11 nov 09

Aído reta a “desmontar” mitos como ‘Los que se pelean se desean’, en I Foro Internacional Juventud y Violencia de Género

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

—-

foto
Foto: EP

MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -
La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, indicó hoy durante el acto de presentación del I Foro Internacional Juventud y Violencia de Género, que mitos como ‘Los que se pelan se desean’, ‘Quien bien te quiere te hará llorar’ o ‘El amor lo puede todo‘ hay que “desmontarlos” puesto que son una “construcción dañina que esconde resignación, dolor y entrega obligatoria para las mujeres”.

Aído, que estuvo acompañada por el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente, y el director del Instituto de la Juventud (Injuve), Gabriel Alconchel, informó de que este foro se realiza “por primera vez en España” y se desarrollará durante el 23 y 24 de noviembre en Madrid, al tiempo que destacó que un 32,2 por ciento de las órdenes de protección en casos de violencia de género provenían de mujeres menores de 30 años, y que el 17,7 por ciento de los hombres menores de esa edad piensa que ser agresivo les hace más atractivos, donde más de un 4 por ciento de mujeres lo corroboraron.

Esta iniciativa, que se retransmitirá en directo en la página web www.forojuventudyviolenciadegenero.com congregará a alrededor de 1.000 jóvenes que, procedentes de África, América, Asia y Europa, junto con representaciones de organismos internacionales, se reunirán para debatir, contrastar y dialogar sobre el posicionamiento de la juventud ante la violencia de género.

Aído señaló que a través de este foro se pretende prevenir a la juventud y que ésta entienda por qué se produce la violencia de género y sepa que es un problema que les afecta; además de que busca incluir la lucha contra este hecho en las agendas de las organizaciones juveniles, y promover la igualdad “real” entre hombres y mujeres “removiendo estereotipos sociales”.

MESAS REDONDAS, TALLERES Y DOCUMENTALES

Durante los dos días que durará este evento se llevarán a cabo diferentes mesas redondas que tratarán distintos aspectos relacionados con la violencia de género que contarán con las ponencias de varias ministras de Igualdad de diversas partes del mundo quienes explicarán cuáles son los modelos que se están adoptando en sus respectivos gobiernos para combatir este problema.

Asimismo, periodistas como la directora de Informativos de TVE, Pepa Bueno; la periodista de TVE 2 Mara Torres; Monserrat Domínguez, de cadena SER; la directora de Informativos fin de semana de Telecinco, Carme Chaparro; Miguel Lorente; Gabriel Alconchel; y la cantante Amaia Montero, tratarán distintos aspectos cuya finalidad es la concienciación y sensibilización específicamente dirigido a la población joven.

De forma paralela, se desarrollarán talleres que buscan profundizar en los mecanismos de prevención de la violencia para todos los participantes quienes, según indicó la ministra, tendrán una pulsera-regalo con la inscripción de ‘Maltrato Cero’ como símbolo acreditativo. Además, habrá una sala audiovisual donde se proyectarán documentales y spot de campañas de gobiernos en relación a la erradicación de la violencia de género.
De cara a la calle, el próximo día 18 en Atocha (Madrid) se creará un poema gigante donde hombres y mujeres escribirán en sus 120 metros citas que ayuden a terminar con el problema de la violencia de género. Del mismo modo, la noche del día 23 se hará un concierto solidario en el Circo Price de la capital con las actuaciones de Russian Red y Macaco.—

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, admitió hoy que “algo no se hecho bien a lo largo de todo este tiempo” cuando “un 30 por ciento de-
MADRID, 11 Nov. (EUROPA PRESS) – La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, admitió hoy que “algo no se hecho bien a lo largo de todo este tiempo” cuando “un 30 por ciento de las usuarias del 016, el teléfono de atención y asesoramiento a las víctimas de violencia de género, un 40 por ciento de las más de 100.000 ordenes de detención y un 30 por ciento de las víctimas mortales entre 2003 y 2008 son jóvenes, menores de 30 años”.

En este sentido, la ministra aseguró, en entrevista a Antena 3 recogida por Europa Press, que “se debe hacer una reflexión profunda acerca de qué es lo que está pasando con las personas más jóvenes”, ya que “se trata de gente que ha nacido en democracia y que, teóricamente, ha crecido en una sociedad igualitaria”.Para hacer frente al problema, el Ministerio de Igualdad ha puesto en marcha una serie de actividades entre las que destaca un Foro Internacional de prevención de violencia de género entre la gente más joven, que tendrá lugar en Madrid los días 23 y 24 de noviembre, con el objetivo de implicar a la población joven mediante talleres, arte, cultura y educando en igualdad.

Por otro lado, Aído se refirió a la futura presidencia de España en la Unión Europea, durante la que se pretenderá “hacer extensivo el compromiso del Gobierno a toda Europa”, en relación a la lucha contra la violencia de género. “En Europa no hay datos ni informes exhaustivos, por eso se quiere crear un Observatorio Europeo contra la violencia de género, porque es un problema global y requiere de soluciones globales”, apostilló.

Respecto al uso de la píldora del día después, reconoció una “falta de información”, que provoca que el Gobierno “tenga que insistir en la educación sexual, en la información y en la prevención”. Aído explicó que estos aspectos son “cuestiones fundamentales” que incorpora el proyecto de ley “de salud sexual y reproductiva e interrupción voluntaria del embarazo”. Una reforma “abierta”, según la ministra, a la negociación parlamentaria de cara a conseguir “el mayor consenso posible”.

0000000000000000000000000000000000

¡Menos mal que se reconoce¡.

¿Que se ha hecho mal?….¡Uf  ¡

¡TODO¡

Desde la educación a la deseducación, la permisividad, la mala educación,el libertinaje,las drogas,la apología de la violencia,los chorizos al poder local¡…

Quien bien te quiere te hará  llorar..si se toma literalmente es una burrada. Pero más burrada es dejar a los jóvenes que hagan lo que gusten,sin dirección, sin esperanza de trabajo, sin educación,sin formación…

Lamentablemente, a quien la vida no educa de joven, le educa de viejo.O se lo lleva por delante.

Yo prefiero jóvenes educados,estudiosos,trabajadores….que dejados .cómo un árbol, a su libre albedrío.

¡Eso si que los destroza¡…Sin saber leer, sin saber escribir,sin esforzarse nada….esas personas serán más fáciles de manejar.No serán libres, sino esclavas de sus propias pasiones. Y de quien quiera manejarlos.

No lo digo yo:Lo decían ya los babilonios y los griegos y los egipcios. Ahí están las fuentes históricas.Lo mejor es dirigir a una sociedad de borregos…

UN MUNDO FELIZ…Aldous Huxley

Pero se ve que no hamos avanzado nada. Sigue la demagogia.

¿Sigo?

http://cautionlight.files.wordpress.com/2008/06/unmundo1.jpgLa novela anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e hipnopedia que, combinadas, cambian radicalmente la sociedad. El mundo aquí descrito podría ser una utopía, aunque irónica y ambigua: la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices.

Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

La novela desarrolla su trama en un futuro 632 d.F. (año 2540 en el calendario cristiano; “d.F.” = “Después de Ford”), donde las personas son incubadas y predestinadas desde que nacen para pertenecer a diferentes castas: Alfas, Betas, Gammas, Deltas y Epsilones. Cada casta está destinada a realizar ciertas tareas: los Alfas son la casta superior, por lo que realizan los trabajos que requieren una mayor inteligencia, mientras que los Epsilones llevan a cabo los trabajos más duros y arduos.

A pesar de ello, todo el mundo es feliz, porque, desde su misma concepción, los embriones han sido acondicionados y, desde que nacen, a los pequeños se les realiza hipnopedia mientras duermen para convencerlos de las ventajas de pertenecer a ese mundo y a sus castas; porque todas sus necesidades están satisfechas y porque en caso de sentirse mal tienen a su disposición el soma, una droga que es entregada por el Estado.

La novela presenta a Bernard Marx, un Alfa rechazado socialmente por no tomar soma y ser más bajo que los demás Alfas por un supuesto fallo durante su gestación y a Lenina Crowne, que al visitar una reserva de indios norteamericanos, se traen de allí a uno de los denominados “salvajes”. Todo el planeta está unificado bajo un Estado Mundial, bajo un gobierno pacífico que ha eliminado la guerra, la pobreza, el crimen y la infelicidad al crear una sociedad de alta tecnología homogénea para todo el mundo, adquiriendo un estatus semi-religioso basado en los principios filosóficos de Henry Ford.

El Fordismo (que surge de Ford, deformación del apellido del conocido industrial estadounidense) forma la piedra angular de la nueva sociedad y formando la columna vertebral de la filosofía. La sociedad está estrictamente dividida en 5 clases, y todos los miembros de la sociedad están entrenados para ser buenos consumidores con el fin de fortalecer la economía.

El uso de drogas de placer se ha convertido en el pilar de la sociedad, y los ciudadanos toman regularmente tabletas de soma, una droga que hace que los consumidores de la droga sientan una felicidad absurda. Todos los niños se crean por embriones cultivados en laboratorios, y el destino de cada individuo es determinado mucho antes de su nacimiento.

Controlados estrictamente, los niños practican juegos sexuales entre ellos desde su más tierna infancia (un concepto del propio Sigmund Freud: la sexualización infantil) con el total consentimiento de los adultos, sin que éstos intervengan en dichos juegos, a excepción de reprender al que no quiera participar en ellos. Ese proceso elimina los conceptos de enamoramiento y seducción en su adolescencia y los de los noviazgos y compromisos sentimentales en su madurez, extirpando radicalmente la idea de crear una familia estable. Esto crea en ellos un comportamiento mecánico, impasible e indolente que perdura a lo largo de toda su vida, satisfaciendo sus necesidades sexuales sin negativa ni resistencia alguna por ambas partes, pero también sin afecto ni amor en sus relaciones, prevaleciendo un básico e instintivo deseo sexual pasajero que consuman con una enorme apatía.

Lenina Crowne, una empleada de laboratorio en el centro de incubación y acondicionamiento de Londres, es un ser conformista, la personificación de la nueva sociedad. Es atractiva, elegante, promiscua y su visión de la vida es producto del adiestramiento. Bernard es la antítesis de Lenina. A pesar de ser miembro de la casta superior de los Alfas, Bernard no es feliz con su vida y le desagrada la sociedad. Se siente profundamente inseguro de sí mismo y, aunque no lo sabe, es objeto de burla por parte de los demás debido a su rechazo hacia las normas sociales.

Lenina y Bernard hacen un viaje de ocio a Malpais, una reserva donde hay una sociedad “antigua” que no posee las características de la sociedad fordiana. Allí se encuentra Linda, una mujer miembro de la sociedad fordiana pero que por un accidente se queda en Malpais, y concibe a un niño, John. Mientras Lenina se escandaliza y horroriza por la sociedad escuálida y vivípara de Malpais, Bernard se encuentra fascinado por ésta y por John, quien tiene acceso a las obras de William Shakespeare, autor desconocido en el Estado Mundial.

John, al igual que Bernard es un marginado dentro de su propia sociedad y está deseoso de ver el mundo fuera de Malpais. Bernard acepta llevar a Linda y John de regreso a Londres, donde manipula la fascinación de la sociedad con ellos, para elevar su propia posición social. Bernard, en un revés del destino, es enviado a vivir junto con su amigo Helmholtz Watson en una de las muchas islas oscuras diseñadas para los Alfas que se salen de las normas sociales y son incapaces de conformarse con su vida.

En vez de matarlos, el controlador mundial los exilia allí para que vivan cómodamente entre sus iguales que persiguen sus mismas ambiciones en tranquila soledad lejos del resto del mundo y así evitan que estos creen problemas en el Estado Mundial. Después de atacar a Lenina, John se va de Londres, encontrando un viejo faro en la zona rural de Inglaterra al borde de un acantilado y se establece allí, donde intenta iniciar una nueva vida como un ermitaño. Desafortunadamente, al ser ahora una celebridad, es acosado constantemente por los periodistas, que le graban a escondidas como si de un documental sobre la vida de los salvajes se tratara.

Tras difundirse un vídeo de él autoflagelándose que es expuesto en el cine sensible (y que permite a la gente común experimentar el dolor físico, provocando una masiva movilización a los cines para sentirlo y generando una auténtica revolución), los visitantes van en grandes cantidades a verlo (entre ellos Lenina) para que le enseñen a sentir más dolor, pero un día en que llegan al faro descubren que John (hastiado por el acoso al que estaba siendo sometido, horrorizado y asqueado con la sociedad fordiana y sus ciudadanos) se ha suicidado ahorcándose.

Bernard Marx y Lenina Crowne

Los dos personajes (cuyos nombres hacen alusión al líder soviético Lenin y al fundador del comunismo Karl Marx) presentan puntos de vista opuestos de esta sociedad. Lenina es la perfecta ciudadana, feliz y “neumática”, conforme con su comportamiento, cumpliendo su función en la sociedad, que se relaciona con cuantos hombres le sea posible, pero bastante incapaz de ejercer su libertad de pensamiento; ella no reconoce su amor por el “Salvaje”, como un conflicto emocional con su acondicionamiento.

Por oposición, Bernard Marx tiene algo del forastero, intelectualmente algo tonto pero físicamente más pequeño que el Alfa promedio, se enfrenta (o al menos cree enfrentarse) a problemas sociales incluyendo el rechazo social por parte de las mujeres de su casta y falta de respeto por parte de las castas inferiores. Como resultado, se ha convertido en un inadaptado social, avergonzado cuando trata de propiciar citas con mujeres, desinteresado por los deportes, prefiere ser miserable que tomar soma y a menudo expresa opiniones de inconformismo. El comportamiento inaceptable de Bernard lo mete en problemas con su jefe, el Director del Laboratorio de incubación y Acondicionamiento. Sin embargo, Bernard obtiene permiso para visitar la Reserva Salvaje, donde lleva a Lenina.

La Reserva y el Salvaje

La segunda mitad de la novela comienza con la visita a la reserva. Es aquí donde se presenta el otro protagonista principal de la novela. John el Salvaje es el hijo de dos ciudadanos del Mundo Feliz (es el resultado de un error accidental en el método anticonceptivo). Pronto se verá que su padre no es otro que el jefe de Bernard; éste estaba de visita en la reserva cuando su madre se perdió; quedándose allí sola, dio a luz a John. Él creció con el estilo de vida de la tribu de los zuñi (Nativos Americanos de Estados Unidos), y su religión, que es una mezcla entre creencias zuñi y cristianas. Sin embargo, también recibe la influencia de la educación que le da su madre (quien le enseñó a leer) y del descubrimiento de las obras de William Shakespeare. El choque cultural que resulta cuando el “salvaje” es llevado a la sociedad del “Mundo Feliz”, como lo llama inicialmente, proveé un conducto para que Huxley compare los valores de la sociedad con los nuestros y señala los mayores defectos de la sociedad del Mundo Feliz.

El punto clave de carácter moral del libro gira alrededor de dos problemas diametralmente opuestos. El primero, y el más obvio, es que para asegurar una felicidad continua y universal, la sociedad debe ser manipulada, la libertad de elección y expresión se debe reducir, y se ha de inhibir el ejercicio intelectual y la expresión emocional. Los ciudadanos son felices, pero John el Salvaje considera que esta felicidad es artificial y “sin alma“. En una escena crucial discute con otro personaje, el Interventor Mundial de Europa Occidental Mustafá Mond, sobre el hecho de que el dolor y la angustia son parte tan necesaria de la vida como la alegría, y que sin ellos, poniéndolo en perspectiva, la alegría pierde significado alguno.

El segundo problema presentado en la novela es que la libertad de elección, la inhibición de la expresión emocional y la búsqueda de ideas intelectuales resultan en la ausencia de la felicidad. Este problema se muestra en principio a través del personaje de Bernard, pero también a través del comportamiento de John en las fases finales de la novela. Incapaz de suprimir por completo su deseo hacia Lenina, que considera inmoral, y preso del remordimiento por no expresar su dolor ante la muerte de su madre, busca aislarse de la sociedad.

Resolución [editar]

En el último capítulo, Bernard Marx y su amigo Helmholtz Watson van al exilio en las islas, pero no se le permite al Salvaje ir con ellos. En cambio, encuentra un viejo faro en la zona rural de Inglaterra y se establece allí. Intenta iniciar una nueva vida como un ermitaño, incluyendo un régimen de mortificación de la carne y autoflagelación. Desafortunadamente, al ser ahora una celebridad, es acosado constantemente por los paparazzi. Finalmente, después de un video de él autoflagelándose, los visitantes llegan en mayores cantidades, entre ellos Lenina, y sucumbe a una orgía de sexo y soma. La mañana siguiente, presionado por el dolor, el remordimiento y la desesperación, se suicida.

En otros temas, el libro ataca la producción del ensamblaje en línea como humillante, la liberación de la moral sexual calificándola como una afrenta contra el amor y la familia, el uso de eslogans, el concepto de un gobierno centralizado, y el uso de la ciencia para controlar los pensamientos y acciones de la gente. Mientras Huxley ataca el surgimiento de las actitudes socialistas y comunistas, también se opone a la sociedad consumista y capitalista. De hecho, los motivos finales son más fuertes que los anteriores: en la novela, el fundador legendario de la sociedad fue Sigmund Freud, cuyos escritos ocupan la biblioteca de Mustafá Mond. La letra T (una referencia al Modelo T de Ford) ha reemplazado la Cruz cristiana como un símbolo casi religioso.

El título del libro es una cita de Miranda en el acto V de la obra La Tempestad de Shakespeare, cuando ella conoce por primera vez otra gente diferente a su padre. John el Salvaje es un fuerte fanático de Shakespeare, el cual lo ubica en un rango superior a la mayoría de la distópica humanidad de Huxley. Al igual que la mayoría del pasado artístico y logros culturales, las obras de Shakespeare son archivadas y desconocidas en esta sociedad, excepto por los controladores mundiales.


Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,General

Trackback Uri


1 Comentario.

  • Vicenta Moncho Gascón dice:

    no sé porqué…pero aunque la trama de este libro que nos describes es más complicada y rica..me recuerda a 1984 de Orwell,cuya lectura de niña me impactó.Me temo qe a pesar de que a cantidad de medios de que dispone la sociedad actual para que los jóvenes accedan a los estudios, independientemente de la clase a la que pertenezcan, no es suficiente para motivarlos a “salir del rebaño”. Es una lástima , siempre he pensado que el acceso al estudio era un privilegio en épocas anteriores y ahora que está al alcance de nuestros hijos no sabemos hacer que lo aprovechen y lo aprecien, el cambio de valores en las nuevas generaciones es descorazonador y nuestra asignatura pendiente, pues como bien dices les hace “esclavos ” de su ignorancia. Un saludo



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.