11 jun 09

La historia del “Hombre árbol”

http://www.otrasfronteras.com/archivos/imagenes/hombre-arbol.jpg

La historia de este hombre es de las cosas más increíbles que he leído últimamente. Se trata de un pescador indonesio que creía ser “asesinado” por el crecimiento de algo desconocido que se apoderaba de su cuerpo y que a primera vista parecía algo tan impresionante como corteza de madera.

Vídeos:– www.otrasfronteras.com/enigma_5827_el_hombre_..-

–El caso de Dede esta siendo muy investigado ya que es una enfermedad que prácticamente le impide realizar una vida normal, Dede cuenta en una de las entrevistas que le resulta imposible poder realizar su trabajo.

El hombre Árbol así lo llaman muchas personas, pero realmente es un caso escalofriante debido a que le crecen raíces por todo su cuerpo. Estas extrañas raices le comenzaron a salir en una zona del pie cuando solo tenía 15 años.

Pero un milagro podría cambiar su vida debido a que el conocido doctor Anthony Gaspari le propuso un tratamiento con el que podría curarse y volver a usar sus manos otra vez.

http://rienzie.com/img/hombre_arbol.jpg

–http://rienzie.com/img/hombre_arbol.jpg-

Al parecer Dede padece el virus del Papiloma Humano una infección relativamente común que suele causar pequeñas verrugas en las personas que la sufren.

Pero el problema que presenta Dede es que padece de un extraño defecto genético en su sistema inmunológico, que impide que su cuerpo pueda desarrollar las defensas suficientes para luchar contra el virus del Papiloma humano.

“La probabilidad de tener su deficiencia es menos de una entre un millón”, indicó Anthony Gaspari, quien aseguró que en seis meses “podrá vivir una vida más normal”.E-

Dede tiene ahora 35 años y ha sido iestudiado por numerosos medicos que no han podido explicar al 100% su enfermedad, que consiste en un crecimiento desmesurado de algo parecido a “verrugas”, iniciado por un corte que se realizo cuando era un adolescente.

Las misteriosas secreciones comenzaron a crecer lentamente, pero pronto le cubrieron sus extremidades hasta el punto de impedirle realizar una vida cotidiana. Su enfermedad lo llevo a perder su trabajo y que su esposa lo abandonara dejando a su cargo a sus dos hijos. En lo pobreza y con dos hijos , Dede había perdido ya toda esperanza de que los médicos locales pudieran curarle su misteriosa enfermedad.

Durante años la única posibilidad que ha tenido para cuidar a sus hijos ha sido exponerse a los turistas como una atracción de feria a cambio de unas pocas monedas. Esto contribuyo a que durante años, a pesar del apoyo de su familia, fuera objeto de burlas y desprecio por parte de los vecinos de las zonas rurales próximas a su residencia.

Sin embargo, tras años de malas experiencias , el “hombre árbol” puede haber encontrado un rayo de esperanza en un dermatólogo estadounidense que estudia su caso. El médico estadounidense se ha trasladado a Yakarta para tratar a Dede y cree que ha descubierto e identificado la enfermedad, hasta el punto de proponerle un tratamiento que espera transforme la vida de Dede.

Para ello el Dr. Anthony Gaspary ha tomado muestras de las secreciones, y sangre de su paciente y tras su análisis en la Universidad de Maryland, ha llegado a la conclusión de que su enfermedad ha sido causada por un Virus Papiloma Humano (VPH) una infección bastante común que causa generalmente pequeñas verrugas que se desarrollan en los enfermos. En Europa es una enfermedad común que se adquiere sobre todo en la zona de los pies por contacto de hongos en lugares como baños públicos, piscinas y zonas húmedas.

Sin embargo el caso de Dede se ve agravado por un defecto genético que le impide a su sistema inmunológico contener y detener estas “verrugas”. De alguna manera el virus es capaz de “secuestrar la maquinaria celular de su piel” ordenándole al sistema el crecimiento desmesurado de unas costras similares a las raíces y corteza de un árbol. Otro indicativo es que Dede cuanta con un índice de glóbulos blancos muy bajo, por lo que se creyó que probablemente poseyera el virus del VIH, pero las muestras de sangre determinaron que no era así.

“Verrugas” a un lado, Dede ha gozado siempre de una muy buena salud durante toda su vida, lo que no se explica de un sistema inmunológico reprimido. Además ni sus padres, ni sus hijos presentan signos de estas lesiones en desarrollo. Según Gaspary, “la probabilidad de sufrir esta enfermedad es de una entre un millón”. El Dr. Gaspary se involucro en el caso tras conocerlo por medio de un docuemtal realizado por el Discovey Channel sobre la vida de Dede. Tras varias investigaciones Gaspary cree que un factor fundamental en el crecimiento desmesurado de esas costras esta en la ingesta masiva de alimentos con alto contenido en Vitamina A, puesto que se ha comprobado que esta vitamina aumenta el crecimiento de las verrugas en los casos de HPV.

“Ahora vamos a centrarnos en la reducción de las verrugas en su cuerpo para que pueda al menos utilizar sus manos. Esperamos que en el transcurso de tres a seis meses las verrugas vayan reduciendo su tamaño paulatinamente y vivir así una vida normal” expresó Gaspary.La mayoría de sus actuales verrugas podrán ser congeladas y eliminadas quirúrgicamente, sobre todo las de sus manos y pies.

El Dr. Gaspary espera obtener los medicamentos necesarios sin costo de las empresas farmacéuticas, las cuales serán administradas con indicaciones por lo médicos indonesios.Con todo el Dr. Gaspary esta aun intrigado por el origen de la peculiar condición inmune de Dede y está ansioso de viajar de nuevo a EE.UU para reanudar su investigación, pero reconoce que los obstáculos son sobretodo financieros y burocráticos, pues desearía llevar a Dede a su país para realizarle pruebas más concienzudas.

“Para llevar a Dede a Estados Unidos, necesitare un visado para él y financiación de alguien para cubrir los gastos. Nunca he visto algo así en toda mi carrera” expresa Gaspary.

El documental donde se recoge la historia de Dede se titula “Half Man Half Tree” parte de la serie “Shocking Ny Story” que hoy mismo emitirá el canal americano como anuncia su página Web.

Enlaces relacionados:

El “Hombre-Árbol” no podría salir de su país para ser tratado

La Noticia Alegre del Día: El “Hombre Árbol” se esta curando en Indonesia. Con foto.

El caso del “Hombre-árbol” no es el único. Cuernos y piel de cocodrilo.

esencia21.wordpress.com/…

Hace unos días conocíamos el caso de Dedé, el hombre con un grave problema en la piel, una afección llamada Virus del Papiloma Humano, el cual le ha impedido hacer una vida normal. Sin embargo, tras investigar un poco, hemos podido encontrar otros casos similares a los de Dedé e incluso otros igual de extraños que han llevado a estas personas a recibir nombre o adjetivos similares al que recibió Dedé, al que se le conoce como “Hombre Árbol”.

Casos como el de el “Hombre de la piel de Cocodrilo” o la “Mujer del Diablo” o “Mujer Cornuda”, son solo un ejemplo de cómo en ocasiones una anomalía que se da en una persona entre millones, puede degenerar en un rechazo social, un contexto lejano de la realidad, así como demonizados y repudiados.

En su momento se denominaron como “Homo cornutus” y fueron vistos como una anomalía o incluso una raza aparte. Se trataba de gente a la que le crecían apéndices en forma de cuernos en diversos puntos del cuerpo, pero principalmente en la cabeza, además, sin conocerse una causa aparente, los chinos eran los que más parecían padecer esta extraña singularidad.

Un caso reciente es el de Ma Zhong Nan, una mujer de 98 años originaria de China a la que le creció uno de estos extraños apéndices en la parte superior de la cabeza. La mujer lleva conviviendo con su apéndice por cinco años y a pesar de que lo ha intentado, aun no consigue nadie que la ayude medicamente. Todo comenzó para Zhong cuando comenzó a sentir dolor al cepillarse el pelo, al poco tiempo comenzó a notar un crecimiento duro que le sobresalía de la cabeza, siendo entonces cuando busco ayuda, pero los médicos que visito no pudieron ayudarla al no tener la menor idea de que se trataba esa malformación.

Uno de los primeros casos de este tipo recogidos y documentados es el de un alemán Fabricius Hildanus quien a finales del siglo XVI presentaba unos cuernos que le sobresalían de la frente que median varios centímetros de longitud. Naturalistas y dermatólogos recogieron decenas de casos de este tipo y para antes de 1900 ya se conocían al menos un centenar de casos. En alguno de estos casos los cuernos parecían seguir creciendo a pesar de ser cortados e incluso se sugirió un componente genético al ver que padre e hijo presentaban la misma anomalía. Uno de los casos más difundidos fue el de Wang, un granjero originario de China al que le creció un desmesurado cuerno en la parte posterior de la cabeza. Wang fue fotografiado por un ruso que lo localizo en 1930 y su imagen se hizo famosa gracias a Robert Ripley´s, el creador del actual Museo Ripley´s. Años más tarde se trato de localizar a Wang, pero fue imposible.

Las causas de estos “cuernos” son variadas, en ocasiones se atribuye a un tumor benigno como los osteomas o a una agresiva variante de una enfermedad conocida como “cornu cutaneum”. Como decíamos los cuernos pueden crecer en cualquier parte del cuerpo (se conoce algún caso de un cuerno que creció en un pene) pero suelen ser más normales en la cabeza. En la actualidad estos casos son cada vez más escasos y si se producen pueden ser extirpados si se captan a tiempo.

Por otro lado, el reciente caos de Dedé nos ha recordado un caso similar ocurrido a Ralph Albert Krooner, nacido en Vermont en 1888. En ese momento de la historia se creía en una teoría peculiar denominado “impresión materna” que se basaba en que una fuerte impresión de una mujer embarazada afectaba directamente al crecimiento del feto. Al parecer la madre de Albert había visto como en un circo un elefante mataba a cinco personas y esto le habría causada tal impresión que su hijo nació con una parte de este animal. Evidentemente esta teoría era un puro montaje para darle más dramatismo a la historia de Albert cuando este era exhibido en medios circenses.

La extraña condición de Ralph era única en el mundo, presentaba una fuerte ictiosis en la piel de los pies y manos lo que le confería un aspecto de “pies de elefante” o “piel de cocodrilo”, nombres estos con los que fue presentado en diferentes circos de Europa.

Filed under: ACTUALIDAD,ARTÍCULOS,General

Trackback Uri