Etiqueta: señora de cao



25 jun 11

[Señora+de+Cao.jpg]

Momia de la Señora de Cao

Se denomina Señora de Cao a la momia perteneciente a una gobernantede la cultura mochica que se cree gobernó el norte del actual Perú,   en el valle de Chicama, en el siglo IV d.C. Fotos de Wikipedia e Internet(google)

[chiki06.gif]

http://www.youtube.com/watch?v=8gC1gBDh3Qg&feature=player_embedded

Archivo:La Señora de Cao.JPG

Réplica de “La Señora de Cao”, Wikipedia

Tras  su descubrimiento en el departamento de La Libertady de las investigaciones científicas de rigor, los avances fueron dados a conocer el 15 de mayo de 2006, por un equipo de arqueólogos peruanos dirigidos por Régulo Franco Jordán del Instituto Nacional de Cultura con la cooperación financiera de la Fundación Augusto N. Wiese. Su descubrimiento se compara con aquel del Señor de Sipán. Antes del hallazgo  se pensaba que sólo los hombres ejercían altos cargos en el antiguo Perú.

http://mileto.pucp.edu.pe/arkeos/content/view/76/67/1/7/

Se cree que la dama tenía el estatus de gobernante en la sociedad teocrática del valle del río Chicama, además de ser considerada un personaje casi divino. El lujo de los adornos y vestidos que acompañan el fardo funerario de la mujer confirmaron el estatus de la gobernante.

En la tumba de la Señora de Cao se encontraron once ceramios, pertenecientes a tres períodos diferentes: Mochica, Salinar y Gallinazo. Este ceramio de caolín representa, al parecer, una escena de la infancia de la gobernante. Una curandera, envuelta en un manto en forma de pallar, impone las manos a una niña en brazos de su madre.

Cuando se construyeron las huacas del Sol y la Luna,, donde se rendía culto al “Dios de la Montaña” o” Ai apaec”, a quien los mochicas ofrecían la vida de los hombres vencidos en batalla.

http://www.800guia.com/cgi-bin/articuloview.pl?listado=peru&volumen=conozca%20peru&codigo=conozcaper10

Si el chamán o sacerdote era el que ostentaba allí el máximo poder, en el complejo de El Brujo fue la Señora de Cao su principal gobernante.

http://clioperu.blogspot.com/2011/03/historia-de-la-mujer-pre-hispanica-la.html


Una de las cuatro coronas y diademas de cobre dorado que se encontró en el fardo funerario.

La Señora de Cao fue enterrada con dos grandes mazas ceremoniales de madera, recubiertas con cobre dorado. Estos símbolos de poder nunca antes habían sido hallados en la tumba de una mujer.

[señora+de+cao.jpg]

La “huaca” en la que fueron localizados sus restos, sepultados por grandes bloques de adobe, alcanzaba los 35 metros de alto, 90 de ancho y casi 180 de largo, con una plaza ceremonial con capacidad para unas 10.000 personas.

[caoviejo.jpg]

Según los estudios realizados, se cree que la sacerdotisa murió a los 25 años al dar a luz, porque sus caderas estaban abiertas y la piel de su abdomen cubierta de estrías, que medía  1, 45 metros y que fue embalsamada con un óxido denominado cinabrio.

Junto a su momia, rodeada por 26 capas de tela y una armadura de 1.100 piezas, con un peso total de 200 kilos, se encontró el cuerpo de una niña de 15 años, a quien consideran su sirvienta, que murió estrangulada.Además, junto a ella fueron hallados cuatro individuos, dos de los cuales fueron mujeres adolescentes sacrificadas.

Además de la joven, custodiaban el cadáver de la gobernante, enterrada a dos metros de profundidad, un niño y cuatro hombres.

Mazas y lanzas formaban parte del ajuar funerario que se completaba con 44 narigueras, cuatro coronas, seis pares de aretes y piedras preciosas llegadas de toda Latinoamérica.

Para los interesados la Señora de Cao se encuentra en el complejo arqueológico El Brujo, en el distrito de Magdalena de Cao en Ascope a 60 km. al norte de la ciudad de Trujillo.

La Dama de los Tatuajes fue sepultada con quince collares de oro, cobre y piedras preciosas, además de sartas de aretes de cobre con incrustaciones de turquesa. Las treinta cuentas de este collar de cobre dorado son un trabajo exquisito; cada una de las cuentas de 14 mm. de diámetro muestra un rostro con diferente expresión.

Esta mujer gobernó 100 años después del señor de Sipán.

Además de tener un gran valor iconográfico, las 44 narigueras con las que fue enterrada la Señora de Cao son piezas de delicada orfebrería; muchas de ellas combinan dos metales (oro y plata, o cobre y cobre dorado), generando objetos hermosos que perpetúan el concepto de dualidad esencial para los antiguos pobladores de la Costa peruana. Las narigueras le cubrían la boca, confiriendo divinidad a lo que saliera de ella. Dos de las narigueras fueron colocadas intencionalmente dentro de su boca para su entierro.

http://www.fundacionwiese.com/arqueologia/lasradecao.html

Al parecer murió o de parto, o de alguna enfermedad infecciosa (se sigue investigando). En el lugar de enterramiento tenía 18 collares de oro, plata, lapislázuli, cuarzo y turquesa, 30 adornos de nariguera de oro y plata, diademas y coronas de cobre dorado. También tenía en su ajuar armas de guerra como mazas y lanzas, algo inusual en el enterramiento de una mujer. Como notamos fue un personaje de suma importancia para la sociedad mochica.
Tenía también tatuajes de representaciones de serpientes y arañas en tobillos, antebrazos, y dedos.
Estos eran símbolos de fertilidad de la tierra, por lo cual se especula que además era chamana o adivina.

Gracias al cuidado que se tuvo en preservar su cuerpo, 1600 años después su entierro los tatuajes grabados en la piel de la Señora de Cao maravillan al mundo. Serpientes, peces y otras figuras cargadas de simbolismo envuelven a la Dama de los Tatuajes, como una armadura de magia y poder.

Los sacrificios humanos eran una práctica habitual en el valle gobernado por la Señora de Cao, pero también en las huacas del Sol y la Luna, levantadas al pie del conocido como Cerro Blanco a seis kilómetros del mar.

Momia Tatuada

En la de la Luna, donde desde 1991 se realizan trabajos de excavación y recuperación, los arqueólogos han destapado los relieves decorados con los colores negro, rojo y amarillo que representan a “Ai apaec”.

Este templo, como el resto, está compuesto de varios pisos, en este caso cinco, cada uno de los cuales era cerrado con bloques de adobe cada 100 años para construir el siguiente.

Los dibujos de sus paredes relatan las ceremonias ancestrales en las que los hombres eran drogados mediante una cocción de una especie de cactus llamado “sampedro”, y atados y desnudados para ser llevados ante el sacerdote para ser degollados.

Su sangre era bebida por el chamán, arrojada sobre la tierra o derramada por los genitales del sentenciado como símbolo de fecundidad.

Los trabajos arqueológicos han descubierto en uno de sus recintos 70 esqueletos completos de los sacrificados, cuya edad solía variar entre los 15 y los 38 años.

La Dama de Cao

El deceso de la gobernante de la cultura Mochica, aparentemente por complicaciones de parto 1 , se produjo aproximadamente en el año 400 d. C., unos 150 años después del apogeo del Señor de Sipán, quien se considera el líder más antiguo que se conozca de esa región norteña del Perú. Los restos momificados de la mujer, de 1.45m de altura y entre los 20 y 25 años, estaban cubiertos por 18 collares de oroplatalapizlázulicuarzoturquesa, treinta adornos de nariz de oro y plata, diademas y coronas de cobre dorado. El cuerpo de la dama tiene tatuajes de serpientes y arañas, aún visibles, que representan la fertilidad de la tierra pero que también podrían indicar sus dotes como adivina. La preservación del cadáver, así como de algunas vestimentas, fue posible porque se le untó con sulfato de mercurio, una sustancia venenosa para las bacterias que podrían haber deteriorado el cuerpo.

Tumba en un complejo arquitectónico

La tumba fue hallada en la “huaca” (centro ceremonial) de Cao Viejo, ubicada en el complejo arqueológico El Brujo, que se levanta en el distrito de Magdalena de Cao, en el departamento de La Libertad, a unos 700 kilómetros al norte de Lima ó 60 kilómetros al norte de Trujillo. En este lugar, se está acondicionando una sala de exhibición especial para esta momia.

En la tumba se encontraron cetros de madera forrados de cobre, utilizados en las ceremonias como símbolos de poder y hegemonía, y diversas placas de metal sueltas que cubrían la mortaja de algodón natural.

El complejo está formado por cinco pirámides de barro. La tumba fue hallada en una plataforma intermedia, lo cual la preservó de las lluvias de esa zona costeña y del efecto de la capa freática del subsuelo.

Además de la persona joven enterrada dentro de la tumba de la Señora de Cao, tres acompañantes la protegían en su viaje al Más Allá, enterrados en tumbas cercanas. En una de ellas se encontró este impresionante chaleco de cuero y textil, con aplicaciones de plumas, que representa un personaje de rostro expresivo, elaborado en cobre dorado, y cuyos ojos y boca tienen delicadas incrustaciones de concha y nácar. Un objeto similar se encontró en la Huaca de la Luna; se cree que estuvo asociado a atributos chamanísticos.

Las estólicas, o propulsores de lanzas, eran armas de gran contenido simbólico; eran utilizadas en la caza ritual del venado, en la que participaban personajes de alta jerarquía. En la tumba de la Señora de Cao se encontró por primera vez estos objetos rituales en el entierro de una mujer.

El patio donde fue depositada tenía paredes pintadas con diseños geométricos y un ser sobrenatural de rasgos felínicos y tentáculos de pulpo, rodeado de cóndores y serpientes. De igual modo, como parte de su ajuar funerario se hallaron diversas ofrendas de vasijas de cerámica, artefactos para la textilería y ornamentos de plata y cobre dorado. Además, junto a ella fueron hallados cuatro individuos, dos de los cuales fueron mujeres adolescentes sacrificadas. Una de ellas estrangulada. Otro era un hombre, y podría considerarse el guardián de la tumba.


Dentro de este contexto, también ha llamado la atención de los arqueólogos el hallazgo de 23 estólicas y 2 porras de madera recubiertas en cobre dorado que fueron halladas al interior del fardo, debido a que estos artefactos suelen aparecer asociados a los hombres.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,CITAS,Costumbres,General,Magia y ritos antiguos y actuales,MITOLOGÍA,Noticias de actualidad

Trackback Uri






21 oct 09

“Descubriendo la tumba más rica del Nuevo Mundo” National Geographic Society –Octubre 1998

“El Rey Tutankamon del Nuevo Mundo” Newsweek –Septiembre 1998

“Secretos de una tumba milenaria” Reader’s Digest –Selecciones –Octubre 1993

http://www.centrocultural-quito.com/ccmq.php?c=97

Señora de Cao , comparable con momias de Egipto

Los trabajos que vienen realizando desde 1990 el equipo de arqueólogos del Proyecto Arqueológico Complejo El Brujo han hecho posible el hallazgo de un impresionante contexto funerario perteneciente a una mujer de la élite Mochica. La “Señora de Cao”, como ha sido denominada, muestra su importancia en todos los elementos que componen su entierro. El patio donde fue depositada tenía paredes pintadas con diseños geométricos y un ser sobrenatural de rasgos felínicos rodeado de cóndores y serpientes. De igual modo, como parte de su ajuar funerario se hallaron diversas ofrendas de vasijas de cerámica, artefactos para la textilería y ornamentos (narigueras, collares, brazaletes, tocados, etc.) de plata y cobre dorado. Además, junto a ella fueron hallados cuatro individuos, dos de los cuales fueron mujeres adolescentes sacrificadas.

Estos elementos, en conjunto, señalan que “La Señora de Cao” fue un personaje de suma importancia para la sociedad Mochica, y se especula que pudo haber desempeñado un rol político, el cual hasta la fecha los investigadores pensaban que era únicamente desarrollado por los hombres. Dentro de este contexto, también ha llamado la atención de los arqueólogos el hallazgo de 23 estólicas y 2 porras de madera recubiertas en cobre dorado que fueron halladas al interior del fardo, debido a que estos artefactos suelen aparecer asociados a los hombres.

El buen estado de conservación de “La Señora de Cao” ha permitido a los especialistas proporcionar información preliminar acerca de la vida de este personaje. Hasta la fecha, sabemos que su edad al momento de la muerte oscilaba entre los 25 y 30 años de edad y que tuvo un hijo. La buena preservación de su piel ha permitido apreciar una serie de tatuajes en sus antebrazos, tobillos y dedos con representaciones de serpientes y arañas. Además, los especialistas realizaran los análisis correspondientes a los otros individuos hallados junto al entierro principal, con la finalidad de conocer las características de la vida (en cuanto a dieta, filiación genética, actividades que realizaron, etc.) y las causas de la muerte de estos individuos. Al respecto, conversamos con el antropólogo forense John Verano, quien nos proporcionó valiosa información acerca de los estudios que el proyecto piensa realizar en este hallazgo:

MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN

COMPLEJO ARQUEOLOGICO DE HUACA RAJADA
SEÑOR DE SIPAN


Se ubica en los limites de la ex-Hacienda Pomalca. Alli, en 1987 se descubrio la tumba de un Señor Mochica, el Señor de Sipán.


El Museo de Sitio del Señor de Sipán presenta una serie de replicas de los tesoros descubiertos en la camara funeraria de un importante gobernante del antiguo Per&uacute.



museo de sitio de sipan 00 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 01 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 02 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 03 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 04 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 05 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN



museo de sitio de sipan 06 MUSEO DE SITIO DEL SEÑOR DE SIPAN

www.perutoptours.com/index13lamssipan.htm

Collar con piezas de oro y plata

Figura humana con rasgos felinos

Orejera principal del Señor, limpia y restaurada
donde exponer los tesoros hallados, a modo de museo-mausoleo, hasta que el 8 de noviembre de 2002, y después de que concluyeron los trabajos de restauración en Alemania, fue inaugurado el Museo Tumbas Reales de Sipán, gracias al respaldo económico de los más representativos museos de Estados Unidos.

Por el inmenso interés que despertó el hallazgo de Sipán en la comunidad científica internacional, surgió la necesidad de mostrarle al mundo la importancia del mismo a través del diseño de una exposición itinerante que pudiera ser exhibida fuera del Perú.

Esta muestra itinerante fue presentada por primera vez en el Museo Fowler, de la Universidad de California, Los Ángeles, al amparo de un convenio internacional suscrito en agosto de 1993. Permaneció en este centro hasta enero de 1994, y luego se trasladó al Museo de Bellas Artes de Houston.

Más adelante, y con una gran expectativa, la exposición de las Tumbas Reales de Sipán fue inaugurada en el Museo de Historia Natural de New York con 2000 asistentes y con un extraordinario despliegue informativo en la prensa mundial.
Desde entonces, la exposición itinerante ha recorrido varios países del mundo como Chile, Japón, Alemania, Polonia, Bulgaria, Checoslovaquia, Yugoslavia, Finlandia, Israel, Corea del Sur, entre otros, y ahora llega al Ecuador.

Como consecuencia de este trascendental hallazgo, el equipo de investigadores de Alva encontró los mecanismos adecuados para proseguir con los trabajos de campo y para proveerse de recursos técnicos y humanos a largo plazo con el fin de dar continuidad a las excavaciones. Este empeño dio su fruto cuando, meses después, se descubrieron las tumbas del Sacerdote y del Viejo Señor de Sipán.

El encuentro de las osamentas de numerosos nobles, de sus vestimentas y ornamentos, permitió una reconstrucción mucho más precisa de la impresionante historia de la cultura Mochica preincaica.

El valor de las piezas encontradas por este grupo de científicos peruanos adquiere, por su importancia, una trascendencia similar a la de los tesoros arqueológicos hallados con las excavaciones de la tumba de Tutankamon, en Egipto; o las realizadas en la tumba del emperador maya Pacal, en los años 50.

LA CULTURA MOCHICA

La cultura Moche o Mochica se asentó en la franja costera del norte del Perú, aproximadamente desde el siglo I, hasta el siglo IV de nuestra era, es decir, más de un milenio antes de que se conformara la cultura Inca.

Según las investigaciones realizadas, su compleja y jerarquizada organización política se extendió, por el norte, hasta la región de Piura, y por el sur, hasta Huarmey, en una zona que comprende cerca de 600 kilómetros de desérticas tierras que fueron fertilizadas mediante un complejo mecanismo de irrigación artificial, que consistía en desviar los cauces de los ríos que nacen en las cumbres andinas. Esta magnífica ingeniería hidráulica les permitió gozar de excedentes productivos que fueron la base de su desarrollo.

La creatividad del pueblo Mochica se refleja hoy en los innumerables vestigios hallados por Walter Alva y su equipo de investigadores, en los que se puede apreciar un elevado nivel artístico en la elaboración de piezas en cerámica y pictograbados que reproducen escenas de su vida cotidiana.

Así mismo, fueron capaces de innovar la tecnología de tratamiento de los metales, y fomentaron el uso intensivo del cobre y del oro para la elaboración de piezas ornamentales de gran valor artístico.

La avanzada producción textil fue otra de las características de la cultura Mochica, con la confección de vestimentas, mantos y diversos artículos de ornamento, principalmente en algodón. Además, establecieron talleres textiles organizados de tal modo que se asegure una producción controlada que les permita la redistribución y el almacenamiento de los productos.

Dr. Verano, ¿Qué análisis forenses se le van a practicar o se le están practicando a los individuos hallados, teniendo en cuenta su estado de conservación?, ¿se contempla algún estudio para determinar la relación entre la mujer adulta y las adolescentes sacrificadas?

JV: En colaboración con el Proyecto Arqueológico Complejo El Brujo estoy planificando para el futuro cercano algunos análisis de laboratorio sobre los entierros del patio ceremonial. Esperamos extraer muestras pequeñas de hueso, dientes y cabello para realizar análisis de ADN mitocondrial, isótopos estables de carbón, nitrógeno, estroncio y oxígeno, con el objetivo de examinar las relaciones genéticas entre el entierro principal (la “Señora de Cao”) y los otros individuos enterrados en el mismo lugar. A la vez, el análisis de isótopos estables nos puede proporcionar información acerca de la dieta y la historia de vida de los individuos; por ejemplo, si todos son locales o si alguno de ellos es de otro lugar.

Hallazgo de la "Señora de Cao" (Foto: Reuters)

Sobre la base de sus impresiones preliminares, ¿cuál habría sido la causa de la muerte de los individuos hallados?

JV: Hasta el momento, se puede determinar la causa de muerte de sólo dos de los cuerpos enterrados en el patio, es decir, de las dos adolescentes sacrificadas enterradas en las Tumbas 1 y 3 (la de la “Señora de Cao”). Las dos sacrificadas fueron ahorcadas con sogas de fibra vegetal, las cuales han sido halladas in situ. Hasta la fecha, no hay indicios de la causa de muerte de los otros individuos.

inmortalsu.spaces.live.com

El impresionante desarrollo cultural de los
Mochicas hace de ellos uno de los pueblos
más fascinantes de la era precolombina.



21 oct 09

PERÚ-ARQUEOLOGÍA
19.10.09 | 19:29 h.  Agencia EFE

La embajada de Estados Unidos en Lima anunció hoy la donación de 861.600 dólares para la preservación de tres proyectos arqueológicos en Perú, siendo el sitio arqueológico de Caral (unos 160 kilómetros al norte de Lima) el principal beneficiado, con un total de 800.000 dólares.

Detalle de un mural en la huaca de Cao Viejo en la norteña provincia de Trujillo donde en el año 2006 fue encontrada la Señora de Cao, la única mujer gobernante que por ahora se cree tuvo el antiguo Perú. EFE/Archivo

La donación, que se hizo a través de un concurso público, fue anunciada hoy en el Centro Cultural Inca Garcilaso, de la cancillería peruana, por parte del embajador de EE.UU., Michael McKinley, y el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde.

Ambos destacaron la importancia del complejo arqueológico de Caral, que el próximo 30 de octubre cumple 15 años desde su descubrimiento.

La ciudad de Caral, con una antigüedad de 5.000 años, está considerada como el conjunto urbano más antiguo de América y es una muestra del alto grado de desarrollo de las culturas precolombinas, que las pone al nivel de las que en su época se desarrollaban en Egipto, Mesopotamia y China, señaló McKinley.

La directora del Instituto Nacional de Cultura, Cecilia Bákula, también presente en el acto, recordó que los hallazgos que continuamente se hacen en Caral y su entorno obligan a la arqueología a plantearse “nuevas comprensiones” de lo que fue el pasado prehispánico y la importancia de las culturas de la costa peruana, y no solo las de la sierra.

Además de Caral (que desde junio pasado ha sido incluido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad), han resultado beneficiados con donaciones menores la fortaleza de Kuelap (40.000 dólares) y la ciudad de Ayacucho, en ambos casos para proteger los artefactos arqueológicos que se van descubriendo entres sus ruinas.

Las ayudas del llamado “Fondo del embajador para la preservación y la cultura”, establecido por el Congreso estadounidense y otorgado a través del Departamento de Estado, se conceden a través de un concurso público para proyectos de todo el mundo, y Perú es hasta el momento el país más beneficiado, con algo más de 1.120.000 dólares en distintos proyectos.

La ayuda de 800.000 dólares a Caral constituye la mayor otorgada por este “Fondo del embajador” hasta la fecha.

¿Señora de Cao o Señora de Huaca Prieta?

http://vallenoticias.wordpress.com/2009/04/14/%C2%BFsenora-de-cao-o-senora-de-huaca-prieta/

Publicado el 14 Abril 2009 por notivalle

NOTA DE REDACCIÓN: Por considerarlo de interés reproducimos un artículo publicado por Manuel García Torres en el diario La Industria de Trujillo del 10 de abril de 2009

Por: Manuel García Torres

Soy una de las personas que se siente agradecido por el trato de los ciudadanos liberteños, en los años de grata estancia en esta tierra hermosa de grandes paisajes y enormes riquezas. Es por ello, que me siento obligado a solicitar una rectificación, respecto de la noble dama, cuya tumba fue encontrada en la Huaca de Magdalena de Cao, que durante años fue patrocinada en sus investigaciones por la Fundación Wiese y cuyo hallazgo se lo debemos al arqueólogo don Régulo Franco Jordán.

La momia femenina se encuentra en extraordinarias condiciones, de 1,45 metros de estatura de 20 a 25 años de edad, envuelta en 600 metros de fino algodón rematadas con placas de láminas de bronce y dos enormes báculos. Tenía muchos objetos artísticos como  18 collares, diademas, aretes y 31 narigueras de oro, lapislazuli y turquesas.

Acompañada de una doncella y guerreros. La artesanía colateral (culto a los muertos), habla de su importancia, dentro de su sociedad. Pero resultó sorprendente para los expertos, la existencia de armas de guerra, que no solían acompañar en la tumba a las mujeres de esa cultura.

Los brazos de la mujer estaban tatuados con imágenes de serpientes y arañas. Hay quienes piensan que se trataría de una lideresa guerrera, otros más firmemente afirman, que se trata de una  sacerdotisa de la élite moche.

Según estudios del arqueólogo Julio César Tello, desarrollados respecto de las momias de Paracas, abonan a su favor, que éstas se encontraban en zonas sumamente desérticas; la “Señora de Huaca Prieta”, ha sido ubicada en un lugar de múltiples lluvias y deslizamientos, por lo cual asombra que se le haya encontrado casi en un perfecto estado (1).

Hay que destacar el desarrollo autónomo regional de la cultura Mochica entre 100-800 años D.C. y de la cultura Chimú 1100 D.C. que concluyó con la dominación incaica a partir del año 1460 cuando gobernaba Pachacútec. La dominación inca duró hasta 1532. En el período de 700 años primero y de 360 años después el territorio de la costa liberteña fue organizada por los Mochicas y Chimús y la parte andina, poblada por numerosos asentamientos humanos rurales agropecuarios (2).

Huaca Prieta y los inicios del tejido peruano

Según el arqueólogo Arturo Gómez Alarcón, los tejedores más antiguos del Perú vivieron en el periodo Arcacico Tardío. Ellos fueron los hombres de Huaca Prieta, aldeanos agricultores, pescadores y marisqueros que  habitaron en la desembocadura del río Chicama (La Libertad) unos 2500 a.c. (3).

En el Arcaico Tardío se consiguió la domesticación del algodón lo que trajo consigo el inicio de las actividades propiamente textiles. Aunque no se inventaba el telar de cintura, los  artesanos hacían hermosas telas con diversas iconografías utilizando la técnica del entrelazado.

Huaca Prieta fue descubierta en 1946 por Junius Bird, quien halló el famoso tejido de algodón que tenía a representación de un cóndor sagrado con una serpiente enroscada en su vientre. Otros asentamientos precerámicos que desarrollaron el tejido son: Los Gavilanes (Ancash), La Galgada (Ancash), Aspero (Lima) y Caral (Lima).

Esta zona cultural de La Libertad es de suma importancia, pues igualmente cerca a Huaca Prieta, en Paiján en 1975, el arqueólogo francés Claude Chauchat descubrió los restos óseos de un niño y de una mujer enterrada hace 10 mil años en la Pampa de Paiján. Los estudios radiocarbónicos le dieron una antigüedad mayor que a los esqueletos de Lauricocha descubiertos por Augusto Cardich en 1959.

El encomendero de Cao

En efecto, según la historia colonial, después de la fundación de Truxillo, don Francisco Pizarro nombró como su corregidor a don Diego de Mora y le dio posesión para incorporar a sus dominios las áreas circundantes. Uno de los conquistadores a quien se le dio las tierras ubérrimas del Valle de Chicama fue a un encomendero español de apellido Cao, quien a su muerte heredó a sus dos hijos dichas tierras; tomando como punto divisorio al río Chicama, la parte norte correspondió a Magdalena de cuyo nombre deviene el distrito y la parte sur fue entregada a Santiago, quien a su vez funda el pueblo de Santiago de Cao un 25 de julio de 1538 (4). De allí es que provienen los nombres de los distritos de Santiago de Cao y Magdalena de Cao.

Es en este último que se encuentran ubicados los restos arqueológicos del Complejo de El Brujo. Y al encontrar los restos de esta sacerdotisa Mochica, se le ha dado la denominación de la Señora de Cao. Las características de la misma son extraordinarias, pues los tatuajes que adornan su cuerpo no son comunes en la historiografía de nuestros antepasados, asemejándose a una sacerdotisa Egipcia.

La leyenda de Huaca Prieta

De dichos yacimientos tenemos la célebre leyenda del Carretón de Oro que quiso ser llevado por los chilenos y que salió corriendo desde la Huaca de la zona de Pin Pan de Santiago de Cao y se internó en la Huaca Prieta o Huaca Partida de Magdalena de Cao, lugar donde se encontró a la dama de nuestro reclamo.

En esta huaca se internó ante el asombro de los invasores y procedieron a desenterrarlo con mucho esfuerzo, de allí que la huaca esté partida, escapándose nuevamente hasta la isla de Macabí en  Malabrigo (5).

La historia a favor de la Señora de Huaca Prieta

Conforme lo anota Efraín Orbegoso Rodríguez, los asentamientos humanos antiguos que se hallan en la costa de La Libertad, hablan de su milenaria ocupación, aprovechamiento y  organización. Nombres como Paiján, Huaca Prieta, Pacatnamú, Pueblo Viejo, Virú, Cupisnique, Chan Chan, son testimonios de otros espacios tiempo históricos (6). De allí es que proviene nuestra legítima preocupación para que no se conozca a la ilustre sacerdotisa Mochica con la denominación de un encomendero español, que no le concierne a su época vivida y que desnaturaliza la rica historia de nuestros antepasados, a quienes por autenticidad y respeto a nuestra identidad, debiéramos denominar La Señora de Huaca  Prieta.

Se viene denominando indebidamente con frágil memoria y falta de rigor científico como Señora de Cao a la momia perteneciente a una sacerdotisa o guerrera de la cultura mochica que gobernó el norte del actual Perú en el siglo IV D.C. y es parte de una cultura que se remonta a casi 5, 000 años.
Mientras, el famoso encomendero español, a quien se le entregó en propiedad las ubérrimas tierras del Valle de Chicama, hace sólo 500 años mil años después de la existencia de la Señora de Huaca Prieta viene ostentado, sin quererlo y sin corresponderle, uno de los hallazgos más importantes de la cultura peruana.

(1) Tello C. Julio 1926. Los descubrimientos del Museo de Arqueología en la Península de Paracas. XVIII Congreso internacional de Americanistas, Roma.

(2) Efraín Orbegoso Rodríguez, Geografía del Departamento de La Libertad, pág. 196, 1987. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

(3) Arturo Gómez Alarcón. El Precerámico Andino.

(4) Cuentos y leyendas de Santiago de Cao. Janet Paz Castillo, 1986, Págs. 33 y 34 Publicación de Sociedad Paramonga Ltda. S.A.

(5) Ob. cit. Págs. 37, 38 y 39

(6) Efraín Orbegoso, Ob. Cit. Pág. 21

Archivado bajo: Ascope, Cultural, Magdalena de Cao, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Filed under: General

Trackback Uri