Etiqueta: Sexto pompeyo



18 feb 12

¡La historia de la antigua Roma está de moda¡

Julio César fue asesinado a los pies de la estatua de Pompeyo, su gran rival, el la Curia que llevaba el nombre de éste.


“Cesare deve morire” de los hermanos Taviani se ha llevado el Oso de Oro a la mejor película gracias al veredicto del Jurado presidido por Mike Leigh.

La cinta narra la historia de un grupo de presos que son elegidos para poner en marcha una versión de Julio César de William Shakespeare y durante los preparativos los reclusos se meterán tanto en el texto que aflorarán los remordimientos por el pasado y las rencillas del presente. El film está protagonizado por actores no profesionales y surgió después de que los veteranos hermanos vieran a unos presos interpretar “La divina comedia”. Los realizadores de “Padre padrone” (1977) y “La noche de San Lorenzo” (1982) resucitan cinematográficamente con este proyecto.

William Shakespeare - Julio César

La tragedia de Julio César es una obra trágica escrita por William Shakespeare, probablemente en 1599. Recrea la conspiración en contra del dictador romano Julio César, su homicidio y las secuelas de este hecho. Constituye uno de las tantos trabajos shakespearianos basados en hechos históricos.

A diferencia de muchos personajes principales en otras obras del género (e.j. Hamlet, Enrique V), César no es el centro de la acción, apareciendo tan sólo en tres escenas y muriendo al comienzo del tercer acto. La figura más relevante de la historia es Bruto y la trama gira en torno a la lucha psicológica entre las demandas en conflicto sobre el honor, el patriotismo y la amistad.

Narra el asesinato de César, siendo los verdaderos protagonistas de la obra por un lado Bruto y Casio y por otro Marco Antonio, personajes romanos de la época de César.

Su argumento se basa en la biografía de César de las Vidas paralelas de Plutarco, historiador griego del siglo I. Esta obra también es la fuente principal de CoriolanoAntonio y CleopatraTimón de Atenas. El texto trata  de la ambición y las artimañas que llevan al poder, así como de la amistad.

Los personajes no son ni buenos ni malos absolutamente: son humanos.Es también una fascinante inmersión en la época romana. Pero, como siempre, lo importante es el tratamiento psicológico de los personajes: sus luchas internas, sus miedos, su sentido de la ética, sus traiciones y sus relaciones de amistad…

Julio César fue el político romano (Roma, 100-44 a.C.) que sentó las bases del  poder del Principado. Tras la última batalla contra sus enemigos , en Hispania (Munda, 45 a.C.) comienza la trama de la obra, que termina con la muerte de Bruto (42 a.C.).

César llega a Roma victorioso desde la Bética (actual Andalucía, Hispania). El pueblo le recibe alborozado. Pero un adivino le dice: “Guárdate de los idus de marzo” (15 de marzo en el calendario romano; los idus eran días de buenos augurios).

Casio (Cayo Casio Longino, senador romano) conversa con su cuñado Bruto (Marco Junio Bruto, también senador,  al que se atribuyó la posibilidad de ser hijo de César). Casio sondea a Bruto acerca de su opinión sobre el peligro del poder absoluto que está acaparando César. Bruto se muestra interesado. Casio decide que lo convencerá. Mientras, César sufre un ataque de epilepsia en el Foro, ante el pueblo que le aclama, acompañado de su esposa Calpurnia y su mano derecha Antonio (Marco Antonio).

Bruto tiene la confianza de César y del pueblo. Por eso, Casio necesita que esté con él y los que pretenden acabar con César. Casio y los demás conjurados visitan a Bruto, que se une a ellos. Casio propone matar también a Marco Antonio, pero Bruto alega que sería demasiado. Porcia, esposa de Bruto, está preocupada por su marido, al que ve agitado.

Archivo:Tumba Julio César..jpg

El lugar del Foro romano donde se quemó el cadáver de César. Siempre hay flores frescas. El pueblo romano no le ha olvidado, más de dos mil años después.

LOS IDUS DE MARZO

“Lo que es más extraordinario aún es que un vidente le había advertido del grave peligro que le amenazaba en los idus de marzo, y ese día cuando iba al Senado, [Julio César] llamó al vidente y riendo le dijo: «Los idus de marzo ya han llegado»; a lo que el vidente contestó compasivamente: «Sí, pero aún no han acabado»”.

Plutarco

Tras una noche de tormenta y de fenómenos extraordinarios tomados por malos presagios, los augures y Calpurnia (que ha soñado que la estatua de César sangraba) aconsejan a César que no acuda a la reunión del Senado, en la Curia de Pompeyo. Veamos una lista de esos fenómenos:

- Truenos y relámpagos
- Se estremecen los cimientos de la tierra
- Brotan llamas de las manos
- Aparece un león encolerizado frente al Capitolio
- Caminan hombres en llamas
- Grazna el ave de las tinieblas de día en el Foro
- Ancianos, locos y niños, profetizan
- Se abren las tumbas, vomitando a los difuntos
- Una leona pare en medio de la calle
- Guerreros combaten en las nubes haciendo llover sangre
- Los espectros lanzan alaridos en las calles

Es ya el día de los idus de marzo. Al final, César se deja convencer y dispone enviar a Marco Antonio en su lugar. Pero se le anuncia que está prevista su coronación y acude. Una vez allí, los conjurados le matan.

Marco Antonio manda decir a Bruto que se pondrá de su lado. Acude a la Curia de Pompeyo  y  estrecha las manos ensangrentadas de Bruto, Casio, Decio, Metelo, Cina, Casca y Trebonio. Bruto autoriza a Antonio a hacer un discurso fúnebre al pueblo tras hablar él. Cuando Antonio queda solo ante el cadáver de César, le pide disculpas por fingir que apoya a los rebeldes y augura terribles matanzas. Octavio (hijo adoptivo de César y futuro César Augusto) está en camino hacia Roma.

Bruto hace su discurso ante el pueblo: ha matado a César por ambicioso y para salvar a Roma. Los ciudadanos le vitorean. Turno de Antonio. Utiliza su discurso para enaltecer a César y poner al pueblo en contra de Bruto y los conspiradores. Bruto y Casio escapan de Roma.

Los ciudadanos están encolerizados y en una escena cómica se ve a cuatro de ellos dispuestos a asesinar al poeta Cina sólo por llamarse como uno de los golpistas.

Ahora el Segundo Triunvirato, compuesto por Antonio, Octavio y Lépido,  gobierna Roma, Antonio le comenta a Octavio que Lépido es un majadero. Luego añade que Bruto y Casio están preparando un ejército para volver a la ciudad.

Bruto se encuentra con Casio. Mantienen una agria discusión, en la que Bruto acusa a Casio de corrupto, pero luego se reconcilian. Bruto cuenta a Casio que Porcia se ha suicidado tragando brasas de carbón, angustiada por la situación política. Ya de noche, se aparece el espíritu de César a Bruto y le dice: “Me verás en Filipos”.

Campo de batalla: las llanuras de Filipos (Macedonia, 42 a.C.). Por un lado, Bruto y su ejército, con Casio. Por otro, Octavio y el suyo, con Antonio. Casio se suicida al creer que ha perdido una batalla. En un segundo combate, el ejército de Octavio va ganando. Bruto pide a uno de sus soldados que lo mate porque esa noche ha vuelto a ver el fantasma de César. Al final se suicida cayendo sobre su propia espada, sujeta por su criado. El triunvirato ha ganado.

Antonio elogia a Bruto ante su cadáver: “Todos los conspiradores, menos él, obraron por envidia al gran César”. Octavio se une a los elogios y se acaba la obra.

La indiscutible versión cinematográfica de esta obra es la dirigida por Joseph L. Mankiewicz en 1953, con Marlon Brando como Antonio, James Mason como Bruto y John Gielgud como Casio.

Algunas de las sentencias que contiene la obra:

“Los hombres pueden interpretar las cosas a su manera, en sentido contrario al de las cosas mismas”.

“Cada esclavo tiene en su mano el poder para cancelar su autoridad”.

“Los unicornios pueden capturarse burlándolos con árboles; los osos, con espejos; los elefantes, con hoyos; los leones, con trampas, y los hombres, con aduladores”.

“Cuando la amistad comienza a debilitarse y decaer, afecta ceremonias forzadas”.


La obra destaca por ser la primera de las cinco mejores tragedias escritas por el dramaturgo (las otras siendo Hamlet, Otelo, Rey Lear y Macbeth).

REFLEJO DE UNA ÉPOCA

La gran mayoría de los críticos e historiadores de Shakespeare concuerdan en que la obra refleja la ansiedad general de la Inglaterra de su época, a causa de los temores sobre la sucesión del liderazgo. En el momento de su creación y primera representación, el poder de la fuerte reina Isabel I se encontraba desgastado y se había negado a nombrar a un sucesor, llegándose a entrever una posible guerra civil, similar a la que se organizó en Roma tras la muerte de César.

Calpurnia previene a su esposo, JulioCésar, para que no vaya a la reunión del Senado.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,CITAS,Curiosidades,Europa,General,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA,Hombres de la Historia,Leyendas,Mujeres de la Historia,Noticias de actualidad,novela historica,PERSONAJES

Trackback Uri






1 may 11

http://heritage-key.com/rome/what-really-happened-roman-ninth-legion


Las tropas de la Legio IX Hispana club de Reconstrucción Histórica EE.UU.

La legendaria Novena Legión  Hispana- Legio IX Hispana (La “Legión Española”) – fue una de las unidades más antiguas y más temidas del ejército romano de principios del siglo II d. C.

Creada por Pompeyo en 65 a. C., para colaborar en las campañas de pacificación de la provincia  Galia Narbonense atacada por los alóbroges, luchó victoriosamente en todo el Imperio, desde la Galia hasta África, Sicilia, Hispania, Germania y Gran Bretaña.

Fue llamada también Hispaniensis, ‘estacionada en Hispania’, pero posteriormente se eligió la forma Hispana. Tuvo además los sobrenombres de Macedonia y Victrix.

Nadie sabe a ciencia cierta por qué, pero en algún momento después de 108 / 9 d. C., la legión desapareció de los registros históricos. La versión popular de lo sucedido – propagada por numerosos libros, programas de televisión y películas, es que la Novena, que tendría entonces unos 4.000 hombres, fue enviada a luchar contra los pictos de la moderna Escocia, y misteriosamente nunca regresó.

La explicación real es muy probablemente mucho más real: Que la unidad simplemente se disolvió, o continuó sirviendo en otros lugares, antes de ser finalmente destruida en otra batalla algunos años más tarde. El mito, como suele ser el caso, tiende a ocultar la verdad.

La más temible máquina de lucha de Roma.

La Legio IX Hispana fue creada en Hispania junto con la VI, la VII  y la VIII  en el 65 a. C, y luchó por primera vez bajo el mando de Julio César, entonces  gobernador de Hispania. Aunque no hay constancia del emblema de la legión se puede deducir que probablemente era un toro, al igual que todas las legiones de César.

Sirvió en la Galia durante  la Guerra de las Galias, del 58 al 51 a. C. y durante la Guerra Civil de César contra Pompeyo y el Senado de 49 a 48 antes de Cristo. La victoria en Farsalia fue decisiva para garantizar el máximo poder de César en la República, y la Legión IX desempeñó un papel clave. Él pagó su servicio – después de su campaña africana del año 46 a. C., y el triunfo final en la Batalla de Tapso, con la disolución de la legión y la ubicación de sus veteranos en Picenum e Histria.

El servicio no terminó ahí, sin embargo. Después del asesinato de César en el 44 a.C, la reunió de nuevo  su hijo adoptivo Octavio y la envió a la batalla contra el rebelde  Sexto Pompeyo en Sicilia.

La victoria fue en el año 36 a. C,  y la legión fue estacionada a continuación en Macedonia, antes de que rápidamente se lanzase a una campaña más, la guerra final de la República romana, cuando Octavio se enfrentó a Marco Antonio y Cleopatra, derrotados en la batalla de Actium en 31 a. C.

El trabajo de la legión siguió en Hispania, donde luchó con distinción en la larga batalla contra los cántabros, de 25-13 a. C., que finalmente aseguró la dominación romana en la región. Esta fue probablemente la campaña que ganó  a la Novena la conquista del título de  “Hispana”.

¿La última campaña?

Después de Hispania, la Legio IX Hispana fue unida probablemente al ejército imperial estacionado en la zona del Rhin,  para luchar contra las tribus germánicas, a continuación, se trasladó a Panonia (una zona de reposo más o menos dentro de los límites de la actual Hungría) por un período relativamente largo en algún momento después de las 9 d. C. No fue  hasta el año 43 d. C. cuando la legión fue de nuevo trasladada, uniéndose con otras fuerzas romanas, bajo el emperador Claudio y general Aulo Plaucio, en la invasión de Gran Bretaña, donde estaba estacionada en dos campamentos en Longthorpe y Newton-on-Trent.

. Bajo el mando del gobernador proconsular  Cayo Suetonio Paulino, la legión participó en la campaña contra la reina Boudicca (61 d. C), cuyo nombre significa “victoria”, intentando romper el cerco de  Londinium (actual  Londres). Ella era una reina guerrera de los icenos, una tribu britana que habitó un área de  Inglaterra que correspondería más o menos a lo que hoy es el condado de Norfolk, entre los siglos I a. C. y el I d. C .

Boudicca acaudilló a varias tribus britanas,  incluyendo a sus vecinos los  trinovantes, durante el mayor levantamiento contra la ocupación romana entre los años60-61- d.C., durante el principado de Nerón. Estos hechos fueron narrados sobre todo por dos historiadores, Tácito (en sus Anales y en La vida de Julio Agrícola) y  Dion Casio (en Historia romana).

En el transcurso de esta acción se vio obligada a retirarse a su fortaleza de  Logthorpe con un número considerable de bajas y el gobernador decidió enviarla a cubrir su retaguardia, no participando en la acción que aplastaría la rebelión en la Batalla de Watling Street.

Debido a las bajas acumuladas durante la rebelión, hubo de ser reforzada con dos mil legionarios procedentes de las legiones de  Germania Inferior y Superior.

Entre 52-57, de nuevo bajo el mando de Quinto Petilio, junto con la  Legio XX Valeria Victrix, bajo las órdenes del legado Cneo Julio Agricola,  atacó a las fuerzas de Venutius en Stanwick, sofocando la revuelta de los  brigantes.

Posteriormente, y antes de que la fortificación de Lindum (actual Lincoln) estuviese finalizada en el año  65, sus efectivos fueron divididos entre los fuertes de Longthorpe y Newton-on-Trent.

En  el año 71 la Legio  IX fue reemplazada en Lindum por la Legio II Adiutrix, trasladándose a una fortaleza de piedra recién construida en Malton, próxima a Eburacum (York). En el 71 d.C.,una legión romana, Legio IX, llegó a establecer una fortaleza en la orilla norte del río Ouse. Cuando llegaron no había nada, nadie había encontrado una buena razón para colonizar la región.

Su legado pervive en la actualidad. La fortaleza que se construyó, por primera vez en madera y más tarde en piedra, estableció el patrón y el diseño del núcleo histórico de York. Si te acercas a la ciudad desde la A19, pasando por Bootham Bar, estás entrando por una de las aberturas originales de las defensas romanas.

Es probable que durante su estancia en Britania participara junto a las otras tres legiones británicas en la construcción del Muro de Adriano, aunque no está demostrado. En 120 la Legio VI Victrix reemplaza a la Legio IX Hispana en York.

Los historiadores romanos podían ser muy reticentes en la grabación de los hechos acerca de las legiones que se habían caído en desgracia, y los funcionarios no eran desfavorables para encubrir el destino de los ejércitos vencidos por el bien de la moral pública.

La novena sufrió terriblemente en la revuelta dirigida por Boudicca en el 60 a.C. el sufrimiento tanto como 50 a 80% de bajas (la batalla fue descrita  por Tácito como la Matanza de la Novena). El orgullo de la unidad, evidentemente, se mantuvo intacta, sin embargo, debido a que el comandante de la legión Quinto Petillius Cerial no fue destituido de su cargo. Antiguo a la fuerza con refuerzos y se reagruparon en el Lincoln en el 65 d.C. la legión fue enviada junto al guardia de la periferia norte del Imperio en York, donde ayudó a construir el Eboracum fortaleza imperial, en sus grabados y fechable última acción sobre la base del legionario sellos.

La leyenda dice que la Novena después se embarcó en su marcha fatal contra los pictos, una confederación de tribus de hoy en día ubicada en el este y el norte de Escocia, y fue aniquilado, lo que provocó el emperador Adriano para reducir sus pérdidas en el norte de Gran Bretaña y construcción del muro defensivo de costa a costa que lleva su nombre. Este parece ser el punto donde el mito supera la realidad sin embargo – restos de numerosas pruebas sugieren que la Legio IX Hispana encontró con un destino diferente.

Lo que realmente sucedió

Ciertamente es verdad que los historiadores romanos podían ser muy reticentes en constatar unos hechos relativos a legiones que se habían caído en desgracia, y los funcionarios  eran favorables a encubrir de la mejor manera posible el destino de los ejércitos romanos vencidos, a los efectos de preservar la moral pública del pueblo romano. La Legio IX Hispana pudo incluso haber sido aplastada por completo y sin piedad, por lo que Adriano consideró que contar la verdadera historia de su destino debía ser constitucionalmente prohibido. Pero lo más probable es que la Novena se trasladase solo de nuevo, como había hecho tantas veces antes.

Por lo menos un destacamento de la Novena es conocido por haber servido en la provincia de Germania Inferior del Imperio Romano – cerca de la actual Nimega, Holanda – alrededor de 121 d. C. (posiblemente lugares de comercio, con la legión VI Victrix, que llegó a Gran Bretaña de Germania Inferior al mismo tiempo). La fuerza principal no estaba presente, sin embargo, y algunos destacamentos habían luchado por separado en Germania antes – por ejemplo, cerca de Maguncia, contra los catos,  en el 83 d,C.

Sin embargo, varios oficiales de alto rango, que sólo podría haber servido después de 117 d.C. son bien conocidos más tarde por sus acciones,  como Lucio Emilio Caro, gobernador de Arabia en 142/143 d. C.

Se puede asumir con seguridad que el núcleo de la unidad estaba operando durante el reinado de Adriano (117-138 d.C). Algunos investigadores especulan que la Novena incluso pudo haber ayudado en la construcción de la Muralla de Adriano, aunque esto no es seguro.

La única certeza es que la Legio IX Hispana había sido disuelta o desaparecido por completo durante el reinado de Marco Aurelio (161-180), ya que una lista de las legiones activas de este emperador no hace mención de la Novena. Probablemente fue aniquilada en la provincia de Judea durante la rebelión de Bar Kojba, o en algún momento de la larga batalla entre Roma y el Imperio Parto.

Línea defensiva de batalla de los soldados de la Legio IX Hispana, club de Reconstrucción Histórica. ¿Cuál fue el  verdadero destino de la Novena Legión ?

La Legión  IX en la cultura popular

La leyenda de la destrucción misteriosa de la Legio IX Hispana a manos de los salvajes escoceses es sin duda una historia apasionante. Poco sorprende, entonces, que sigua siendo contada en las novelas y en la pantalla grande y pequeña.

Red Shift por Alan Garner, La ciudad del motor por Ken MacLeod, Guerreros de Alavna por NM Browne, La Legión de las sombras por Karl Edward Wagner y La IX Legione por Giorgio Cafasso son sólo algunos de los muchos libros que tocan en la destrucción de la legendaria Novena de alguna manera. La famosa novela más para hacer frente a la historia de la legión, El águila de la Novena,  de Rosemary Sutcliff, publicado en 1954 – es uno de los libros de más éxito del siglo XX, y ha vendido más de un millón de copias en todo el mundo. Una serie de televisión de la BBC sobre el libro fue transmitida en 1977.

Una película llamada  El águila de la Novena , basado en el libro de Sutcliff, dirigida por Kevin Macdonald y protagonizada por Channing Tatum y Donald Sutherland se filmó en Escocia en el otoño de 2009. Otra película sobre la Novena, Centurión,  dirigida por Neil Marshall y protagonizada por Dominic West y Olga Kurylenko, casualmente también se ha filmado recientemente en Escocia, y que verá la luz a finales de 2009. Cualquiera que sea la verdadera historia de la desaparición de la Legio IX Hispana, la fascinación popular con su misterioso y macabro destino probablemente nunca tendrá fin.

Imágenes por Sean RichardsIX Hispana recreación club de EE.UU. .

Filed under: General

Trackback Uri