Etiqueta: huaca



14 ene 10

lunes, 11 de enero, 2010, 14.09

AFP

Un vídeo difundido en el portal de internet YouTube donde se ve a cuatro escolares dañando intencionalmente un monumento prehispánico, despertó el viernes indignación en Perú y peticiones de sanción para los responsables. Seguir leyendo el artículo

Las imágenes muestran al grupo de estudiantes pateando y destruyendo con piedras los frisos de la ‘huaca’ (cementerio prehispánico) Arco Iris, anexo a Chan Chan, una ciudad de barro en el departamento de La Libertad (norte).

http://images.travelpod.com/users/love1017/1007_soam.1199151720.huaca-arco-iris.jpg

Detalle de la Huaca del Dragón

http://images.travelpod.com/users/love1017/1007_soam.1199151720.huaca-arco-iris.jpg

La Huaca del Dragón, o como también se le llama, Huaca del Arco Iris, está ubicada en el norte, en las afueras de la ciudad de Trujillo y cerca de Chan Chan, en el Perú.

Se trata de un gran monumento religioso, centro ceremonial y administrativo construido en adobe, cuyos murales están decorados con frisos en relieve mostrando figuras antropomorfas y representando estilizadamente el arco iris.

Contenido

Antigüedad

Si bien algunos arqueólogos atribuyen este monumento a la Cultura Chimú (años 1100-1450), otros afirman que este adoratorio fue construido entre los años 800 y mil de nuestra era por la Cultura Sicán.

Huaca Arco Iris

Al ingresar a la huaca Arco Iris podemos apreciar una rampa que conduce a un primer nivel que presenta figuras talladas en las paredes en forma de dragón (de allí su nombre) y sobre estas figuras que representa a un arco iris. Otra rampa, más pequeña que la primera, nos conduce al segundo nivel. En este nivel hay unos pozos donde probablemente se halla almacenado alimentos.

Arquitectura

Se trata de una pirámide formada por una doble plataforma protegida por una elevada muralla con un solo ingreso al conjunto arquitectónico. Las típicas rampas de la época dan acceso a la Huaca desde la parte superior.

Esta construcción tiene 14 depósitos, lo que indica que no solo era un adoratorio, sino un centro de acopio de bienes para el abastecimiento de quienes vivían allí y sus alrededores.

Los muros de las plataformas están decorados con bellos altorrelieves.Una figura adopta la forma de un Arco Iris en forma muy estilizada en pos de engullir a un personaje, con cada cabeza.Al centro figuras antropomòrficas en forma de Dragòn con las fauces abiertas comparten el bocado.Una figura bicèfala posada sobre una pequeña plataforma o altar comparte entre sus fauces UN TUMI. Pueden observarse imagenes en http://www.scribd.com/doc/25116584/La-Huaca-del-Arco-Iris-o-del-Dragon-pps o en http://mitosymisteriossagrados.blogspot.com/2010/01/la-huaca-del-arco-iris-o-del-dragon-pps.html

Los actos provocaron la protesta del ministerio de Educación y de la prensa, que reprochó el vandalismo de los estudiantes de un colegio limeño durante un viaje a la zona en noviembre.

El Instituto Nacional de Cultura (INC) informó de que denunció a los cuatro jóvenes que dañaron los muros, exigiendo una sanción por el ataque contra el patrimonio cultural.

Según el INC, los jóvenes podrían haber atentado contra los bienes culturales del país, tipificado en el Código Penal y sancionado con penas que van de tres a ocho años de cárcel.

El viceministro de Educación, Idel Vexler, demandó una dura sanción para los alumnos del colegio y los conminó a pedir disculpas públicas.

La prensa limeña pidió a las autoridades severidad al recordar un caso similar en 2005, cuando dos chilenos fueron acusados de vandalismo cultural en Perú por rayar piezas incaicas de valor arqueológico en Cusco

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,Hispanoamerica

Trackback Uri






21 oct 09

PERÚ-ARQUEOLOGÍA
19.10.09 | 19:29 h.  Agencia EFE

La embajada de Estados Unidos en Lima anunció hoy la donación de 861.600 dólares para la preservación de tres proyectos arqueológicos en Perú, siendo el sitio arqueológico de Caral (unos 160 kilómetros al norte de Lima) el principal beneficiado, con un total de 800.000 dólares.

Detalle de un mural en la huaca de Cao Viejo en la norteña provincia de Trujillo donde en el año 2006 fue encontrada la Señora de Cao, la única mujer gobernante que por ahora se cree tuvo el antiguo Perú. EFE/Archivo

La donación, que se hizo a través de un concurso público, fue anunciada hoy en el Centro Cultural Inca Garcilaso, de la cancillería peruana, por parte del embajador de EE.UU., Michael McKinley, y el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde.

Ambos destacaron la importancia del complejo arqueológico de Caral, que el próximo 30 de octubre cumple 15 años desde su descubrimiento.

La ciudad de Caral, con una antigüedad de 5.000 años, está considerada como el conjunto urbano más antiguo de América y es una muestra del alto grado de desarrollo de las culturas precolombinas, que las pone al nivel de las que en su época se desarrollaban en Egipto, Mesopotamia y China, señaló McKinley.

La directora del Instituto Nacional de Cultura, Cecilia Bákula, también presente en el acto, recordó que los hallazgos que continuamente se hacen en Caral y su entorno obligan a la arqueología a plantearse “nuevas comprensiones” de lo que fue el pasado prehispánico y la importancia de las culturas de la costa peruana, y no solo las de la sierra.

Además de Caral (que desde junio pasado ha sido incluido por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad), han resultado beneficiados con donaciones menores la fortaleza de Kuelap (40.000 dólares) y la ciudad de Ayacucho, en ambos casos para proteger los artefactos arqueológicos que se van descubriendo entres sus ruinas.

Las ayudas del llamado “Fondo del embajador para la preservación y la cultura”, establecido por el Congreso estadounidense y otorgado a través del Departamento de Estado, se conceden a través de un concurso público para proyectos de todo el mundo, y Perú es hasta el momento el país más beneficiado, con algo más de 1.120.000 dólares en distintos proyectos.

La ayuda de 800.000 dólares a Caral constituye la mayor otorgada por este “Fondo del embajador” hasta la fecha.

¿Señora de Cao o Señora de Huaca Prieta?

http://vallenoticias.wordpress.com/2009/04/14/%C2%BFsenora-de-cao-o-senora-de-huaca-prieta/

Publicado el 14 Abril 2009 por notivalle

NOTA DE REDACCIÓN: Por considerarlo de interés reproducimos un artículo publicado por Manuel García Torres en el diario La Industria de Trujillo del 10 de abril de 2009

Por: Manuel García Torres

Soy una de las personas que se siente agradecido por el trato de los ciudadanos liberteños, en los años de grata estancia en esta tierra hermosa de grandes paisajes y enormes riquezas. Es por ello, que me siento obligado a solicitar una rectificación, respecto de la noble dama, cuya tumba fue encontrada en la Huaca de Magdalena de Cao, que durante años fue patrocinada en sus investigaciones por la Fundación Wiese y cuyo hallazgo se lo debemos al arqueólogo don Régulo Franco Jordán.

La momia femenina se encuentra en extraordinarias condiciones, de 1,45 metros de estatura de 20 a 25 años de edad, envuelta en 600 metros de fino algodón rematadas con placas de láminas de bronce y dos enormes báculos. Tenía muchos objetos artísticos como  18 collares, diademas, aretes y 31 narigueras de oro, lapislazuli y turquesas.

Acompañada de una doncella y guerreros. La artesanía colateral (culto a los muertos), habla de su importancia, dentro de su sociedad. Pero resultó sorprendente para los expertos, la existencia de armas de guerra, que no solían acompañar en la tumba a las mujeres de esa cultura.

Los brazos de la mujer estaban tatuados con imágenes de serpientes y arañas. Hay quienes piensan que se trataría de una lideresa guerrera, otros más firmemente afirman, que se trata de una  sacerdotisa de la élite moche.

Según estudios del arqueólogo Julio César Tello, desarrollados respecto de las momias de Paracas, abonan a su favor, que éstas se encontraban en zonas sumamente desérticas; la “Señora de Huaca Prieta”, ha sido ubicada en un lugar de múltiples lluvias y deslizamientos, por lo cual asombra que se le haya encontrado casi en un perfecto estado (1).

Hay que destacar el desarrollo autónomo regional de la cultura Mochica entre 100-800 años D.C. y de la cultura Chimú 1100 D.C. que concluyó con la dominación incaica a partir del año 1460 cuando gobernaba Pachacútec. La dominación inca duró hasta 1532. En el período de 700 años primero y de 360 años después el territorio de la costa liberteña fue organizada por los Mochicas y Chimús y la parte andina, poblada por numerosos asentamientos humanos rurales agropecuarios (2).

Huaca Prieta y los inicios del tejido peruano

Según el arqueólogo Arturo Gómez Alarcón, los tejedores más antiguos del Perú vivieron en el periodo Arcacico Tardío. Ellos fueron los hombres de Huaca Prieta, aldeanos agricultores, pescadores y marisqueros que  habitaron en la desembocadura del río Chicama (La Libertad) unos 2500 a.c. (3).

En el Arcaico Tardío se consiguió la domesticación del algodón lo que trajo consigo el inicio de las actividades propiamente textiles. Aunque no se inventaba el telar de cintura, los  artesanos hacían hermosas telas con diversas iconografías utilizando la técnica del entrelazado.

Huaca Prieta fue descubierta en 1946 por Junius Bird, quien halló el famoso tejido de algodón que tenía a representación de un cóndor sagrado con una serpiente enroscada en su vientre. Otros asentamientos precerámicos que desarrollaron el tejido son: Los Gavilanes (Ancash), La Galgada (Ancash), Aspero (Lima) y Caral (Lima).

Esta zona cultural de La Libertad es de suma importancia, pues igualmente cerca a Huaca Prieta, en Paiján en 1975, el arqueólogo francés Claude Chauchat descubrió los restos óseos de un niño y de una mujer enterrada hace 10 mil años en la Pampa de Paiján. Los estudios radiocarbónicos le dieron una antigüedad mayor que a los esqueletos de Lauricocha descubiertos por Augusto Cardich en 1959.

El encomendero de Cao

En efecto, según la historia colonial, después de la fundación de Truxillo, don Francisco Pizarro nombró como su corregidor a don Diego de Mora y le dio posesión para incorporar a sus dominios las áreas circundantes. Uno de los conquistadores a quien se le dio las tierras ubérrimas del Valle de Chicama fue a un encomendero español de apellido Cao, quien a su muerte heredó a sus dos hijos dichas tierras; tomando como punto divisorio al río Chicama, la parte norte correspondió a Magdalena de cuyo nombre deviene el distrito y la parte sur fue entregada a Santiago, quien a su vez funda el pueblo de Santiago de Cao un 25 de julio de 1538 (4). De allí es que provienen los nombres de los distritos de Santiago de Cao y Magdalena de Cao.

Es en este último que se encuentran ubicados los restos arqueológicos del Complejo de El Brujo. Y al encontrar los restos de esta sacerdotisa Mochica, se le ha dado la denominación de la Señora de Cao. Las características de la misma son extraordinarias, pues los tatuajes que adornan su cuerpo no son comunes en la historiografía de nuestros antepasados, asemejándose a una sacerdotisa Egipcia.

La leyenda de Huaca Prieta

De dichos yacimientos tenemos la célebre leyenda del Carretón de Oro que quiso ser llevado por los chilenos y que salió corriendo desde la Huaca de la zona de Pin Pan de Santiago de Cao y se internó en la Huaca Prieta o Huaca Partida de Magdalena de Cao, lugar donde se encontró a la dama de nuestro reclamo.

En esta huaca se internó ante el asombro de los invasores y procedieron a desenterrarlo con mucho esfuerzo, de allí que la huaca esté partida, escapándose nuevamente hasta la isla de Macabí en  Malabrigo (5).

La historia a favor de la Señora de Huaca Prieta

Conforme lo anota Efraín Orbegoso Rodríguez, los asentamientos humanos antiguos que se hallan en la costa de La Libertad, hablan de su milenaria ocupación, aprovechamiento y  organización. Nombres como Paiján, Huaca Prieta, Pacatnamú, Pueblo Viejo, Virú, Cupisnique, Chan Chan, son testimonios de otros espacios tiempo históricos (6). De allí es que proviene nuestra legítima preocupación para que no se conozca a la ilustre sacerdotisa Mochica con la denominación de un encomendero español, que no le concierne a su época vivida y que desnaturaliza la rica historia de nuestros antepasados, a quienes por autenticidad y respeto a nuestra identidad, debiéramos denominar La Señora de Huaca  Prieta.

Se viene denominando indebidamente con frágil memoria y falta de rigor científico como Señora de Cao a la momia perteneciente a una sacerdotisa o guerrera de la cultura mochica que gobernó el norte del actual Perú en el siglo IV D.C. y es parte de una cultura que se remonta a casi 5, 000 años.
Mientras, el famoso encomendero español, a quien se le entregó en propiedad las ubérrimas tierras del Valle de Chicama, hace sólo 500 años mil años después de la existencia de la Señora de Huaca Prieta viene ostentado, sin quererlo y sin corresponderle, uno de los hallazgos más importantes de la cultura peruana.

(1) Tello C. Julio 1926. Los descubrimientos del Museo de Arqueología en la Península de Paracas. XVIII Congreso internacional de Americanistas, Roma.

(2) Efraín Orbegoso Rodríguez, Geografía del Departamento de La Libertad, pág. 196, 1987. Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

(3) Arturo Gómez Alarcón. El Precerámico Andino.

(4) Cuentos y leyendas de Santiago de Cao. Janet Paz Castillo, 1986, Págs. 33 y 34 Publicación de Sociedad Paramonga Ltda. S.A.

(5) Ob. cit. Págs. 37, 38 y 39

(6) Efraín Orbegoso, Ob. Cit. Pág. 21

Archivado bajo: Ascope, Cultural, Magdalena de Cao, Turismo | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Filed under: General

Trackback Uri