Etiqueta: Louvre



4 abr 10

Mots clés : Méroé, Louvre, Egypte

Par Eric Bietry-Rivierre
26/03/2010 | Mise à jour : 11:27
Réagir

Statue d'un roi archer, Tabo (Argo), IIe siècle av. J.-C., Khartoum, Soudan, Musée national. (Musée du Louvre / Georges Poncet )
Statue d’un roi archer, Tabo (Argo), IIe siècle av. J.-C., Khartoum, Soudan, Musée national. (Musée du Louvre / Georges Poncet )

Le Louvre met en évidence l’originalité de ce royaume, puissant au début de notre ère dans le nord de l’actuel Soudan, où les cultures égyptienne, africaine, grecque et romaine s’entremêlaient.

De l’empire méroïtique ne subsistent plus qu’Aïda, la belle princesse-esclave noire de Verdi, des pyramides aiguës, rongées par les sables du Nord-Soudan, et d’étonnants vestiges archéologiques. Le Louvre, en charge de fouilles depuis 2007 à 50 kilomètres au sud de Méroé l’ancienne capitale, en présente à partir d’aujourd’hui une sélection.

Les objets de terre, surtout la poterie noire et la céramique funéraire aussi fine qu’une coquille d’œuf, révèlent la mixité des styles de ce pays qui allait de l’actuel lac Nasser au sud de Khartoum, entre le monde pharaonique et l’Afrique noire. Mais plus encore les effigies des dieux. Voilà un panthéon où se côtoient, apparemment dans la plus grande tolérance, le bélier Amon, Isis, Osiris, Anubis, des créations locales telles Apédémak, cobra à tête de lion, le Grec Silène ou son fils adoptif Dionysos. Zeus apparaît même, coiffé de son bonnet phrygien.

«Méroé est une charnière essentielle et encore très mal connue entre les royaumes du nord et ceux du sud », résume Guillemette Andreu, directrice des antiquités égyptiennes du Louvre. Et de montrer la puissance de cet État qui s’était enrichi par le commerce de l’or, de l’ivoire, des fourrures et de l’ébène en désignant des bijoux fins ou lourds, ainsi qu’un magnifique roi-archer de bronze et de feuilles d’or venu du musée de Khartoum. Qui fut-il ? Son nom s’est perdu.

Profitant d’une Basse-Égypte en plein déclin, Méroé s’épanouit durant six siècles, d’environ - 270 av. J.-C. à 320 ap. J.-C., date de sa dernière pyramide. Face aux Nubiens de l’Ouest, elle devait se protéger. D’où cet effrayant lion de grès dévorant un ennemi. Ou ce pommeau de canne en bronze figurant un prisonnier pieds et poings ligotés dans le dos. Finalement, le monothéisme chrétien a recouvert cette société héritière des fameux «pharaons noirs» montés sur le trône des deux Égyptes à partir de 1000 av. J.-C.

Une curieuse écriture

Entre-temps, Méroé aura mis au point et développé une curieuse écriture, en parallèle des traditionnels hiéroglyphes. Derrière les vitrines, ses pattes de mouche couvrent stèles et éclats de poteries. «Jusqu’alors, si on savait en trouver les équivalents phonétiques, on ne la comprenait pas, commente Guillemette Andreu. Depuis peu, quelques linguistes ont établi des ponts avec certaines langues encore parlées au Tchad et en Érythrée.»

La traduction des deux mille textes exhumés à ce jour peut donc commencer. Il est sûr que Méroé livrera beaucoup d’autres secrets. Ce ne seront sûrement pas des trésors d’or et de pierres précieuses puisque sur place les pyramides sont remplies de sable et que dessous les principales nécropoles ont été pillées depuis des lustres. Mais on pourra peut-être expliquer pourquoi Méroé ne momifiait pas ses défunts. Ou si sa société reposait ou non sur l’esclavage.

Jusqu’au 6 septembre, dans l’entresol de l’aile Richelieu du Louvre.

Catalogue Louvre/Officina Libraria, 288 p., 39 €. Tél. : 01 40 20 50 50.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,Exposiciones,H. Egipto,HISTORIA ANTIGUA

Trackback Uri






17 dic 09

This undated photo released by the Egyptian Supreme Council of Antiquities Wednesday, Dec. 16, 2009, shows one of the restored fragments of a 3,200 year-old tomb walls after it was handed over to Egyptian antiquities authorities after arriving on a flight from Paris to Cairo, Egypt. An Egyptian airport official said the ancient artwork that caused a feud between Egypt and the Louvre Museum have returned home. AP Photo/ Supreme Council of Antiquities.

CAIRO (AP).- Egypt’s antiquities chief says the wall paintings that caused a feud between Egypt and the Louvre Museum will be returned to their original location in a tomb south of Egypt.

In a statement Wednesday, Zahi Hawass says the ancient pieces will be restored by experts and replaced on the wall of a 3,200-year-old tomb in Luxor, 320 miles (510 kilometers) south of Cairo.

Hawass cut ties with the Louvre in October, saying the museum had refused to return the fragments, which he said had been illegally chipped from that tomb.

French officials quickly agreed to hand over the fragments.

During a visit to France this week, Egyptian President Hosni Mubarak inspected

the pieces before they were handed back.

Copyright 2009 The Associated Press.

Esta foto sin fecha está publicada  por el Consejo Supremo egipcio de antigüedades

el miércoles 16 de diciembre de 2009, mostrando uno de los fragmentos restaurados de las paredes de una tumba de 3.200 años después de que

fuera entregada a las autoridades egipcias de las antigüedades

después de llegar en un vuelo de París a El Cairo.

Egipto. Un funcionario egipcio del aeropuerto dijo que las pinturas  antiguas que causaron una pelea entre Egipto y el

museo del Louvre han vuelto a casa. EL CAIRO (AP). – El jefe de las antigüedades de Egipto dice que las pinturas de pared que causaron una pelea entre Egipto

y el museo del Louvre serán vueltas a su localización original en una tumba del sur de Egipto. En una declaración el pasado miércoles, Zahi Hawass dijo que las pinturas antiguas serán

restauradas por los expertos y substituidas en la pared de una tumba de 3.200 años en Luxor, 320 millas (510 kilómetros)

al sur de El Cairo.Estas pinturas habían sido robadas de la tumba y sacadas fraudulentamente de Egipto y fueron reclamadas

por  Hawass en  el Louvre en octubre. Los funcionarios franceses acordaron rápidamente entregar los fragmentos a Egipto.

Durante una visita a Francia esta semana, presidente egipcio Hosni Mubarak examinó los pedazos antes de que los devolvieran.

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,General,H. Egipto,HISTORIA ANTIGUA

Trackback Uri






17 nov 09

Image:Bull-man protecting palmtree Louvre 14390-91.jpg

Homme-taureau protégeant un palmier. Panneau de briques moulées, terre cuite, période shutrukide. Trouvé sur le tell de l’Apadana, emplacement de l’ancien temple d’Inshushinak

LA RELIGION MEDIOELAMITA.

La documentación más  abundante acerca de las creencias elamitas en los dioses procede del periodo medioelamita, aún así no es muy abundante ni explícita. De todos modos no parece muy diferente a la religión practicada por los pueblos de su entorno.

EL PANTEÓN

1.El dios supremo

Con relación al panteón divino, se conoce la existencia de un dios llamado Yabru, que los mesopotámicos equiparaban a su soberano dios Anu, con lo cual se trataría del dios supremo, pero es un auténtico desconocido.

2.La Trinidad y los dioese relacionados con ella

Tras él, tal vez haya que situar a la trinidad Napirisha (gran dios), su esposa Kiririsha (la única grande) y el hijo de ambos Hutran (el poderoso).

Kiririsha estaba considerada como la señora de Liyan, madre de los dioses, protectora de los reyes y dueña de la muerte.

Conocidos son dos grupos de dioses, originados quizá a partir de esta trinidad. Los Bahahutep (bienhechores), creadores del mundo y de la vida, y los Napratep (los dioses creadores), que son los organizadores de la vida física y encargados de su protección y desarrollo, a más de ser los responsables de la existencia del mundo.

3.La diosa Pinikir

Puede mencionarse también a Pinikir, una diosa a la que los especialistas consideraron durante mucho tiempo como la divinidad suprema del panteón elamita, debido al hecho de que aparece en el III milenio citada en el primer lugar de una lista de dioses.

En Choga Zanbil, su templo estaba emplazado de manera destacada en la salida del pasaje real, indicio quizá de la importancia de esta diosa. No obstante, serán los reyes neoelamitas del I milenio quienes la tendrán por su dios personal. Era una diosa de la procreación y la fecundidad.

4.Los dioses personales

En otra categoría se presentan los dioses personales, regentes de las cosas. Así, Humban, dios regidor del elemento aire; Nahunte, divinidad astral representando al sol; Narundi –una divinidad discutiblemente elamita-, diosa de la justicia y por tanto invocada en las victorias de los reyes sobre sus enemigos, las cuales son por ello justas; Insusinak, dios de Susa, etc.

5.Parejas divinas

Otros dioses actuaban por parejas: Simut el mensajero divino y Manzat su acompañante; Ruhurater (el creador del hombre) y Hishmitik (el/la que transmite el nombre).

Estos dos dioses asistían al parto, uno como creador de la forma humana -el cuerpo físico-, la otra para otorgar un nombre al recién nacido, pues al igual que los sumerios, hasta que una cosa o una persona no era reconocida por un nombre personal, no llegaba a tener verdadera existencia.

En este sentido los individuos llevaban el nombre de un dios o de una diosa en el suyo propio: Untasnapirisha (Napirisha me ayudó), Silhakinsusinak (fortalecido por Insusinak), Melirnahunte (sierva de Nahunte), etc. En virtud de que estas dos divinidades regían la llegada de los recién nacidos al mundo, es decir su salida de la oscuridad hacia la luz, Untasnapirisha les dedicó un templo llamado templo de la luz (siyan hunin) en el santuario de Choga-Zanbil.

6.El dios de Susa, Inshushinak

En su dominio de la Susiana, los elamitas incorporaron al dios Inshushinak, patrón de Susa, el cual asumiría parte de las funciones de otros dioses elamitas. Así, sustituyó a Hutran como miembro de la trinidad; también se le consideró dios de la justicia y el derecho, reemplazando a Narundi, e incluso dios de los muertos, suplantando en esta función a Kiririsha.

7.El Más Allá

En cuanto a las creencias en el Más Allá, las tablillas funerarias de Susa recuerdan vagamente a algunos mitos griegos y egipcios, pues el difunto era conducido por las diosas Isnikarab y Lagamar a través de los caminos tenebrosos del otro mundo, cruzando un río y llegando a un lugar en donde era juzgado por Insusinak, si bien el resultado del juicio se desconoce.

8.El ritual y los templos

Respecto al ritual y a los aspectos formales de la religión, los elamitas erigían templos a cada dios, donde se les rendía culto. Eran alojados en ellos, en una zona restringida, el santuario, en forma de estatuas a las que se rezaba. Los templos -adornados con enormes cuernos en las fachadas, a modo de pagodas- estaban regentados por la clase sacerdotal, de la que poco se sabe. En Susa y en Choga Zanbil, la ciudad templaria estaba rodeada por una muralla en la que se representaban relieves con genios protectores, así como en las paredes de algunos templos.

En el I milenio aparecerán santuarios al aire libre, esculpidos en las rocas -a semejanza de los santuarios hititas-, con representaciones de dioses, procesiones y adoradores; igualmente aumentará el numero de dioses, apareciendo otros nuevos. Se conocen algunos rituales relacionados con el culto del fuego sagrado, que sería despues habitual entre los persas, asi como alguna ceremonia funeraria realizada a la salida del sol, pero son poco conocidos. Igualmente se sabe poca cosa de las fiestas religiosas.

La diosa Narundi,

Antiquités orientales
Sculpture (Statue)
Date : vers 2100 avant J.C.

Période de : Puzur-Inshushinak

Filed under: Arqueologia,ARTÍCULOS,General,H. Próximo Oriente,HISTORIA ANTIGUA

Trackback Uri