuyo padre, Edmundo Tudor, Conde de Richmond, era hermano ilegítimo de Enrique VI. Sin embargo, la pretensión de Enrique al trono era por medio de su madre, Margarita Beaufort, una descendiente de Eduardo III por vía de John Beaufort, que era hijo de Juan de Gante, I duque de Lancaster, y por tanto nieto de Eduardo III de Inglaterra. Aunque nacido ilegítimo, su sitúación quedó legalizada al casarse Juan de Gante con su madre Katherine Swynford.

Enrique Tudor [editar]

Artículo principal: Enrique VII de Inglaterra

En la Batalla de Bosworth, el 22 de agosto de 1485, las fuerzas de Enrique Tudor derrotaron a los ejércitos de Ricardo III, que murió durante la batalla, convirtiéndose así en el rey Enrique VII de Inglaterra. El novel rey fortaleció su posición casándose con la hija de Eduardo IV, Isabel de York, la mejor reclamante al trono de la Casa de York. Así reunió en su persona a las dos casas reales que con gran violencia habían combatido por el poder. Juntó la rosa roja de Lancaster con la rosa blanca de York, creando un nuevo emblema, la “Rosa Tudor“. Para confirmar su preeminencia, Enrique ordenó matar a cualquier otro potencial pretendiente que cayera en sus manos, política que continuó su hijo Enrique VIII.

Muchos historiadores consideran el acceso al trono de Enrique VII como el efectivo punto final del conflicto. Otros arguyen que la guerra como tal terminó finalmente en la Batalla de Storke el 16 de junio de 1487, cuando fuera de toda lógica se alzó la figura del último pretendiente masculino de la casa de York, Eduardo, Conde de Warwick e hijo de Jorge, Duque de Clarence, hermano de Eduardo IV. Sin embargo, para males de la causa, el joven se encontraba realmente bajo la custodia de Enrique, por lo que el niño (llamado Lamberto Simmel) demostró no ser más que un impostor. Sus fuerzas, dirigidas por Juan de la Pole, Conde de Lincoln (que había sido designado heredero presunto por Ricardo III, aunque se había reconciliado con Enrique después de Bosworth), quien murió en la batalla. El joven Simmel, por su parte, fue perdonado ya que se consideró que no había sido más que un instrumento de los adultos, y fue enviado a trabajar en las cocinas reales.

En la ficción

Cita
Y aquí profetizo: que esta querella de hoy,
que ha acrecido esta facción hasta el jardín del Temple
enviará, tanto de la Rosa Roja como de la Rosa Blanca,
millares de almas a la muerte y a la noche eterna
De la obra “Enrique VI” de William Shakespeare.

La novela La flecha negra de Stevenson se desarrolla en el ámbito de la guerra de las Dos Rosas, más concretamente alrededor de la batalla de Wakefield.

Parte del argumento de la serie de novelas y relatos de fantasía Canción de Hielo y Fuego del escritor norteamericano George R. R. Martin está inspirado en la Guerra de las Dos Rosas. En estas obras de ficción, las casas Lancaster y York tienen su equivalencia en las imaginarias Lannister y Stark.

Figuras clave

Este árbol genealógico de las familias nobles de York, Lancaster, Plantagenet y Tudor permite ubicar los partícipes prominentes de este hecho histórico.

Árbol genealógico de las Casas involucradas en la Guerra de las Dos Rosas

00000000000

EL FIN DA MARGARITA DE ANJOU

En un acto inesperado, el rey Luis XI de Francia, -que de acuerdo a los cronistas era un hombre insensible y cruel-, sale en defensa de su prima y exige su liberación, la cual no se produjo hasta 1478.

Margarita regreso a Francia y se retira al castillo de Dampierre, en Saumur, donde falleció el 25 de agosto de 1482, a los 53 años de edad, siendo sepultada en la cripta familiar de los Anjou en Angers.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4c/Angers_chateau.jpg

Castillo de Angers,Francia

000000000

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/d/d3/Parhelio.jpgParhelio al atardecer;Los tres soles

CONSECUENCIAS

La Guerra de las Dos Rosas provocó
-la extinción de los Plantagenet
-y debilitó enormemente las filas de la nobleza,
-además de generar gran descontento social.
-Este período marcó el declive de la influencia inglesa en el continente europeo,
-el debilitamiento de los poderes feudales de los nobles
-y, en contrapartida, el aumento de influencia por parte de los comerciantes,
-y el crecimiento y fortalecimiento de una monarquía centralizada bajo los Tudor.
-Esta guerra señala el fin de la Edad Media inglesa y el comienzo del renacimiento.
EL LUGAR DE LA ULTIMA BATALLA

Durante siglos, los aficionados a la historia han llegado con dificultad hasta la cima de una lejana colina en Leicestershire, en el centro de Inglaterra, creyendo que ahí tuvo lugar de la Batalla de Bosworth, donde el rey Ricardo III fue derrotado por las fuerzas de Enrique Tudor en 1485.

La batalla puso fin a décadas de guerra civil y fue conocida como la Guerra de las Rosas, que rompió con la línea de los Plantagenet y dio paso a la dinastía Tudor y los reinados de Enrique VIII e Isabel I.

El cadáver de Ricardo fue arrojado a un dique, pero luego, en ese mismo día fue rescatado por algunos leales suyos y sepultado en la pequeña abadía de Grey Friars, en Leicester.

Con la muerte de Ricardo III concluye la permanencia de la casa de Plantagenet en el trono de Inglaterra, que ocupó desde 1154. La extinción definitiva de la dinastía se daría con la muerte del hijo de Jorge de Clarence, Eduardo, conde de Warwick y Salisbury, ejecutado el 28 de noviembre de 1499.

Pero los expertos han señalado ahora que están seguros de que ese sitio era tan irreal como las célebres últimas palabras de Ricardo en el campo de batalla, inmortalizadas por Shakespeare: “¡Un caballo, un caballo! Mi reino por un caballo”.

Por el contrario, un exhaustivo estudio de cuatro años realizado por un grupo de historiadores y arqueólogos sostienen que la batalla se libró a unos tres kilómetros de la famosa colina Ambion, en tierras de un granjero.

El arqueólogo que dirigió la búsqueda del verdadero sitio de la batalla, Glenn Foard, dijo el viernes que se hallaron en el lugar varios objetos que confirman su autenticidad.

“Ellos nos revelan que aquí luchó gente de alto nivel”, explicó a la radio de la BBC.

Los objetos incluyen monedas de plata de Carlos el Temerario de Borgoña y la mayor colección de perdigones jamás encontrados en un campo de batalla medieval en Europa.

El experto agregó que el más importante y quizá el más concluyente de los objetos descubiertos es una insignia distintiva con forma de jabalí que se daba a la tropa de Ricardo III.

“Esta es especial, debido a que está hecha en plata. Es casi seguro que fue utilizada por un caballero del séquito del rey Ricardo que anduvo con el monarca hasta su muerte en su última carga de caballería”, explicó en el comunicado.

“Fue encontrado justo al lado de un sitio de un pequeño pantano del medievo, donde mataron al rey cuando su caballo quedó atrapado en el lodo”, agregó.

Foard dijo que la insignia, que es muy peculiar, podría marcar el sitio cercano donde cayó el rey.

“Hay una ciénaga pequeña llamada Fenn Hole y la insignia estaba allí a un lado”, dijo el experto a la radio BBC.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,CITAS,Europa,General,Hombres de la Historia,PERSONAJES

Trackback Uri