30 abr 11

Guerreros sármatas

En Roma se creía que el extranjero era un ser aislado, cruel y primitivo e  incapaz para la creación de formas de gobierno, de desarrollo y de cultura comparables a los de Roma. Por ello, el bárbaro, culpable de la inestabilidad fronteriza, es capaz de las mayores aberraciones en sus hábitos, sus formas de vida y organización y en el desarrollo de sus formas de religiosidad. Además, los autores clásicos como Heródoto nos presenta esta civilización como salvaje y guerrera.

Pero hay que  tener en cuenta que Heródoto, así como otros autores clásicos, dan la visión griega o romana.

La presentación del bárbaro así , ,responde principalmente a una intencionalidad claramente política, con una fuerte carga maniqueísta, llena de desprecio hacia el “otro” ,  vigente aún en las fuentes tardías.

A partir del siglo V se aprecia en las fuentes cierta disposición hacia los pueblos que han abrazado el Cristianismo, lo que les  ayuda a introducirse enalanos el camino de las creencias de la cultura romana de Occidente.

0000                 000              0000

Así, la existencia de una religión universal y única para todos los pueblos será la base principal de la integración, y es el triunfo de la idea cristiana de la existencia de virtudes entre los bárbaros. Es ahora cuando el bárbaro comienza a ser aceptado como parte integrante del mundo civilizado, llegando a ser defendidos por el obispo Salviano de Marsella en cuanto a su moralidad y sus costumbres, frente a la corrupción política depredadora de la Administración romana.

Guerreros Sármatas al pie de las montañas del Cáucaso. Sobre la mesa, las tradicionales Tortas Osetas [Осетинские Пирогои]


LOS BÁRBAROS  ORIENTALES.


Eurasia fue definida étnicamente con nombres de pueblos de mayor o menor extensión geográfica desde Herodoto, bajo la denominación genérica de escitas (nómadas) y localizados principalmente en la zona más meridional del Asia Central. Herodoto nos dice que tenían dos formas de vida: los agricultores, más cercanos a la costa del Mar Negro y Crimea  y por otro lado los nómadas de las estepas septentrionales. Inciertos se presentaban aquellos que sólo dormían seis meses, los arimaspos de un solo ojo, los hiperbóreos de regiones misteriosas y las amazonas matadores de hombres. En la frontera común del Vístula, se diferenciaba un mundo escita de otro sármata.

Tácito situaba a los godos entre los escitas y los sármatas, mientras los textos posteriores los consideran germanos en migración. Diferentes procesos de sinecismo darían como resultado las formaciones de alanos y hunos.

Las fuentes nos definen a estos pueblos con una vida predominantemente nómada lo cual ha servido a las fuentes antiguas para explicar los movimientos poblacionales y el empuje sobre las fronteras del mundo desarrollado, presentándoles como aves carroñeras ante los despojos de la civilización.

Su existencia a lo largo de las principales vías comerciales que conformaron la posterior Ruta de la Seda, las convirtieron en focos aglutinantes de las poblaciones dispersas. Las relaciones con India están también recogidas por las fuentes grietas y las vemos bien desarrolladas en el mundo romano y en la tardoantigüedad a través de Amiano. El nivel de desarrollo de algunos de estos pueblos lo tenemos atestiguado sobre todo en sus ricas manufacturas.

LOS BÁRBAROS OCCIDENTALES.

Los bárbaros occidentales se situaban al este del Rhin y del curso alto del Danubio, en los territorios fríos, prácticamente inhabitables, de grandes ríos y espesas selvas plagadas de pantanos. Grupos étnicamente mal definidos por sus continuos desplazamientos y mezclas entre sí o con los galos y los escitas. Tácito nos habla de la pureza racial de los germanos, al no haberse mezclado con otras naciones. Tras estos, sitúa a los burgundios como importantes, como aliados del Imperio en su lucha contra los hunos. En torno al Oer tenemos a los marsignos, buros y ligios y hacia el Vístula como los vandilios o vandalos que Plinio divide en silingos y hasdingos. Hay pueblos marineros como los sajones o suiones del Elba asociados a los frisios y anglos.

Por otro lado tenemos a los alamanes que aglutinaron distintos grupos del Main y Neckar hasta el Elba para protagonizar las incursiones fronterizas más agresivas del siglo IV en estas zonas.

Mientras que Tácito niega a estos pueblos la existencia de ciudades así como aldeas bien organizadas, la arqueología nos muestra poblados agrícolas y ganaderos así como lugares estratégicos. También la rica metalúrgica de sus poblados y tumbas es demostrativa de una importante actividad artesanal y comercial. Las fuentes indican que su rico armamento es fruto del comercio o de regalos a personajes destacados, negándoles la capacidad de explotar sus propias minas de cobre y hierro, pero vemos que son fabricados por ellos mismos.

También los intensos intercambios comerciales con sus vecinos del Sur y del Oeste sacan a estos pueblos del aislamiento referido en los textos. Vemos que hay dispersión de productos y monedas desde Escandinavia hasta el Mediterráneo y las estepas euroasiáticas, sobre todo a través de las grandes rutas fluviales. Por ello, algunas tribus como los ubios se habían enriquecido por el control de las rutas comerciales de su territorio y muchos poblados al otro lado de los ríos habían alcanzado un nivel económico importante.

0000000000000000000000000

Distribución EL SOL NEGRO.LA VENGANZA DE NEFERTITI, mi novela policíaca de Egipto:

Librerías online:

www.libros.universia.es

www.tulibreriaencasa.com

Distribución a librerías para toda España:

DBM LOGISTICS & MAIL SERVICES S.L.U.

C/ Francisco Medina y Mendoza, parcela 4, Nave 2A
19171 Cabanillas del Campo (Guadalajara)

Departamento Comercial:
Pedidos: comercial.librerias@dbmlm.com
Tfno. 902 02 48 84 Fax 949 20 31 12

Atención comercial personalizada: guadalupe.rubio@dbmlm.com
Tfno608 83 39 09

1

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,Arte Antiguo,ARTÍCULOS,Costumbres,Cultura clasica,Curiosidades,Europa,General,H. Roma,HISTORIA ANTIGUA,Hombres de la Historia,Leyendas,novela historica,OPINIONES,PERSONAJES

Trackback Uri



Dejar un comentario


3 − = cero