10 nov 11

Unmg204.imageshack.us/img204/9924/principiaa.jpg

Principia del campamento romano de Aquis Querquennis, Orense, España.

Los campamentos romanos eran una verdadera obra de ingeniería y velocidad, la que los ingenieros romanos que formaban parte del ejército en marcha construía  al finalizar la marcha del día y lo destruía a la mañana siguiente antes de seguir su camino para volver a construir otro  ese mismo día para pasar la noche, una obras que a veces se convertían en permanentes.

Groma, instrumento topográfico utilizado para la construcción  por los topógrafos  romanos.

Una vez estaba el ejército en marcha un tribuno era enviado a localizar un lugar apropiado para la siguiente acampada, por delante de las tropas. Su misión consistía en hallar una extensión de unos 800 metros cuadrados, de preferencia en terreno elevado, que no ofreciera protección al enemigo en caso de ataque y con agua en las proximidades.

Una vez decidido el lugar, plantaba una bandera blanca en el punto que consideraba más ventajoso, que quedaba reservado a la tienda del cónsul, el praetorium.Los lugares reservados a los oficiales y legionarios eran señalados con banderas rojas.

En el centro de la línea que señalaba la situación de las tiendas de los legionarios, el tribuno fijaba su instrumento (groma) para la medición del campamento. Determinaba la línea de las defensas frontales a una distancia de 400 metros. Además marcaba la línea de las tres avenidas principales con lanzas. Una cruzada en el centro del campamento y atravesaba el praetorium, mientras las otras dos eran perpendiculares a ellas (cardo y decumanus).

Representación  uso groma

Fuente: http://www.limesprojekt.de/limes17.htm

Tras  buscar una llanura cerca de una via de agua , un militar de graduación  experto en topografía trazaba el rectángulo del campamento, con la ayuda de la Groma, instrumento topográfico utilizado para observar y establecer líneas directas y ángulos rectos.

Una vez marcado el rectángulo parte del ejército se situaba en posición de batalla frente a la zona por donde podría aparecer el posible enemigo, mientras la otra parte cavaba un foso (Fosa) de cuatro metros de ancho por tres de profundidad, utilizando la tierra extraída para realizar el terraplén (Agger) de protección donde eran clavadas estacas, atadas entre sí para formar la empalizada.
Al mismo tiempo que se levantaban las defensas, las diferentes unidades iban entrando en el campamento para ir montando las tiendas, que eran montadas siempre en el mismo lugar.

Dependiendo de la vulnerabilidad de la zona se construían varios tipos de campamentos.
Si se estaba en una zona segura, se construía un campamento con un pequeño foso y terraplén. Si  el campamento se construía cerca del enemigo el foso y el terraplén se agrandaban. En caso de un campamento de asedio prolongado se construían con murallas dobles rellenas de cascotes.

Campamentos permanentes:

Los campamentos permanentes hechos en piedra eran utilizados como campamentos de invierno. En época de paz se convertían en pequeñas ciudades con una extensión de unas veinte hectáreas para albergar una legión.

El diseño de los campamentos (castra en plural) era extremadamente simple, un muro perimetral, rectangular casi cuadrado, con las esquinas redondeadas para poder defenderse mejor  que rodeaba  el recinto y que contaba con torres de vigilancia y con puertas en el centro de cada uno de los lados. Estas muro perimetral consistía en dos murallas paralelas de sillería rellenando el espacio medio entre estas con piedras, mortero y hormigón romano. Las murallas tenían una altura y tamaño variable dependiendo de la situación militar del campamento.

En el centro del campamento donde se cruzaban las dos calles principales (vía Praetoria y vía Principalis) se levantaba la tienda del general o Praetorium, junto a esta tienda había un pequeño foro y al otro lado el Questorium o sede la intendencia.

La vía Principalis dividía el campamento en dos secciones, una destinada a los mandos y la otra al grueso del ejército. En los campamentos se disponía de salas de ejercicios, almacenes, un hospital (Valetudinarium) y termas.

Muchas de las ciudades romanas surgen de los asentamientos de los campamentos romanos.

Los legionarios excavaban un foso de unos tres metros de profundidad y cuatro de anchura, apilando la tierra extraída en el lado más próximo al praetorium,para formar luego un terraplén de una altura de 1,25 metros aproximadamente. La parte frontal del mismo era cubierta con el césped extraído de la zanja La zanja y el terraplén corrían a lo largo de unos 700 metros y formaban uno de los lados del campamento. cuando ello era posible, éste tenía forma cuadrada. Un  campamento en marcha de marcha ordinario, con el enemigo aún lejos, solía estar rodeado de una zanja de sólo un metro de profundidad.

Cada soldado llevaba dos estacas que clavaba en la parte superior del terraplén, para formar una empalizada. Cuarenta mil estacas repartidas sobre un perímetro de 3000 metros. Luego eran atadas entre sí por el centro

Finalmente se montaba el campamento, el interior de la zona atrincherada se utilizaba para acampar. Al ser el trazado del campamento siempre el mismo, cada unidad sabía exactamente dónde debía levantar sus tiendas. Se dejaba un espacio libre de unos 70 metros de anchura entre éstas y la muralla, de forma que quedaran a salvo de los proyectiles provenientes del exterior. Las tiendas eran dispuestas como en un poblado, con calles y un mercado.

El jefe de la guardia era seleccionado en la caballería. Las rondas de inspección las efectuaba de noche, acompañado por dos colegas. Si encontraba a algún soldado durmiendo podía ser apaleado o apedreado, a menudo hasta la muerte por los propios compañeros, cuyas vidas dependían de él.

Los campamentos de marcha carecían de entrada. En los demás se utilizaban diversos tipos de defensas para la misma. No se destinaban necesariamente a impedir el paso al enemigo, sino a disuadirlo de atacarlas.

No obstante los relatos de los historiadores y, en especial, los descubrimientos arqueológicos, nos obligan a introducir numerosas variantes, los campamentos operativos eran diferentes de los cuartes de invierno. Entre los campamentos operativos había campamentos de etapa, abandonados al día siguiente o a los pocos días, campamentos estratégicos que servían como base de operaciones durante una o varias campañas, y campamentos fronterizos, que formaban parte de la defensa del limes

Horrea de Aquis querquennis,  sobre pilares, para evitar la humedad de los víveres. Orense

Un campamento romano estaba formado por diversas partes: Pretorium,Principia, valetudinarium u hospital, almacenes u horrea, talleres, dormitorios de la tropa y de los mandos etc…

Filed under: General

Trackback Uri



Dejar un comentario


3 + cinco =