19 jun 09

-Cerámicas paleolíticas

La cerámica china se remonta a 18.000 años

Foto de la Noticia
Foto: Chinaculture.org + Ampliar

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Bar Ilan y el Instituto Weizmann en Ramat Gan (Israel) datan en 18.000 años de antigüedad los fragmentos recientemente descubiertos en una excavación arqueológica en la cueva de Yuchanyan, en la provincia china de Hunan.

El trabajo, que se publica en la edición digital de la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS), confirma que estas piezas son la evidencia más antigua conocida hasta el momento de alfarería.

Las excavaciones arqueológicas (en la imagen se muestran hallazgos de alfarería previos en este yacimiento de 8.000 años de antiGüedad) permitieron localizar finalmente fragmentos de cerámica china que tenían una antigüedad de entre 14.000 y 21.000 años, aunque el trabajo actual ha conseguido estrechar aún más el momento temporal en el que se confeccionaron las piezas.

Los científicos, dirigidos por Elisabetta Boaretto, realizaron un análisis de datación detallada con radiocarbono de los estratos que rodeaban la cerámica para estimar con mayor exactitud la edad de los restos descubiertos.

Los investigadores superaron los problemas de conservación de la cueva al identificar más de 100 ejemplos de fragmentos óseos y carbón depositados en los estratos.

Su análisis de radiocarbono de 29 muestras produjeron una línea temporal asociada con los estratos, que confirmaron que las cuevas fueron probablemente utilizadas como un lugar de acampada temporal de los recolectores durante la era del Paleolítico Superior.

Al emparejar los restos de cerámica con los estratos de los que procedían, los autores revisaron la antigüedad de la cerámica, que estimaron que era de 18.000 años. Esto supone que estas piezas son anteriores a las muestras conocidas de Asia Oriental consideradas las más primitivas descubiertas hasta el momento.

15 de junio de 2009.- Los descubrimientos arqueológicos que se están produciendo en el planeta no dejan de sorprenderme. Tengo encima de la mesa de mi despacho un documento sobre otro hallazgo que considero de gran importancia *para conocer la evolución técnica y social de las poblaciones prehistóricas*. Entre otros, firman el trabajo mis amigos y colegas Ofer Bar-Yosef y Paul Goldberg.

El artículo, titulado ‘Radiocarbon dating of charcoal and bone collagen associated with early pottery at Yuchanyuan Cave, Hunan Province, China’, se ha publicado recientemente en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America’ (PNAS) de la Academia de Ciencias de Estados Unidos.

La noticia no deja de ser importante puesto que restos de cerámica pertenecientes a vasijas fabricadas con barro encontradas en la Cueva de Yuchanyuan (Hunan, China) pueden tener una antigüedad de *entre 18.300 a 15.430 años*. Las dataciones realizadas por el método radiocarbónico han sido secuenciales. Además, se han llevado a cabo sobre sedimentos que no han registrado ninguna perturbación y, por lo tanto, no pueden ser comparados a los de Xianredong y Diaotonghuan de la misma antigüedad, porque estos últimos aparecieron en contexto estratigráfico no fiable del todo.

Cuando nosotros éramos universitarios las cerámicas eran registros que se asociaban como máximo al periodo Neolítico, es decir, a no hace más de 9.000 años. Era una barbaridad entonces pensar que podía haber vasijas de barro de épocas anteriores a este periodo relacionados con los cazadores recolectores del Paleolítico superior. Las cosas cambian con nuevas investigaciones. Así pues, este descubrimiento de cerámicas en los niveles sedimentarios de la cueva de Yuchanyuan confirman que los *dogmas que se establecieron en los estudios de la prehistoria deben ser continuamente revisados* si queremos que el conocimiento se actualice.

Lo más importante de estas dataciones radiocarbónicas es que en su mayor parte son secuenciales, de manera que *a medida que las muestras están más abajo, las dataciones obtenidas son más antiguas*. Esto nos indica que la deposición diacrónica no ha sido perturbada por ningún evento natural o antropogénico que haya podido variar la posición de los restos arqueológicos cerámicos.

La antigüedad de las vasijas encontradas nos hace plantear que el nacimiento de estas técnicas podría situarse en China; desde aquí se extenderían. También podría ser que aparecieran estas técnicas y métodos en otras áreas por convergencia, pero aún no han sido encontradas. Hasta que se demuestre lo contrario, *los restos cerámicos descubiertos en esta cueva de China son los más antiguos*.

Los cazadores-recolectores, nómadas o seminómadas, que vivían en estas latitudes, adoptaron las formas cerámicas *para poder almacenar alimentos tanto líquidos como sólidos*, en una práctica doméstica de gran complejidad. Esto es indicativo de la serie de transformaciones que se producen en nuestra especie durante el proceso evolutivo.

Descubrimientos como el uso del barro sin cocer, o cocido, nos indican la emergencia de conductas que sin duda llevaría a cambiar los sistemas sociales en la prehistoria. Por esa razón es de gran importancia el descubrimiento publicado en el PNAS. Otros hallazgos producidos en el este asiático, como es el caso de Japón, ya indicaban una *gran antigüedad en la fabricación y uso de la cerámica como elemento doméstico*.

————————————————————————
Eudald Carbonell Roura es director del IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social) y codirector del Proyecto Atapuerca.

F:http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/15/sapiens/1245060603.html

Filed under: ACTUALIDAD,Arqueologia,ARTÍCULOS,General

Trackback Uri


1 Comentario.

  • Me parece que este descubrimiento , es muy importante sobre todo para aquellas personas que se dedican al descubrimiento de antiguedades, personalmente me gustaría conocer una de ellas.



Dejar un comentario

Debe identificarse para escribir un comentario.